URUGUAY: Homosexuales uruguayos deben seguir esperando ley que permita matrimonio gay

  /THE ASSOCIATED PRESS
Un activista vestido en los colores que representan a la comunidad gay, estaba parado afuera el Parlamento el 11 de diciembre 2012, donde desde entonces los políticos debatían una posible ley que otorgaría matrimonios entre parejas del mismo sexo.

Los homosexuales uruguayos deberán seguir esperando para poder casarse en su país debido a que la Cámara de Senadores, en medio de una fuerte polémica, postergó por lo menos hasta abril la votación de la ley de matrimonio igualitario.

El proyecto de ley, aprobado el pasado 11 de diciembre por la Cámara de Diputados con votos de todos los partidos con representación parlamentaria, equipara los derechos y obligaciones de los enlaces de las parejas homosexuales con los de las heterosexuales.

“Hoy no es un buen día para los uruguayos, para todos los uruguayos porque lo que está en juego es qué tipo de sociedad queremos”, dijo la abogada Michelle Suárez, del colectivo Ovejas Negras de defensa de los derechos de los homosexuales, lesbianas y transexuales, el 26 de diciembre.

Suárez, que es la primera abogada transexual uruguaya, redactó la mayor parte del proyecto de ley del matrimonio igualitario, que luego la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio impulsó en el Parlamento.

La idea básica del proyecto es “buscar una sociedad más igualitaria y sin discriminación por orientación sexual”, agregó.

Para la abogada la decisión del Senado “no es mas que una pérdida de tiempo” porque “en cuatro meses no cambiará nada en el país”.

La Cámara de Senadores decidió el 26 de diciembre por unanimidad postergar el análisis y la votación del proyecto de ley para la primera sesión de abril próximo, tras el receso parlamentario de verano, señalaron fuentes legislativas.

El proyecto, respaldado por la casi totalidad del Frente Amplio, que tiene mayoría en ambas cámaras, genera discrepancias y divisiones en todos los partidos con representación parlamentaria.

El oficialismo intentó en esta jornada hacer pesar su mayoría y que el documento fuera aprobado, pero sin pasar previamente para el análisis por las comisiones especializadas como es habitual en los proyectos de ley.

Esa urgencia oficialista por aprobar la ley de matrimonio igualitario fue rechazada por varios legisladores opositores que acusaron a los senadores del Frente Amplio de “autoritarismo” y “atropello”.

Finalmente, tras un cuarto intermedio y negociaciones en el Parlamento, todos los partidos se pusieron de acuerdo en diferir el debate y votación por lo menos hasta abril.

Actualmente, la legislación uruguaya no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo pero la Justicia reconoció hace algunos meses el matrimonio celebrado en 2010 en España entre un uruguayo y un español aunque posteriormente la fiscalía apeló el fallo.