ANALÍSIS: El trago de agua que ahogó la réplica de Marco Rubio

  /THE ASSOCIATED PRESS
El trago de una botella de agua por el Senador Marco Rubio se ha convertido en uno de los momentos más comentados en Twitter y el resto de redes sociales.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, ofreció martes, 12 de febrero, una firme réplica al discurso del presidente Barack Obama sobre el “Estado de la Unión”, pero su improvisado sorbo de una botella de agua se ha convertido en uno de los momentos más comentados en Twitter y el resto de redes sociales.

Si bien su discurso ofreció una visión republicana y diametralmente distinta a la de Obama sobre cómo fortalecer a la clase media, el incidente con la botella de agua pronto se convirtió en uno de los más comentados en los medios.

Las imágenes de televisión, repetidas una y otra vez incluso por comediantes, muestran cómo, a mitad de camino en su discurso de aproximadamente diez minutos, Rubio hace una breve pausa, se agacha y estira el brazo para alcanzar una botella de agua fuera de cámara.

El incidente generó una plétora de respuestas y bromas en Twitter -en particular de grupos y activistas progresistas- que hicieron referencias “al problema de bebida” de Rubio, su “incontrolable sed”, o “su inusitada sed debido al cambio climático”.

Algunos asistieron atónitos al presunto pánico escénico de Rubio, al señalar que, en otras condiciones, el senador cubanoestadounidense tiene buena oratoria.

Otros, incluso, sugirieron etiquetas como “Watergate” o “traga-gate”, para describir el embarazoso incidente.

Rubio salió al paso de las bromas al colocar, él mismo, en su cuenta de Twitter una foto de la infame botella.

Pero las bromas y comentarios mordaces no cesaron.

Stephanie Cutter, exasesora de la campaña de reelección de Obama y ahora vinculada con la organización de base que derivó de esa campaña, dijo en Twitter que Rubio ha corrido la suerte del gobernador republicano de Luisiana, Bobby Jindal, encargado de dar la réplica en 2009.

“Rubio por el sendero de Jindal ---solo que un poco más nervioso y con un poquito más de sudor”, comentó Cutter.

En aquella ocasión, Jindal, también visto como una estrella ascendente del Partido Republicano, ofreció, según los críticos, un discurso muy plano y poco memorable y, de hecho, se convirtió esa noche en fuente de los comediantes de la televisión estadounidense.

En su discurso, ofrecido primero en inglés y posteriormente en español para las cadenas televisivas hispanohablantes, Rubio dijo que la idea de aumentar los impuestos y el gasto público “ha fracasado cada vez que se ha intentado”.

Rubio, en quien los republicanos han cifrado sus esperanzas para sumar adeptos entre el electorado hispano, salpicó su discurso con varias referencias a la defensa de la clase media, en un esfuerzo por responder a las críticas demócratas de que su partido defiende los intereses de los ricos.

“Señor presidente, aún vivo en la misma vecindad de extracción obrera en la que crecí. Mis vecinos no son millonarios, son jubilados que dependen de (los programas federales del) Seguro Social y Medicare” y son “inmigrantes que vinieron acá porque estaban estancados en la pobreza en países donde el Gobierno dominaba la economía”, señaló.

Rubio aseguró que se opone a los planes de Obama no por “proteger a los ricos” sino “porque quiero proteger a mis vecinos”.

“Podemos ayudar a que nuestra economía crezca si tenemos un sistema de inmigración legal que nos permita atraer a los mejores y más brillantes profesionales del mundo y asimilarlos a nuestra forma de vida”, señaló.

“Necesitamos una solución responsable y permanente para el problema de los que están aquí ilegalmente. Pero primero tenemos que cumplir con las promesas del pasado, asegurar nuestras fronteras y aplicar nuestras leyes”, enfatizó.