Hispanos apoyan a Obama en las urnas

  /THE ASSOCIATED PRESS
Los miembros de la banda de mariachi "Gallos de Jalisco" hicieron una serenata para que los ciudadanos salieron y emitir su voto en Martes, 06 de noviembre 2012 en el barrio de Sun Valley de Los Angeles.
1 de 2 Next Image

Los hispanos perdonaron al presidente Barack Obama por su promesa incumplida de reformar las leyes de inmigración y con su participación electoral contribuyeron para que asegurara su reelección en una ajustada contienda.

Pero su voto envió también un mensaje de atención al presidente para que cumpla y apruebe junto a la oposición republicana un cambio migratorio integral en los primeros años de su gobierno, dijeron expertos y activistas entrevistados.

La derrota del aspirante presidencial republicano Mitt Romney entre los votantes hispanos llevó también un alerta para los conservadores, para que se acerquen más a la comunidad latina, expresaron.

“Esperamos que el presidente apruebe una reforma de inmigración... porque esto es sólo el comienzo”, manifestó Eliseo Medina, secretario y tesorero del Gremio Internacional de Empleados de Servicio, un sindicato que agrupa a unos 2,1 millones de trabajadores del sector de la salud, limpieza y seguridad, muchos de ellos hispanos.

“Los latinos entienden quiénes están con nosotros y en contra de nosotros”, expresó Medina en una conferencia telefónica el miércoles, y advirtió que si los republicanos quieren seguir siendo un partido vivo en el futuro deben acercarse a la comunidad latina.

De los 23,6 millones de hispanos con derecho a voto en el país, Latino Decisions calcula que unos 15 millones se registraron y unos 12,2 millones habrían votado finalmente, una cifra récord.

Y esos 12 millones de votantes inclinaron la balanza en los estados más reñidos, como Colorado y Nevada, hacia el candidato demócrata.

En Colorado, donde la diferencia entre Romney y Obama es de tan solo cuatro puntos porcentuales, los latinos aportaron un incremento de 9,5 puntos al demócrata, según la encuesta de Latino Decisions hecha entre 5.600 ciudadanos.

En este territorio del Medio Oeste, los hispanos son el 12,4 % del electorado y casi nueve de cada diez votó al candidato demócrata.

En Nevada, donde Obama cosechó una ventaja de seis puntos, los latinos mejoraron en más de nueve el resultado del demócrata.

En este estado occidental, la comunidad de origen latino aporta el 15 % del cuerpo de electores y apostó en un 87 % por la reelección del presidente.

Y en el estado con mayor proporción de votantes latinos, Nuevo México, la victoria de Obama fue holgada y los hispanos mejoraron en 22 puntos el resultado del demócrata.

Florida, donde Obama ganó hace cuatro años, seguía con resultados muy apretados y no se había anunciado un ganador.

Obama prometió en su campaña por llegar a la presidencia en el 2008 que aprobaría una reforma integral de inmigración, pero no lo consiguió, aún cuando en los primeros dos años de su mandato tenía un Congreso con mayoría demócrata.

Pocos meses antes de los comicios del martes anunció una medida de suspensión temporaria de las deportaciones que beneficiaría a cerca de 1,7 millón de jóvenes sin papeles que llegaron al país de niños.

La medida, una orden ejecutiva llamada Acción Diferida que no necesita aval legislativo para ser implementada, no incluyó sin embargo a millones de personas mayores ni a niños que viven en el país de manera no autorizada.

En el país viven unos 11 millones de inmigrantes sin papeles, de acuerdo con organizaciones no gubernamentales.

Los expertos creen también que los resultados marcaron un ultimátum a los republicanos a propósito de su relación con los latinos.

Durante su campaña a la presidencia, Romney recibió el apoyo del secretario de gobierno del estado de Kansas Kris Kobach, el autor de SB 1070, quien cobró notoriedad nacional por ayudar a funcionarios locales y estatales a redactar leyes restrictivas a los inmigrantes sin documentación, tales como las de Alabama y Arizona.

El candidato republicano criticó la Acción Diferida, y calificó como limosna a un proyecto de ley que allanaría el camino a la residencia legal de millones de jóvenes sin papeles, conocido como Dream Act.

Romney se manifestó además en favor de la “autodeportación” de los inmigrantes.

El 66 % de los encuestados apuntaron que Obama se preocupa por la comunidad latina, frente al 14 % que lo cree de Romney.

Además, seis de cada diez admitieron que las posiciones del republicano en materia de inmigración provocaron que dieran un paso atrás en su apoyo a Romney.

“La posición en inmigración del Partido Republicano le está causando que pierda muchos votos que de otra manera podrían haber recibido”, apuntó Gary Segura, codirector de Latino Decisions.

“Los resultados fueron una fuerte advertencia para los republicanos”, insistió el sindicalista Eliseo Medina. “Es una señal para ellos: si quieren ser un partido de peso en el futuro, necesitan trabajar bien para los latinos y promover una reforma migratoria integral”.

Según estos expertos, las elecciones presidenciales de 2012 demostraron que “el camino hacia la Casa Blanca pasa por los barrios latinos de este país”.