INLAND: Bono Mack, Baca quedan fuera en renovación del congreso

  /THE ASSOCIATED PRESS
Gloria Negrete McLeod habla al Senado del Estado de California, en junio de 2012.
1 de 2 Next Image

La derrota del representante veterano Joe Baca y la caída de la representante Mary Bono Mack en las elecciones de la semana pasada, se han combinado con la remarcación de distritos y la jubilación de otros elementos clave para eliminar a cuatro de los cinco miembros de la Casa de Representantes que juntos han servido a la región del Inland por más de una década.

En su lugar llega un nuevo grupo de representantes a servir a los residentes de los Condados de Riverside y San Bernardino. Muchos de sus nombres son familiares para los residentes del Inland – este elenco incluye a dos actuales congresistas que ahora sirven a distritos fuera de la región y dos legisladores estatales, así como también a un maestro y un doctor.

Como nuevos legisladores, sin antigüedad y menos experiencia que sus colegas, la delegación enfrentará cierta dificultad en hacer escuchar su voz en cuanto a los intereses del Inland se refiere.

La nueva delegación de 7 miembros es más grande que el antiguo grupo, ya que la remarcación trajo dos nuevos distritos al Inland como resultado del explosivo crecimiento de la región.

También es más democrático. Tres de los nuevos miembros de la Casa de Representantes son demócratas, mientras que Baca, demócrata por Fontana, había fungido como el único representante de su partido.

“Veo esto como un cambio que eventualmente ocurriría”, comentó el demócrata Mark Takano, un maestro que ganó en la contienda por el nuevo distrito 41 del congreso. “Nuestra región tiene una representación más balanceada”.

Takano ganó con el 56.4 por ciento del voto y Tavaglione recibió el 43.6 por ciento, casi un margen del 13 por ciento en una contienda que los estatistas profesionales habían considerado nivelada. El distrito 41 también incluye a Perris, Moreno Valley y e Jurupa Valley.

La contienda de Bono Mack contra su desafiante demócrata, Raúl Ruiz, fue mucho más reñida. Con todos los precintos reportando, la republicana de Palm Springs se encontraba detrás de Ruiz, un doctor de sala de emergencia, con 51.4 por ciento contra el 48.6 por ciento. Ruiz lideraba por 4,600 votos.

Ruiz, mientras tanto, celebró la victoria. La contienda fue su primera elección. Él creció en una casa móvil en el Valle de Coachella y obtuvo múltiples títulos en la Universidad de Harvard antes de regresar a la región.

“Creo que es una reflexión de lo que hace grande a este país”, comentó. Pero la nueva clase de nuevos congresistas de la región, que también incluye a la senadora estatal Gloria Negrete McLeod y al asambleísta Paul Cook, no tendrán el conocimiento institucional o la antigüedad que muchos consideran elementos críticos para tener influencia en Washington.

El número de años en el congreso, por ejemplo, determina el puesto del miembro en la jerarquía de los comités, cuyos miembros con mayor antigüedad tienen mayor influencia en orquestar políticas nacionales.

La partida de Bono Mack, Baca y de Jerry Lewis, republicano por Redlands y 17 veces elegido al congreso, quien dejará su puesto al final del año, implica que el sur de California perderá un combinado de 62 años de antigüedad en la casa de representantes.

“Impactará al área porque es una persona nueva, y van al final de la línea”, comentó Baca. “Y California pierde”.

A lo largo de su campaña, Baca fue considerado como el favorito para ganar su contienda contra Negrete McLeod, demócrata por Chino, en el distrito 35 del congreso. En las últimas semanas, sin embargo, el alcalde de New York, Michael Bloomberg, formó una Super-PAC para influenciar varias contiendas en el país. Las super-PACs pueden gastar sumas ilimitadas en las contiendas, y Bloomberg invirtió más de 3 millones de dólares para elegir a Negrete McLeod.

La desafiante terminó aplastando a Baca con un margen de dos dígitos, 55.7 a 44.3 por ciento.

Baca atribuyó su derrota a la tardía infusión de fondos externos.

“Mi contrincante no me derrotó”, comentó.

Negrete McLeod disputó la noción que Bloomberg compró el asiento del Condado de San Bernardino para ella. Ella dijo haber organizado una campaña de base en la que todos contribuyeron. Ella tiró la basura de las oficinas de la campaña en Montclair, comentó.

“Ya habíamos anticipado ganar. Cuando de repente el señor Bloomberg entró en la contienda”, comentó. “Creo que lo que vio fue a una legisladora con sentido común que trata de alcanzar el compromiso, formas con sentido común para cumplir con los proyectos”.

Mientras que la región pierde mucha experiencia, también gana algo. El representante Gary Miller, quien se mudó al nuevo distrito 31 durante la campaña electoral, derrotó al senador estatal Bob Dutton, republicano por Rancho Cucamonga, 55.2 a 44.8 por ciento.

Miller actualmente representa a un distrito que contiene partes de los condados de Orange y Los Angeles, así como también una pequeña parte del Condado de San Bernardino. Él lleva 14 años de antigüedad al congreso, donde funge en los comités de Transportación y de Servicios Financieros.

Completando a la nueva delegación se encuentra Duncan Hunter, republicano por Alpine, quien representará a Temecula luego que el influyente Darrell Issa fue remarcado a un distrito entre los Condados de San Diego y Orange; y el asambleísta Paul Cook, republicano por Yucca Valley, quien representará Highland, Yucaipa y el desierto alto.

Ken Calvert, republicano por Corona, quien fácilmente ganó su 11avo término, es el único miembro que representa al Inland que regresará al próximo congreso. Calvert representa al distrito 42 del congreso, el cual incluye a Murrieta, Wildomar y Lake Elsinore.