CALIFORNIA: El factor latino en las elecciones a la alcaldía de Los Ángeles

A un mes para que se celebre la primera vuelta de las elecciones a la alcaldía de Los Ángeles, la carrera para suceder al popular Antonio Villaraigosa se encuentra aún hoy muy abierta, una disputa cuyo resultado dependerá de la capacidad de los candidatos para seducir al votante hispano.

Después de dos mandatos al frente del consistorio, Villaraigosa dejará su puesto el 30 de junio tras cumplir el máximo número de años permitidos en el cargo y su marcha pondrá fin a una era de altibajos de gestión y dominada por el carisma del político demócrata.

En una ciudad en la que la mitad de sus residentes son latinos Villaraigosa arrasó en su reelección en 2009, una situación que no parece que vaya a repetir ningún candidato el 5 de marzo.

El edil Eric Garcetti y la interventora Wendy Greuel, quienes más dinero han recaudado para sus campañas (en torno a 3 millones de dólares), parten con ligera ventaja frente a sus rivales, según un sondeo publicado el 31 de enero por la cadena KABC, aunque no suficiente para cantar victoria.

Garcetti obtuvo un 24% de apoyo, por un 20% Greuel, un 15% la regidora Jan Perry, un12 % el abogado Kevin James y un 4% el consultor financiero Emanuel Pleitez, quienes constituyen el quinteto de principales contendientes.

“No veo un candidato que pueda movilizar a los votantes latinos en la forma que lo hizo Villaraigosa”, dijo a Efe la analista Sherry Bebitch Jeffe.

Un panorama que hace presuponer una división del voto hispano, al menos en la primera vuelta electoral, por lo que es improbable que un candidato obtenga el respaldo mayoritario de los electores. Esto obligará a que los dos con más votos se vean las caras en una segunda votación el 21 de mayo.

Garcetti es por el momento quien más simpatías despierta entre los latinos, según las encuestas, por delante de Perry, Greuel y Pleitez, todos ellos de perfil progresista, mientras que el único conservador en campaña, James, no ha despertado tanto entusiasmo.

De entre los candidatos, únicamente Garcetti y Pleitez se consideran latinos. El primero de abuelos mexicanos con raíces italianas y el segundo por ser hijo de mexicana y salvadoreño, un factor que puede influir en el voto, aunque no sea determinante.

“Puede ayudar, aunque importarán más sus posiciones políticas”, comentó Mark Hugo López, del Pew Hispanic Center, un punto de vista compartido por la profesora de Ciencias Políticas Melissa Michelson de la escuela de negocios Menlo College de Silicon Valley quien, sin embargo, atribuye valor a ese elemento de identificación.

“Es muy cierto que el hecho de que haya candidatos latinos en las papeletas moviliza a votantes latinos. Hay una idea de que la comunidad estaría mejor representada”, indicó Michelson.

A diferencia de Garcetti, que desde 2001 ejerce como concejal en Los Ángeles, Pleitez carece de experiencia en un cargo público y es un desconocido para la mayoría de los electores.

“Trabajó para Villaraigosa, pero no es visible y no sé si hay una percepción de que sea latino”, declaró Jeffe. Garcetti, aunque más conocido, ha visto a lo largo de esta campaña cómo se cuestionaba su herencia hispana. Él no tiene dudas de su latinidad.

Ambos hablan español, un idioma en el que Perry asegura poder manejarse. Greuel y James no son hispanohablantes.

Garcetti y Pleitez fueron los únicos que confirmaron su intención de publicar anuncios en español durante la campaña.

Jan Perry, la política con más experiencia de entre los aspirantes a la alcaldía y la única afroamericana, actualmente representa a un distrito mayoritariamente latino, por lo que ha demostrado que sabe como conectar con esta comunidad.

No en vano, uno de sus planes es poner en marcha “una oficina de asuntos migratorios” para que el inmigrante tenga “acceso a servicios” y fomentar “las oportunidades de negocio”.

“Tengo un gran número de voluntarios latinos, más de 290, y la mitad de mi personal son latinos”, confirmó Perry a Efe.

Garcetti y Greuel también aseguraron contar con “centenares” de hispanos envueltos en sus campañas, y son ellos también quienes tuvieron los apoyos más sonados hasta la fecha de entre la comunidad latina.

La líder sindical Dolores Huerta, el congresista Tony Cárdenas han apostado ya por Greuel, mientras que la actriz Salma Hayek o el vicegobernador de California Cruz Bustamante se han decantado por Garcetti.

Empleo, seguridad, educación son temas coincidentes en los discursos de los candidatos.

Kevin James se muestra el más duro con la herencia de Villaraigosa que califica como “crisis” y promete atacar la corrupción y poner orden en el gasto público, una faceta común está última con Greuel.