MÉXICO: Walmart investiga nuevas acusaciones en su contra de corrupción

  /THE ASSOCIATED PRESS
Walmart pagó sobornos a funcionarios mexicanos para construir 19 establecimientos en ese país, según una investigación que publico el diario The New York Times sobre las prácticas del gigante minorista.

La investigación vincula los sobornos de Walmart con la apertura de 19 establecimientos en México,

La cadena minorista Walmart aseguró martes, 18 de diciembre, que está investigando las acusaciones de corrupción para obtener permisos de apertura de establecimientos en México, tras la publicación de nuevas revelaciones sobre sus prácticas en ese país.

Walmart pagó sobornos a funcionarios mexicanos para construir 19 establecimientos en ese país, según una investigación que publicó el diario The New York Times sobre las prácticas del gigante minorista.

El diario se basa en documentos oficiales que ha ido recuperando durante meses, así como en entrevistas con funcionarios y con un abogado mexicano que trabajaba para Walmart, la mayor cadena minorista del mundo.

La compañía, con base en Brentonville (Arkansas), aseguró hoy que las alegaciones publicadas son parte “de una investigación interna de la compañía” iniciada hace más de un año, según indicó David Tovar, vicepresidente de Comunicaciones, en un comunicado.

“La investigación aún se está llevando a cabo y no hemos llegado aún a conclusiones finales. Tomará tiempo poder completar una investigación profunda e independiente”, añadió.

Tovar aseguró que Walmart está cooperando con el Departamento de Justicia de EE.UU. y con la Comisión del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés), y recordó varios pasos y medidas que ha dado la compañía en los últimos meses para evitar estos casos.

The New York Times, que publicó en abril pasado sus primeras investigaciones sobre Walmart, afirma ahora que la empresa “no fue la víctima reticente de una cultura de la corrupción que insistía en los sobornos como el precio de hacer negocios”.

Por el contrario, asegura el diario, la empresa fue “un corruptor activo y creativo, ofreciendo grandes pagos para conseguir lo que la ley prohibía”.

Walmart “usó los sobornos para subvertir la gobernanza democrática”, añade.

La investigación vincula los sobornos de Walmart con la apertura de 19 establecimientos en México, y se centra especialmente en la muy protestada apertura del supermercado de la marca Bodega Aurrera en San Juan Teotihuacán, muy cerca de las famosas pirámides.

El diario recoge que la empresa pagó sobornos por más de 200.000 dólares para construir ese centro, incluyendo 52.000 dólares a un funcionario para que, supuestamente, cambiara un disco informático con un plan de desarrollo de la ciudad distinto al aprobado por el municipio.

Una de las fuentes de la investigación fue el abogado Sergio Cicero Zapata, que antes trabajó con Walmart de México, quien habló con reporteros del periódico durante 15 horas, en las que ofreció detalles del proceso de pagos de sobornos de la empresa, que siempre se hacen a través de abogados externos.

Walmart es el principal empleador privado en México, donde tiene 2.275 centros de distribución, supermercados y restaurantes, que dan trabajo a 221.000 personas.

Desde abril, dependencias del gobierno federal mexicano informaron que iniciaron investigaciones e incluso el entonces presidente Felipe Calderón se dijo “muy indignado”.

La Secretaría de la Función Pública, el órgano anticorrupción del gobierno, informó entonces que había iniciado un proceso de verificación de los permisos otorgados a Wal-Mart. La dependencia señaló el martes que no se comentaría sobre el caso hasta concluir con la investigación, para lo cual no hay una fecha determinada.

La Procuraduría General de la República también informó en aquel momento el inicio de una indagatoria, aunque tampoco ha dado a conocer ningún resultado.

“¿Qué ha pasado? Nada”, dijo Federico Reyes Heroles, presidente del consejo rector de Transparencia Mexicana, sobre el tiempo transcurrido desde que se informó de investigaciones por parte de autoridades.

Consideró que las autoridades de todo el país deberían reunirse y acordar compromisos concretos que permitan dar respuesta a casos como las denuncias de corrupción de Wal-Mart de México.

“Si hubiera compromisos establecidos como con las policías, la certificación de las policías, pues entonces tendrían que rendir cuentas a la sociedad, de otra manera no rinden cuentas, no pasa nada”, dijo Reyes Heroles.

El gobierno entrante del presidente Enrique Peña promueve en el Congreso la creación de una comisión nacional anticorrupción autónoma que sustituya a la SFP, cuyo titular es actualmente designado por el Ejecutivo y para algunos no garantiza imparcialidad en las investigaciones.

El reporte del New York Times revivió los recuerdos de las luchas de habitantes por impedir entre 2003 y 2004 la construcción y apertura de la tienda en Teotihuacán, donde según el diario se pagó incluso un soborno de 52.000 dólares para cambiar en el último momento un mapa que les permitiría instalarse en la zona.

“Todo fue un vil fraude”, dijo Emma Ortega, quien en aquellos años encabezo el Frente Cívico de Defensa del Valle de Teotihuacán.

Recordó que en aquel momento la autoridad municipal local le aseguró de manera inicial que no habían autorizado ningún permiso de construcción, aunque Wal-Mart comenzó a edificar y posteriormente funcionarios locales ya no volvieron a recibirlos.

“Estando en México ya no dudamos de nada”, dijo cuando se le preguntó si creía que funcionarios locales hayan sido sobornados como refirió el diario.

Elio Castillo, director de Desarrollo Urbano del municipio de Teotihuacán y quien al momento de otorgarse los permisos de construcción a Wal-Mart no estaba en el gobierno, dijo a la AP que a partir de los documentos que están en su oficina no se han encontrado pruebas de irregularidades.

“Para nosotros tiene todos los requisitos de ley y tiene todas las autorizaciones”, dijo el funcionario, quien aseguró que los archivos municipales están abiertos a cualquier persona que quiera revisar los documentos.

La compañía también afronta investigaciones por corrupción en países como China e India, así como por las propias autoridades federales de EE.UU., donde una ley prohíbe a firmas estadounidenses pagar sobornos a funcionarios de países extranjeros.