PERRIS: Manejan por necesidad

DIANA CERVANTES/ESPECIAL PARA LA PRENSA
Miembros de la comunidad escucharon con atención las recomendaciones de las autoridades.
3 de 4 Previous Image Next Image

Perris - Silvia Peña, residente en el Inland Empire desde hace 13 años, se expresó sin rodeos: “No tengo licencia de conducir, pero manejo por necesidad... siempre tengo miedo. No saco la licencia porque soy indocumentada. No nos la dan y por eso soy muy cuidadosa. Tengo el seguro del carro a mi nombre, pero de todas formas siempre me siento asustada”.

El temor de Peña, originaria de Sinaloa, México, no es gratuito. Sabe bien lo que puede pasarle. Ha visto de cerca cómo personas que han cometido una infracción de tránsito menor han sido deportadas de inmediato.

Afortunadamente, esta vez no tuvo miedo de preguntar de frente al capitán John Hill, del Departamento del Sheriff del Condado de Riverside, asignado a la ciudad de Perris, si los agentes del alguacil entregan o no a los detenidos que se encuentran manejando sin licencia y sin sus documentos migratorios en orden a las autoridades de inmigración.

La respuesta fue dura. “Sí, sí podemos hacerlo”, contestó Gilbert González, sargento del Departamento del Sheriff del Condado de Riverside. “Hay que sacar la licencia. Mis padres también llegaron de México y sacaron la suya”.

González sabe, sin embargo, que las personas indocumentadas no pueden obtener una licencia de conducir. También sabe que la pregunta de Peña es la misma que miles de personas que manejan sin licencia se hacen todos los días.

Lo que Peña busca aclarar es si el departamento del sheriff y el Departamento de Inmigración de Estados Unidos (ICE) trabajaban juntos.

“Aunque nuestro trabajo no es hacer cumplir las leyes de inmigración, sí podemos decidir si llamamos o no al departamento de inmigración. Es un asunto que queda a discreción de cada agente”, dijo el capitán Hill.

Hill y el sargento González participaron en una plática comunitaria que se llevó a cabo el viernes 30 de marzo en las instalaciones del Centro de Ayuda Legal y Comunitaria TODEC, en la ciudad de Perris.

Casi un centenar de personas se reunieron para preguntar sus inquietudes ante la constante presencia de retenes y ante el incremento del patrullaje en la zona.

“La gente no maneja sin licencia por gusto, sino por necesidad”, agregó Peña.

Mientras la ley no cambie, las personas sin documentos no podrán conducir legalmente en California.

En febrero, el legislador demócrata Gil Cedillo dijo que impulsará nuevamente una iniciativa para que California otorgue licencias de conducir a las personas indocumentadas.

Esta será la novena vez que el asambleísta de Los Angeles proponga la autorización para que automovilistas indocumentados obtengan una licencia de conducir. La propuesta de Cedillo ha sido aprobada ocho veces por la legislatura y posteriormente rechazada por los gobernadores en turno.

No al miedo

Las autoridades aprovecharon para decir a la comunidad que el hecho de no tener documentos legales para vivir en el país no les impide vivir en comunidades seguras.

“Entiendo que hay gente en la comunidad que no tiene documentos y que le da miedo hacer cualquier denuncia debido a su estatus legal”, dijo Hill. “Queremos que sepan que no vamos a investigar al que llama para denunciar un delito. Trabajamos para ustedes”, dijo tratando de brindar seguridad a los asistentes.

Ambos agentes dijeron que lo mejor para evitar ser detenido sin ninguna razón es cumplir al pie de la letra con las leyes de tránsito.

Entre los consejos que dieron se encuentran:

Revisar siempre las luces: altas, bajas, direccionales, reversa y de frenos; llevar siempre las calcomanías de las placas; no colocar calcomanías de otras placas; las placas deben estar siempre vigentes; y no llevar las ventanas demasiado oscuras.

El capitán Hill aclaró que en los retenes, los oficiales están en todo su derecho de preguntar a los pasajeros que acompañan a un conductor por su identificación. Afirmó también que los agentes pueden esconderse entre las calles y hablar por celular mientras conducen. “Están haciendo su trabajo”.

Juan Magdaleno, originario de Michoacán, ha vivido en California desde hace 24 años y desde hace 9 en Perris. Se ha dado cuenta cómo las cosas han cambiado en los últimos años.

“Hay muchos retenes, pero también hay mucha gente que toma las calles como pista de carreras y eso nos afecta a todos porque entonces comienzan a parar a los carros y a pedirles papeles”, agregó.

Entre los aspectos positivos que abordaron los agentes del sheriff destaca el hecho de que ahora las personas que son detenidas por manejar bajo la influencia del alcohol o “DUI” en inglés, pueden llamar a alguien conocido con licencia para que recojan su auto.

“Antes no había este derecho. Ahora tienen hasta siete horas para recoger el auto antes de que se lo lleven al corralón”, finalizó el sargento González.