OPINION: Sin un camino fácil

  /THE PRESS-ENTERPRISE
El representante republicano Gary Miller del distrito 31.

Nadie esperaba que el representante republicano Gary Miller fuera relecto tan fácilmente en el nuevo distrito 31 que tiene tendencias demócratas.

Pero los demócratas ya lo han puesto en la mira para las elecciones del 2014, y su vigencia como uno de los mayores partidarios en la lucha contra la inmigración ilegal en el Congreso es algo que le podría causar grandes dolores de cabeza.

Casi 1 de cada 3 votantes – y el 49 por ciento de los residentes – en el distrito 31 son latinos. Las encuestas demuestras que los latinos apoyan contundentemente un camino a la ciudadanía para los millones de inmigrantes indocumentados – algo a lo que Miller se ha opuesto durante años.

Miller tuvo suerte cuando cuatro contendientes demócratas se dividieron el voto en las elecciones primarias de junio, dejándolo solo con su compañero republicano Bob Button, a quien derrotó en las elecciones generales del 6 de noviembre.

Miller había salido de su antiguo distrito republicano al nuevo distrito 31 porque su otra opción habría sido enfrentarse a un titular republicano.

Miller ha propuesto algunas de las leyes de inmigración más restrictivas en sus 14 años en el Congreso.

Numbers USA, con sede en Virginia y uno de los grupos que apoya estas medidas restrictivas, le dio a Miller la calificación más alta entre todos los miembros de la delegación de California.

Miller patrocinó una propuesta – actualmente varada en la Casa de Representantes – para revocar la ciudadanía automática que reciben los hijos de inmigrantes indocumentados. Desde 1868, todos los bebes nacidos en los Estados Unidos son ciudadanos.

Miller también copatrocinó la controversial propuesta contra la inmigración ilegal que causó las grandes protestas en todo el país en el 2006. Entre otras cosas, la propuesta convertida a los inmigrantes indocumentados en criminales.

Durante la campaña, Miller habló sobre sus credenciales contra la inmigración ilegal ante audiencias republicanas.

Aunque parece un poco menos dispuesto a hacer lo mismo ante una audiencia más general.

Durante la campaña, traté en repetidas ocasiones de obtener una entrevista sobre temas relacionados con la inmigración con Miller o un representante de su campaña, sin conseguir resultados.

El director de su campaña, Chris Marsh, respondió con correos electrónicos que no hacían mención a la inmigración.

“El congresista Miller se enfoca en una cosa, y es trabajar para restituir los buenos empleos al área del Inland que han sido perdidos durante los últimos 4 años”, escribió Marsh en uno de ellos.

Traté nuevamente la semana pasada. Le pregunté a la vocera de Miller, Megan Bush, si la demografía en el nuevo distrito del congresista afectaría la forma en que aproxima el tema de la inmigración y si estaría dispuesto a hablar con grupos a favor de los derechos de los inmigrantes sobre sus posturas.

Bush me envió un comunicado de parte de Miller que leía,

“Como congresista, es mi trabajo representar las opiniones de mis constituyentes cuando creó políticas federales. He sido elegido para representar a los resientes del distrito 31. Ellos, y la mayoría de este país, creen firmemente que restaurar los empleos con buenos sueldos es nuestra mayor prioridad. Ese continuará siendo mi enfoque en el congreso. Ya sea legislación para lidiar con los desafíos fiscales de nuestra nación o propuestas para reparar nuestro quebrantado sistema de inmigración, continuaré examinando de cerca todas las medidas que lleguen a la Casa de Representantes y basaré mi voto en el mejor interés de aquellos que me han dado el honor y el privilegio de representarlos en el Congreso”.

En el comunicado solo se menciona la inmigración en la frase “reparar nuestro quebrantado sistema de inmigración”, algo utilizado por partidarios y opositores a un camino a la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados, la meta principal de los grupos en pro de los derechos de los inmigrantes.

Miller tendrá dificultad en ganar la relección si no cambia su postura en inmigración, me comentó Joe Olague, presidente del capítulo del Inland de la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos. “Sería un factor electrizante para las personas” en las elecciones del 2014, agregó sobre el tema de la inmigración.

Tenoch Flores, vocero para el Partido Demócrata de California, dijo que su partido y activistas demócratas en el Inland trabajarán fuerte para asegurarse que un demócrata termine a la cabeza durante las elecciones primarias del 2014 y avance a las elecciones generales.

El partido del presidente a menudo ve una baja en el apoyo durante las elecciones de medio término.

Pero Flores se muestra confiado. Él dijo que Miller es extremo en el tema de la inmigración y otros temas y que no concuerda con el distrito 31.

“Sería difícil imaginar que una persona con el historial del señor Miller tendría un camino fácil a la relección en el 2014 en un distrito con la composición del distrito 31”, finalizó.