ARMAS: Obama da el primer paso para lograr un mayor control de las armas en EE.UU

  /AGENCIA EFE
El presidente estadounidense Barack Obama firma 23 órdenes ejecutivas para endurecer el control de armas en Washington, Estados Unidos 16 de enero de 2013. Entre estas órdenes se encuentran la prohibición de comercializar armas de asalto, la exigencia de comprobación de antecedentes criminales para todas las ventas o aumentar la cobertura médica en salud mental.
1 de 2 Next Image

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dio hoy el primer paso para lograr un mayor control de las armas en el país con la firma de 23 decretos y pidió al Congreso que se sume al esfuerzo, además de apelar a toda la sociedad a asumir la responsabilidad de proteger a los niños de la violencia.

“No podemos dejar esto de lado por más tiempo”, subrayó Obama en una comparecencia en la Casa Blanca en referencia a la violencia causada por las armas al anunciar los 23 decretos, que no necesitan el visto bueno del Congreso.

Obama firmó hoy 23 decretos para endurecer el control de las armas que no necesitan el visto bueno del Congreso y que se dividen en cuatro categorías: evitar que las armas lleguen a manos inadecuadas, prohibir la venta de las armas de asalto, aumentar la seguridad en las escuelas y mejorar los servicios de salud mental.

Al acto fueron invitados varios niños que escribieron cartas al presidente durante el último mes preocupados por la violencia de las armas a raíz de la tragedia de la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde el 14 de diciembre Adam Lanza mató a 20 niños y 6 adultos después de asesinar a su madre y antes de suicidarse.

“Es nuestra principal tarea como sociedad, mantener a nuestros niños a salvo (...) Y sus voces deben obligarnos a cambiar”, dijo Obama tras leer fragmentos de cartas como la de una de las niñas presentes, que le pedía que “se esfuerce mucho” para frenar la violencia y las muertes causadas por las armas en EE.UU.

“Haré todo lo que esté en mi mano para lograrlo. Pero la única manera en que podemos cambiar es si el pueblo estadounidense se planta y lo exige”, subrayó después Obama, quien recordó que solo en el último mes se han registrado 900 muertes por armas de fuego en el país.

También destacó que para conseguir “un impacto real y duradero” el Congreso “debe actuar” y aprobar leyes que complementen a los decretos presidenciales anunciados hoy.

Las medidas firmadas por Obama se dividen en cuatro categorías y entre ellas figuran la prohibición de comercializar armas de asalto, la exigencia de comprobación de antecedentes criminales para todas las ventas y aumentar la cobertura médica en salud mental.

Según Obama, es hora de que el Congreso apruebe “un sistema universal de comprobación de antecedentes criminales”, una medida “de sentido común”, así como de que restaure la prohibición de la venta de las armas de asalto de tipo militar y de los cargadores de alta capacidad.

Además, el presidente anunció la nominación de Todd Jones para director de la ATF, agencia encargada del control y seguimiento del comercio ilegal de armas, y urgió al Senado a aprobar su nombramiento.

“Junto con nuestra libertad de vivir nuestras vidas viene la obligación de permitir a otros que hagan lo mismo”, afirmó Obama, quien reiteró su apoyo a la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que recoge el derecho a portar armas, y a los propietarios “responsables”.

Obama recordó a una de las víctimas de la tragedia de Newtown, una niña de 7 años llamada Grace, y contó que tiene colgado en su oficina privada al lado del Despacho Oval uno de los dibujos de la pequeña que le regaló su padre.

“Vamos a hacer lo correcto” por Grace y por todos los estadounidenses que son víctimas diariamente de la “violencia sin sentido”, urgió Obama.

Mientras, el vicepresidente Joe Biden, que ha liderado en las últimas semanas un grupo de trabajo encargado de presentar propuestas a Obama sobre el control de armas, anotó que es una “obligación moral” hacer todo lo posible para reducir las posibilidades de que ocurra otra matanza como la de Newtown.

Bien sostuvo que “nunca” había visto a los estadounidenses tan conmocionados como con lo ocurrido en Newtown y agregó: “La sociedad ha cambiado y está exigiendo acción”.

Presente también en el acto, la alcaldesa de Newtown, Patricia Llodra, salió en defensa de las medidas anunciadas por Obama, dijo que son “de sentido común” y pidió para ellas un apoyo ciudadano que permita que éste sea “el momento del cambio” en EE.UU.

El martes, el estado de Nueva York aprobó las normas más duras del país sobre posesión de armas de fuego, centradas en la regulación de la tenencia de las de asalto y los cargadores de alta capacidad.

Por su parte, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el mayor grupo de defensa de la posesión de armas y que cuenta con casi cuatro millones de afiliados, lanzó un anuncio en internet en el que llama a Obama “hipócrita elitista”.

“¿Por qué es Obama tan escéptico sobre desplegar guardias de seguridad armada en nuestras escuelas cuando sus hijas están protegidas por guardias armados?”, se pregunta la NRA en el anuncio, calificado por la Casa Blanca de “repugnante y cobarde”.

Por su parte, el alcalde de Filadelfia y presidente de la Conferencia de Alcaldes de EE.UU., Michael Nutter, agradeció el “compromiso” demostrado por Obama al firmar 23 órdenes ejecutivas que permiten que se tomen acciones “ahora” y no se pospongan las decisiones como había venido sucediendo.

Además, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, agradeció al presidente que haya tomado la iniciativa en este asunto y mostró su compromiso para continuar trabajando en la Cámara Alta para promover una legislación que ayude a evitar la violencia armada en las calles de Estados Unidos.

“La tragedia en Sandy Hook fue el último y triste recordatorio de que no estamos haciendo lo suficiente para proteger a nuestros ciudadanos, especialmente a los niños, de la violencia armada y de una cultura de violencia. Todas las opciones deben estar sobre la mesa”, insistió Reid.

“Echaremos un vistazo

Mientras tanto, el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, no atacó al presidente sobre sus propuestas, aunque su portavoz, Michael Steel, dejó entrever que el asunto no es una prioridad para los legisladores republicanos.

“Los Comités de la Cámara revisarán estas recomendaciones”, dijo Steel en un comunicado, “y si el Senado aprueba un proyecto de ley, también le echaremos un vistazo”.

El senador republicano Marco Rubio rechazó hoy las medidas tomadas por Obama y dijo que “revertir los derechos de los ciudadanos” no es la respuesta ante tragedias como la ocurrida en Newtown.

“Nada de lo que el presidente está proponiendo habría detenido la masacre en Sandy Hook. El presidente Obama va contra los derechos de los ciudadanos que deben ser respetados y que protege la Segunda Enmienda en lugar de abordar seriamente las verdaderas causas subyacentes de la violencia”, dijo Rubio en un comunicado después de que Obama firmara las 23 órdenes ejecutivas.

Rubio insistió en que “la frustración” de Obama ante la oposición republicana “no le da licencia para ignorar la Constitución” y subrayó la idea de que “las armas no son el problema” sino “los criminales con el mal en sus corazones y las personas con enfermedades mentales que son propensas a la violencia”.

“En lugar de medidas radicales que hacen que sea más difícil para aquellos ciudadanos responsables y respetuosos con la ley adquirir armas de fuego, debemos centrarnos en las causas profundas de la violencia armada y mantener las armas fuera de las manos de los delincuentes y los enfermos mentales”, agregó.