INMIGRACIÓN: “Dream Act” costaría más de 585 millones

  /THE ASSOCIATED PRESS
El presidente Barack Obama habla en la Casa Blanca sobre su plan de conceder permisos de trabajo a los inmigrantes jóvenes en estado ilegal que fueron traídos a Estados Unidos de niños y desde entonces han vivido vidas normales.

El plan del gobierno de Barack Obama de detener la deportación de jóvenes inmigrantes y concederles permisos temporales de trabajo podría costar más de 585 millones de dólares, y necesitará además la contratación de cientos de nuevos empleados federales para que procesen el millón de solicitudes previstas, de acuerdo con un documento interno del Departamento de Seguridad Nacional.

El texto, obtenido por The Associated Press y en el que se indica “no para distribución”, describe los trámites que tendrían que efectuar los inmigrantes, incluido el pago de una tarifa de 465 dólares para compensar el costo del programa, y la manera como lo administraría el gobierno.

Los inmigrantes no autorizados pueden pedir permiso de permanencia en el país mediante la presentación del documento “Solicitud para Acción Diferida a Favor de Personas que Llegaron de Niños”, y pedir simultáneamente un permiso de trabajo a partir del 15 de agosto.

Conforme al nuevo plan, que el presidente Barack Obama anunció en junio, los inmigrantes que pueden inscribirse en el programa deben haber llegado a Estados Unidos antes de los 16 años, tener 30 años o menos, haber vivido en el país los últimos cinco años, ir a la escuela o haberse graduado, o haber presentado su servicio en las fuerzas armadas.

Asimismo, no deben tener antecedentes penales ni representar una amenaza a la seguridad. Pueden solicitar su permanencia en el país y recibir un permiso de trabajo durante dos años, pero no se les concederá la ciudadanía.

El documento señala por primera vez los cálculos de costos del gobierno, el número de inmigrantes que se espera participen en el programa y el tiempo que les tomará. Se desconocía de inmediato si habrá casos o cuáles serán las circunstancias en que no se exigirá a algunos inmigrantes el pago de la tarifa de 465 dólares para el trámite.

De acuerdo al plan, no habrá exenciones, pero la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, dijo la semana pasada al Congreso que el gobierno podría concederlas “en los casos que lo ameriten”. Napolitano dijo que continúan elaborándose algunos detalles.

“Adelantamos que éste será un proceso sujeto a cobro”, señaló Napolitano.

El mes pasado, el gobierno de Obama anunció su plan de detener la deportación de muchos inmigrantes que carecen de permiso de residencia y fueron traídos de niños a Estados Unidos.

Los legisladores republicanos han criticado el plan de Obama de ayuda a los jóvenes inmigrantes por considerarlo una “amnistía disfrazada”.