BEISBOL: Beltrán retoma su toque mágico en octubre

  /THE ASSOCIATED PRESS
Carlos Beltrán de los Cardenales de San Luis recibe el saludo de sus compañeros en la cueva tras conectar un jonrón de dos carreras en la serie de campeonato de la Liga Nacional el domingo 14 de octubre de 2012.
1 de 3 Next Image

Carlos Beltrán tal vez no tenga los pergaminos de un Alex Rodríguez. Pero el tercera base de los Yanquis quisiera tener algo que le sobra a Beltrán.

Hits en la postemporada.

Mientras Rodríguez fue abucheado sin piedad en Nueva York al acumular 12 ponches este mes de octubre, hundiéndose sin remedio en una tendencia negativa cuando llega la hora de los playoffs, Beltrán es un máquina de escupir hits.

De vuelta a la postemporada después de seis años, el jardinero puertorriqueño de los Cardenales de San Luis se está deleitando con la oportunidad de poder alcanzar su primera Serie Mundial.

“En este momento estoy contento conmigo mismo”, declaró un radiante Beltrán tras la victoria 6-4 de San Luis sobre los Gigantes de San Francisco en el primer juego de la serie de campeonato de la Liga Americana.

Beltrán conectó en ese juego el jonrón número 14 de su trayectoria en postemporada, y el tercero en lo que va de este octubre.

“Estoy viendo bien la pelota. Estoy haciendo lo correcto cuando voy al plato, sin tratar de hacer más de la cuenta, y me están saliendo bien las cosas”, destacó.

El idilio de Beltrán con la postemporada es portentoso, considerando que esta es apenas la tercera en 15 campañas.

Beltrán cuenta con el mayor porcentaje de embasado más slugging con por lo menos 60 turnos en juegos de postemporada. Registra un astrónomico 1.305 en 133 turnos, superando en la lista a nombres como Babe Ruth y Lou Gehrig.

También cuenta con la mejor tasa bateando de jonrón, uno en cada 7,71 turnos, por delante de Ruth, que registró uno cada 8,60 turnos.

Su última aparición en juegos de playoffs se remontaba al 19 de octubre de 2006, cuando con los Mets de Nueva York se ponchó al dejar pasar una curva de Adam Wainwright de los Cardenales para ser el último out de la serie de campeonato del circuito. San Luis acabó conquistando la Serie Mundial.

Ese ponche, con las bases llenas y la pizarra 3-1, se convirtió en la primera referencia sobre Beltrán y su ciclo con los Mets, también dismunuido por lesiones en las rodillas.

Media década después y con 35 años, Beltrán ha resurgido como la misma locomotora incontenible de la fantástica postemporada de 2004 con los Astros de Houston, en la que disparó ocho jonrones y produjo 14 carreras.

Beltrán fue la bujía de la épica y fulminante reacción, con la que los Cardenales remontaron un 6-0 ante los Nacionales de Washington en el quinto juego de la serie de primera ronda este.

Se embasó cinco veces en el partido del pasado viernes, con tres hits y dos boletos. Conectó dos dobles y uno de ellos abrió la novena entrada, en la que San Luis volteó un 7-5 para imponerse 9-7.

Curiosamente, su desempeño rescató a Wainwright, a quien le habían bateado a mansalva los Nacionales.

San Luis adquirió a Beltrán como agente libre durante el último receso, luego que Albert Pujols —el baluarte ofensivo de los equipos que ganaron la Serie Mundial en 2006 y luego el año pasado— firmó por 240 millones de dólares y 10 años con los Angelinos de Los Angeles.

¿Cuánto le costó a los Cardenales obtener los servicios de Beltrán? Tan solo unos módicos 26 millones por dos años.

Pujols está mirando la postemporada por televisión, mientras que el ambidiestro Beltrán disputó su mayor cantidad de juegos desde 2008 (151) y fue seleccionado a su séptimo Juego de Estrellas.

Beltrán fue quien cargó a los Cardenales en la primera mitad de la temporada tras la baja por lesión de Lance Berkman.

Fue cuarto en jonrones (32) y décimo en impulsadas (97), aunque perdió fuerza en la segunda mitad con un porcentaje de bateo de .236.

San Luis no estaría en estas instancias sin el aporte de Beltrán.

“Carlos Beltrán es uno de los mejores compañeros que he tenido”, dijo David Freese, el tercera base de los Cardenales que el año pasado fue el Más Valioso de la Serie Mundial. “Se merece ese anillo”.