INMIGRACIÓN: Villaraigosa pide que Congreso apruebe reforma migratoria

  /THE ASSOCIATED PRESS
El alcalde de Los Ángeles Antonio Villaraigosa contesta a una pregunta en el Club Nacional de Prensa en Washington, Lunes, 14 de enero 2013.
1 de 2 Next Image

El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, instó lunes, 14 de enero, al Congreso de EE.UU. a que apruebe este año una reforma migratoria integral por considerarla un imperativo “moral” y “económico”.

Durante un discurso en el Club Nacional de Prensa en Washington, Villaraigosa destacó los beneficios económicos de una reforma migratoria que saque de la sombra a aproximadamente once millones de inmigrantes indocumentados que viven en este país.

“El 2013 es nuestro tiempo” y los inmigrantes deben ser integrados plenamente en la sociedad, afirmó Villaraigosa, al destacar que se trata de un “imperativo moral” y un importante “reto político” para el país.

Este es el mismo mensaje que ha emitido en varios programas de televisión y en una carta de opinión publicada hoy en el diario digital Politico, y que repetirá esta semana durante la Conferencia anual de Alcaldes de EE.UU. en Washington.

Villaraigosa señaló que la reforma migratoria debe apoyarse en seis elementos, entre ellos que exista una vía hacia la residencia permanente y la ciudadanía y que se dé la oportunidad de que los indocumentados se “ganen” la residencia al cumplir varios requisitos.

Además, considera que se debe apoyar en la reunificación familiar, debe ampliar las visas tanto para profesionales como para trabajadores agrícolas y ha de incluir un sistema para la verificación del estatus migratorio de los empleados y la protección de las fronteras de EE.UU. “de forma inteligente”, dijo.

Según Villaraigosa, la reforma migratoria daría un impulso de 1,5 billones de dólares a la economía en la próxima década, porque “el trabajo duro y el talento de los inmigrantes” contribuye al crecimiento económico del país.

OBAMA REITERA COMPROMISO

El propio presidente Barack Obama reiteró lunes, durante la última rueda de prensa de su primer mandato, su compromiso con una reforma migratoria.

En su anterior rueda de prensa formal, el pasado 14 de noviembre, Obama dijo que confía en que se presentará un proyecto de ley para la reforma migratoria y así comenzar el proceso legislativo, poco después de su investidura el próximo domingo.

Líderes demócratas y republicanos del Senado de EE.UU., entre ellos el demócrata Chuck Schumer, de Nueva York, y el republicano John McCain, de Arizona, trabajan entre bambalinas para elaborar una propuesta legislativa para reformar el sistema de inmigración.

La Casa Blanca ha dejado en claro que Obama quiere una reforma integral y no propuestas sueltas y con enfoque reducido, como prefieren algunos republicanos.

En una entrevista reciente con el diario The Wall Street Journal, el senador republicano por Florida, Marco Rubio, coincidió en la necesidad de “modernizar” el sistema de inmigración pero consideró que éste debe encaminarse hacia el fomento de la inmigración de extranjeros con altas cualificaciones laborales.

El primer alcalde latino de Los Ángeles, una ciudad donde el 10 % de la población es indocumentada y el 42 % es extranjera, dijo confiar en que la reforma migratoria saldrá adelante con ayuda de ambos partidos.

En ese sentido, consideró que la derrota de los republicanos en la contienda presidencial -en la que Obama ganó la reelección con el 71 % del voto latino -- podría obligar a los republicanos a buscar consenso con los demócratas en el asunto migratorio.

Villaraigosa realizó su presentación en Washington a seis meses de que ceda la alcaldía de Los Ángeles al sucesor que gane los comicios del próximo 21 de mayo, tras ocho años en el cargo.

Una coalición de grupos favorables a la reforma, incluidos grupos conservadores, presionan al Congreso a que apruebe este año la reforma, si bien asuntos como el déficit, el aumento del techo de la deuda y el control de armas también compiten en el calendario legislativo.

Pero Villaraigosa considera que el Congreso bien puede abordar, y sin más demoras, varios asuntos a la vez.