DOPAJE: Armstrong mancha nuevamente el deporte

  /THE ASSOCIATED PRESS
En una entrevista exclusiva con la periodista Oprah Winfrey, el ex ciclista estadounidense admitió que "había sido imposible ganar siete tours sin tomar drogas".
1 de 2 Next Image

El ciclismo, béisbol y atletismo han sido algunos de los deportes que en las últimas décadas han empañado su historia con escándalos por el uso de esteroides o sustancias prohibidas.

Lance Armstrong era una de las figuras más aclamadas del ciclismo mundial, ganador de siete Tour de Francia y admirado por su larga lucha contra el cáncer. Desafortunadamente, hoy no es más que otra ficha de dominó, de atletas que caen por su conducta antideportiva basada en el dopaje.

En entrevista exclusiva con la periodista Oprah Winfrey, el ex ciclista estadounidense admitió que “había sido imposible ganar siete tours sin tomar drogas”. Poco a poco Armstrong revelaba con sus respuestas directas, las prácticas de como ocultar los rastros del dopaje y desmantelando lo que lucho por más de quince años en defender.

Su arrogancia, ego y abuso de poder que tenía sobre sus compañeros de equipo, fue lo que lo cegó. Según lo reconoció Armstrong “Ganar era lo único importante; todavía lo es, fue algo que me quedó de mi lucha contra el cáncer testicular, llevé eso al ciclismo y eso es malo, quise perpetuar la historia, me equivoqué”.

Aunque la Agencia Mundial Antidopaje ya había sacado pruebas para detectar ciertas sustancias en el pasado, el impulso de sacar ventaja física no detuvo a los tramposos para inventar nuevas drogas.

El ex ciclista tejano dijo que “Mi 'cóctel' era testosterona, EPO y transfusiones”.

Eritropoyentina (EPO), hormona producida por el riñón humano para estimular el contenido de glóbulos rojos en la sangre y ayudar a mejorar el rendimiento y la hormona de crecimiento humano (HGH) fueron las drogas más avanzadas que le siguieron a los esteroides comunes y corrientes.

El béisbol estadounidense, deporte que no contaba con un programa antidopaje si no hasta comienzos del siglo XXI, ha salpicado a varias de sus estrellas por los casos de uso de sustancias que mejoran el rendimiento y otros esteroides. Jugadores hispanos como Sammy Sosa, Rafaél Palmeiro, Manny Ramírez y Alex Rodríguez, hacen parte de la lista que de una forma u otra se vieron involucrados en los escándalos de dopaje.

Dos de sus grandes jugadores - el ex bateador de los Gigantes de San Francisco Berry Bonds y el lanzador Roger Clemens, fueron acusados de dopaje. Ambos encararon juicios por supuestamente mentir a las autoridades sobre sus nexos con sustancias para mejorar el rendimiento.

El uso de esteroides no se inventó el 2000. Hay que remontarse a la década de los 80 con el famoso caso de Ben Johnson en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y los de Alemania Oriental en la década de los 70.

Lo cierto es que en esta era del deporte, por más extraordinario que sea cualquier logro, será visto con sospecha por los medios de comunicación y el público en general.