TRABAJADORES: Exbraceros de California continúan reclamando justicia al Gobierno mexicano

  /THE ASSOCIATED PRESS
Un documento de trabajo de braceros de 1963.

El programa para entregar una ayuda social de 38.000 pesos mexicanos a los extrabajadores del programa “Bracero” o a sus descendientes ha perjudicado a los mexicanos que viven en Estados Unidos, denunció lunes, 18 de junio, una organización defensora de los extrabajadores.

“El gobierno mexicano no ha favorecido el proceso a través de los consulados, con lo cual miles de beneficiarios han quedado fuera del programa”, señaló Rosa Martha Zárate Macías, directora de la Alianza de Ex Braceros del Norte, 1942/1964, una de las organizaciones que buscan que los trabajadores que residen en EE.UU puedan recibir el beneficio aprobado por el gobierno mexicano.

Según denunció la activista en rueda de prensa en el Consulado de México en Los Angeles, el gobierno mexicano entregó dinero a unos trabajadores pero no a quienes legalmente ganaron una demanda colectiva y quienes eran los verdaderos destinatarios.

“La entrega del Apoyo Social a únicamente 5.089 trabajadores, que se ha estado realizando en los consulados, ha sido un fraude en daño y perjuicio de miles y miles de ellos que han quedado fuera”, denunció Zárate Macías.

La activista aseguró que desde 2003 se ha pedido al gobierno mexicano que permita la entrega del dinero de la llamada “Ayuda Social” a través de los consulados mexicanos en EE.UU, sin obtener una respuesta oficial a la petición.

Durante el “Programa Bracero” -un permiso otorgado a obreros y campesinos mexicanos para trabajar en los EEUU para suplir la falta de mano de obra durante la Segunda Guerra Mundial- el gobierno de México dedujo un 10 % de cada pago de salario para reservarlo en el Fondo de Ahorro Campesino.

En teoría esos ahorros se entregarían a los trabajadores mexicanos al regresar a su patria.

Sin embargo, esta entrega nunca se realizó y sólo después de que los trabajadores establecieron una demanda, el gobierno mexicano accedió en 2005 a pagar 38.000 pesos mexicanos -en ese tiempo alrededor de 3.200 dólares- a cada exbracero.

La entrega del dinero comenzó a hacerse finalmente en México en mayo de 2012.

Zárate Macías pidió la solidaridad de otras organizaciones para poder identificar a todos aquellos que tienen derecho al beneficio, que en California se calcula son cerca de 20.000 y en todo el país sobrepasan los 42.000.

“Estamos pidiendo la solidaridad de las organizaciones para recuperar toda una página de la historia de nuestro pueblo, de un genocidio y de un crimen de lesa humanidad”, concluyó la activista.