MÉXICO: Elevan a 32 muertos y 121 heridos por explosión en Pemex

  /AGENCIA EFE
Trabajadores remueven escombros en el sitio de la explosión en la sede de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) de 2013, en Ciudad de México (México), donde ayer se registró una fuerte explosión.
1 de 4 Next Image

Unas 350 personas sacan escombros y buscan supervivientes en sede de Pemex

MÉXICO -- Al menos 32 personas murieron y 121 resultaron heridas por la explosión registrada en la sede central de Petróleos Mexicanos (Pemex), informó viernes, 1 de febrero, el director general de la compañía pública, Emilio Lozoya.

Lozoya facilitó la nueva cifra de víctimas en una rueda de prensa en la que informó de que los fallecidos son 20 mujeres y 12 hombres. También indicó que de los 121 heridos, 52 aún siguen ingresados en hospitales de esta capital.

El ejecutivo de la empresa estatal dijo que continúan los peritajes para definir la causa de la explosión, pero evitó referirse a cualquier hipótesis.

“No vamos a especular, ni vamos a adelantarnos. Queremos actuar con absoluta responsabilidad”, agregó Lozoya en una breve rueda de prensa en la sede central de Pemex, acompañado por otros directivos de la firma.

“Se utilizarán todos los recursos para conocer las causas raíz del siniestro”, insistió.

Alrededor de 350 personas, entre rescatistas, bomberos, personal de la Marina y del Ejército, trabajan en busca de más supervivientes, dijeron fuentes de la Cruz Roja mexicana.

“Tenemos la plena confianza de que hoy por la noche, si llegamos a rastrear hasta el último centímetro de la zona colapsada”, se puedan concluir los trabajos. “Si no, proseguiremos hasta que se termine el rastreo”, declaró a la prensa el coordinador nacional del Área de Socorros de la Cruz Roja Mexicana, Isaac Oxenhaut.

En el interior del complejo de Pemex, integrado por un imponente edificio de 54 plantas y otros más bajos, están trabajando “más de 350 personas”, añadió.

Durante la madrugada tres personas fueron sacadas con vida del complejo, una de ellas herida grave, y trasladadas a hospitales de la ciudad como consecuencia de una explosión en el edifico B2 del complejo, que hasta ahora ha dejado 32 muertos y 121 heridos, según datos oficiales.

Desde la tarde de ayer los rescatistas no han parado, dicen que los trabajos “van bien” y que podrían seguir todo el día de hoy o prolongarse hasta mañana si es necesario.

“Entramos (la Cruz Roja), entran los perros de búsqueda y rescate, entran los demás grupos a despejar escombro, y volvemos los grupos de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas”, apuntó Oxenhaut, para explicar la mecánica de la labor que se realiza en el interior del edificio, sellado a la mirada de medios y curiosos por las fuerzas de seguridad.

En el caso de la Cruz Roja hay en el interior de la sede de Pemex hay 30 personas capacitadas para trabajar en “estructuras colapsadas” y otras sesenta en el exterior, “que cada 45 minutos vamos rotando”, apuntó.

El mayor peligro de los trabajos está en el riesgo de que las losas de los pisos superiores se desprendan y puedan caer sobre los rescatistas, que trabajan en los más bajos.

Cuatro plantas resultaron afectadas por la explosión en un área de “una dimensión de unos doscientos a trescientos metros cuadrados”, agregó el coordinador de la Cruz Roja.

Oxenhayut explicó que la zona se asemeja a la de “un sismo de gran magnitud” por el grado de destrucción que hay en ella.

El coordinador no descarta que todavía puedan ser encontradas algunas personas más vivas en la zona.

“Nos informan de tres personas que están (...) desaparecidas. No lo podemos confirmar (...) pueden ser personas que, con el caos del día de ayer, de esta explosión, hayan salido, ido a casa de otros familiares” o que “tengamos tres cadáveres más o tres personas vivas que se encuentran atrapadas”, comentó.

“Hasta que no recorramos centímetro por centímetro la zona colapsada ninguno de los equipos, lo determinamos el día de ayer, nos vamos a retirar”, concluyó.

El director general de Pemex, Emilio Lozoya, dijo que la explosión registrada ayer en la sede central de la petrolera parece un accidente, aunque insistió en que “todas las líneas de investigación están abiertas”.

Los medios locales de comunicación han informado que la explosión pudo deberse a un sobrecalentamiento del sistema eléctrico que alimenta el complejo de la empresa petrolera.

Lozoya señaló también que el edificio donde se produjo el siniestro, dentro del complejo administrativo de Pemex, tiene 24.700 metros cuadrados y en él trabajan regularmente 1.700 personas.

El vasto complejo de Pemex está integrado por varios edificios en los que diariamente trabajan unos 10.000 empleados.

Lozoya informó también que las labores de rescate se han mantenido desde el percance, que se produjo a las 15.40 hora local (21.40 GMT), “y continuarán sin interrupción”.

Recalcó que Pemex continúa sus actividades “sin disfunción alguna” y recordó que la empresa produce 2,57 millones de barriles diarios y “cumple con sus obligaciones financieras y con sus obligaciones ante la sociedad mexicana”.

La instrucción, dijo, es dar prioridad a las víctimas y los familiares. “No vamos escatimar ningún recurso o esfuerzo” para asegurar que no haya todavía personas atrapadas entre los escombros, agregó Lozoya.

Pemex es el cuarto productor de crudo del mundo, el mayor contribuyente fiscal de México y mantiene el monopolio en la producción de crudo y en la distribución nacional de sus derivados.