NEGOCIOS: Hecho en México

DIANA CERVANTES/ESPECIAL PARA LA PRENSA
En el 2010 Andres Avila comenzó a producir 50 mil botellas mensualmente para una compañía de bebidas del país, actualmente produce 100 mil al mes.
1 de 4 Next Image

Moreno Valley.- Dicen que las oportunidades no tocan a la puerta dos veces. Eso lo sabe bien Andrés Avila, quien se encontraba trabajando cuando de pronto recibió una llamada telefónica de un buen amigo.

¿Andrés, sabes algo de botellas? Andres fue sincero y respondió que No, pero que podía averiguar.

Esa llamada y esa respuesta, le permitió hacer un excelente negocio.

Tanto, que ahora adquiere en México alrededor de 100,000 botellas de vidrio al mes y las vende a una embotelladora de bebidas alcohólicas de nombre Adult Beverage Co. con sede en Nueva York y que se distribuye a nivel nacional.

Avila pertenece a la Fuerza Aerea de los Estados Unidos desde hace 23 años. Actualmente actúa como reservista en la estación de Moreno Valley, tiene un taller de diseño y ahora importa botellas.

“Pues siempre he sido inquieto, me gusta hacer de todo”, dijo mientras muestra orgulloso la botella de vidrio que importa desde el estado de Guanajuato.

“Cuando me dijeron lo de las botellas me llamó la atención la idea, entonces me puse a investigar hasta que logré diseñar la botella ideal”, cuenta Avila.

Detras de la historia de Avila hay más que un negocio: hay pasión y una reconexión con sus raíces, que lo hacen sentir orgullo no solo de lo que es, sino también de sus ancestros y de su cultura mexicana.

“Nací en 1964. Al año mi padre nos emigró y he vivido en Estados Unidos desde entonces”, cuenta Avila. “El proyecto de diseñar la botella me llevó a muchas haciendas y pueblos a través de México, que si no me hubiera involucrado en el proyecto, tal vez no los habría conocido nunca”.

Y es que en los 23 años que tiene en las Fuerzas Armadas ha conocido 50 países pero nunca había estado tan cerca de México como ahora.

“Después de mucho buscar encontré el lugar perfecto para la fabricación de mi botella, en los talleres de la ex Hacienda Corralejo, en Penjamo Guanajuato”, relata Avila. “La botella fue diseñada de forma que pueda ser reutilizada, esto la hace distinta, hay muchas botellas en el mercado pero regularmente no les puedes seguir dando uso, las guardas porque son bonitas pero no todas tienen un uso como tal”.

La botella que Avila diseño se abre y cierra a traves de un tapón arropado por un arnés que produce en también en México, en Tula Hidalgo, para ser precisos.

El negocio de la importación y exportación

Hasta ahora Avila es un pequeño empresario. Sin embargo, si las cosas siguen como van el negocio podría hacerse más grande de lo que actualmente es.

Y es que en el 2010 cuando recibió aquella llamada nunca imagino que las cosas saldrían tan bien. “A mí la verdad es que nunca se me hubiera ocurrido lo de la botella, esta fue una situación de esas en las que estaba yo ahí en el día y en el momento indicado, ya tenía una licencia para importar y exportar a México pero no la usaba”, relata el empresario.

Avila dijo que cumpliendo con las reglas, hacer negocio con México puede ser muy fácil. “Yo inmediatamente busque a un abogado, comence el diseño lo patenté y me dedique a buscar el taller”.

Lo demás fue aprender a hacer negocios en el país. “Los primeros pedidos fueron muy difíciles, poque el taller no cumplía con lo prometido. Fue negociar una y otra vez, decirles cómo queríamos las cosas y sobre todo, hacerles entender que la puntualidad era una virtud de la que no podíamos prescindir”.

Una vez superados los primeros problemas, los embarques llegan ahora en la fecha prometida y con la calidad exacta. “Es un gusto saber que se puden hacer negocios con México en el que todos salimos ganando”, asegura con una sonrisa.

Actualmente Avila está negociando la fabricación de una botella para el conocido cantante Puff Daddy, quién pronto lanzará al mercado su propia marca de Vodka.