COLTON: Largos días de trabajo rinden su beneficio para un graduado

THE PRESS-ENTERPRISE/ANDREW FOULK
César Robles-Martínez, muestra su diploma durante la ceremonia de graduación de Colton High School, miércoles 30 de mayo.
1 de 3 Next Image

César Robles-Martínez vive frente a la Preparatoria Colton. Esa ha sido una fortuna, dijo el joven de 18 años de edad mientras se preparaba para aceptar un diploma junto a aproximadamente 607 de sus compañeros estudiantes del último año en la Preparatoria Colton el miércoles en la tarde del 30 de mayo.

“Si no viviera aquí, no creo que hubiese sido capaz de hacer todo lo que hice”, dijo el.

César ha estado durmiendo solamente durante tres horas en los últimos dos años, dedicando sus días a las clases de preparación para la universidad, haciendo de tutor para otros estudiantes, ayudando en la iglesia como un joven líder y trabajando en los clubs de la escuela Interact y la National Honor Society.

Luego estaban los equipos de pista y a campo traviesa, en donde era el capitán. En la noche, trabajaba en el McDonald's que queda cerca, sirviendo comida en la ventanilla de comida para llevar, trabajando como cajero y ayudando a limpiar el sitio.

Después de eso, iba a casa, hacia la tarea hasta las 2 mañana y tomaba una siesta antes de levantarse a las 5.

“Después repetía la misma rutina de nuevo”, dijo.

Más de 5,300 familiares y amigos llenaban las gradas del estadio de futbol de la preparatoria en una cálida tarde para la ceremonia del miércoles en la noche.

La oradora de la clase de los Graduandos Niusha Bavadian felicitó a sus compañeros de clase.

“Mientras veo a la multitud, veo las caras del futuro, los lideres del futuro”, dijo ella. “Nosotros somos una clase constituida por individuos fuertes, inteligentes y preparados”.

Para César, las largas horas y el trabajo duro rindieron sus frutos.

El recibió una beca completa para hasta 10 años de universidad a través del Programa Gates Millenium Scholars, con fondos de la Fundación Bill y Melinda Gates.

César fue uno de los 26,000 estudiantes que enviaron solicitudes a nivel nacional, y uno de los 1,000 que recibieron becas.

Descubrió el programa mientras investigaba acerca de becas como parte del programa Colton High's AVID, el cual incentiva a los estudiantes para que vayan a la universidad.

César, su entrenador de pista y campo y su profesor de AVID escribieron cada uno nueve ensayos describiendo las razones por las cuales el seria un buen candidato.

Trato de impresionar a la fundación al hacer una lista de las actividades en las que estaba involucrado en la comunidad y en la preparatoria, pero él también dijo que ellos deseaban saber que tan grande era su necesidad de ayuda financiera.

“Trabajo en McDonald's así que puedo contribuir financieramente con mi familia tanto como puedo”, dijo. “Tenemos que sacrificar muchas cosas porque apenas nos alcanza para vivir”.

Su padre mantiene una familia de ocho personas con un salario de 20,000 dólares al año trabajando en una fábrica de fuentes.

César dejara de trabajar cuando comience a asistir a UCLA en el otoño para estudiar una especialización en ciencias ambientales. Espera continuar trabajando voluntariamente como tutor y ayudar en su tiempo libre pintando sobre los grafitis.

“Le debo todo a mi familia y a la Preparatoria Colton: dijo. “El obtener mi diploma me dice que logre hacerlo. Todo lo que hice valió la pena”.