CLÍNICA: Ofrecerán servicios médicos gratis

LA PRENSA/OLGA ROJAS
La médico Tiffany E. Hill examinando a la paciente Angelina Martínez, de espaldas la asistente médico, Brenda Muñoz quien realizaba la traducción
1 de 4 Next Image

“Nos llamaron como en agosto de la Diócesis [Cátólica de San Bernardino] y nos dijeron que tenían una clínica móvil y que podíamos tenerla en nuestra comunidad”.

Así lo informó María Rubio, una de las fundadoras del Programa de Apoyo Social (PAS) de la parroquia St. James en Perris, quien además es coordinadora de pequeñas comunidades en dicha parroquia.

“Necesitábamos un médico voluntario y apareció, ya teníamos 10 asistentes médicos voluntarios” así explicó Rubio sobre el proceso que les ha llevado todos estos meses para poner a rodar esa clínica móvil en Perris.

Por ahora, van a estar prestando este servicio el primer viernes de cada mes. Pero estiman que si logran conseguir más médicos voluntarios, es posible que puedan ofrecer dicho servicio dos veces por mes.

“La consulta es gratis para todo el mundo” afirmó Rubio quien señaló que se estarán atendiendo preferiblemente a residentes de Perris y de sus alrededores, así como aquellas personas de bajos recursos que carezcan de seguro médico.

La asistente médico, Melissa Mondova, mencionó que por ahora se estarán realizando pruebas médicas gratis, tales como exámenes de sangre, colesterol, presión arterial, diabetes, orina, incluso pruebas de cáncer de colón y de embarazo.

“A veces podemos dar algunas medicinas, como la insulina para diabéticos, si algunas iglesias o compañías las donan” dijo Mondova.

También es posible que después de dos meses las personas tengan que realizar un pago por estos exámenes, que será más bien simbólico, porque será sumamente bajo.

“Nosotros les ayudamos a buscar otros servicios médicos como Medical y atendemos a todas las personas sin importar su estatus migratorio, si tienen o no seguro social o la ‘green card’”.

Los pacientes con enfermedades crónicas que acudan a esta clínica móvil en Perris serán atendidos por un período de seis meses.

El pasado viernes primero de junio, Angelina Martínez, una mujer de 54 años residente de Perris, asistió a esta clínica móvil.

“Me enteré aquí en el templo… vine porque mis dedos los siento adormecidos, a veces en las noches la dolencia me hace levantar y tengo que estirar los brazos”.

Martínez informó que ha estado padeciendo ese malestar desde que tuvo a último hijo hace 20 años, pero que en los últimos años ese dolor se ha intensificado.

Esta michoacana que ha estado viviendo en los Estados Unidos desde hace 12 años, sufrió una caída y no ha podido trabajar en los últimos 3 años, por lo que carece de seguro médico.

La clínica móvil se estaciona al lado de la iglesia St. James que se encuentra en la dirección 269 W 3rd St. en la comunidad de Perris.