CRIMEN: Dos fanáticos de los Dodgers tienen que ser juzgados por golpiza

  /THE ASSOCIATED PRESS
Marvin Norwood , a la izquierda, con el abogado Víctor Escobedo, al centro, y el co acusado Louie Sánchez comparecen durante una audiencia preliminar llevada a cabo en la Corte Suprema de Los Ángeles.

Un hombre de Rialto se ordenó el viernes 08 de junio para ser juzgado por la golpiza de un fanático los Gigantes de San Francisco en el Dodger Stadium,. De acuerdo con una transcripción de una grabación en la cárcel, admitió a atacar al hombre.

La transcripción de la conversación entre Louie Sánchez, de 30 años de edad, y su co acusado Marvin Norwood, de 31 años de edad, también de Rialto, fue hecha pública después de una audiencia preliminar donde se ordenó a ambos hombres que comparecieran para ser juzgados por los cargos de desorden público, asalto y lesiones en el ataque del año 2011 contra Bryan Stow. Los hombres conversaron después de que aparecieron en una fila de reconocimiento.

A Sánchez lo grabaron diciendo que se molestó con el fanático de los Gigantes porque estaba diciéndole cosas desagradables a su hermana.

“Lo vi., salte sobre él y lo comencé a golpear”, dijo el según la transcripción que cita lo que dijo.

Se le escuchó disculpándose con Norwood por haberlo arrastrado a la situación, pero Norwood dijo que el no se hubiera sentido como un hombre si no hubiese ayudado a Sánchez, según dice la transcripción.

El Juez de la Corte Superior George Lomeli escuchó durante cinco días los testimonios y la evidencia antes de concluir que habría un juicio.

Stow, un paramédico del Norte de California que asistió al juego inaugural el año pasado en el estadio de los Dodgers, sufrió daño cerebral y quedó incapacitado permanentemente. La violencia generó un escrutinio de la seguridad del estadio y el comportamiento de los fanáticos.

La orden de juicio llego después del testimonio del último testigo, Dorene Sánchez, quien es la hermana de Louie Sánchez y la novia de Norwood. Dorene Sánchez dijo que ella no fue testigo de la golpiza que ocurrió el 31 de marzo, pero su testimonio fue crítico porque colocó a ambos acusados en medio de una pelea después de la finalización del juego.

Los dos hombres de Rialto también encaran cargos federales por porte de armas, de acuerdo con un acta publicada el 22 de mayo.

Sánchez y Norwood fueron acusados de delito en posesión de un arma de fuego, después de un allanamiento de sus casas en julio de 2011 que reveló la existencia de armas de fuego. La policía llegó a las casas buscando franelas de los Dodgers, toallas azules “Dodgers town” que fueron regaladas en día del juego inaugural en 2011, y recortes de periódicos acerca de la golpiza de Stow.

De acuerdo con el acta, Eric Delatorre, un hombre que estaba saliendo con la hermana de Sánchez, dijo que Sánchez le había dicho que deseaba conseguir un muñeco que mueve la cabeza en uno de los últimos juegos de los Dodgers antes de que dejara de visitar el estadio temiendo que le reconocieran por haber participado en la golpiza, de acuerdo con el acta.