EL SALVADOR: Unidos por la misma tierra

SALVADOREÑOS UNIDOS EN EL EXTERIOR/CORTESIA
Angel Rodas (con lentes) entregando vitaminas en su natal El Salvador entre los más necesitados.
1 de 8 Next Image

Ángel Rodas no se olvida lo que miró durante las inundaciones del 2011 en El Salvador. En medio de las docenas de personas que imploraban recibir ropa y alimentos, estaban dos madres solteras – cada una con un bebé de días de nacido – solamente envueltos en camisetas.

Este salvadoreño de 32 años, quien tiene una empresa de importación y exportación hacia ciertos países de Latinoamérica, formó ‘Salvadoreños Unidos en el Exterior’ hace dos años. Su sede está en Montclair.

La idea surgió en el 2010 a raíz de la visita del Alcalde de San Juan Opico, Romero Barilla, de la comunidad que se localiza en el Departamento Libertad, situada a unos 42 kilómetros de San Salvador.

“Él nos expuso las necesidades, yo soy de allí, y como no teníamos representación surgió esta idea de ayudar a la comunidad, que ahora se ha extendido a otras áreas de El Salvador. Hemos ayudado en seis Departamentos del país”, dijo Rodas, quien mencionó que la organización sin fines de lucro tiene 38 miembros registrados, la mayoría de ellos pequeños empresarios.

Y aunque hay más hombres que mujeres integrando esta organización, Rodas confesó que “sin ellas no hubiéramos podido dar ningún paso”.

A manera de ejemplo, mencionó los nombres y reconoció los aportes de la secretaria de la organización, Teresita Barahona y Susi López, quien es la representante de relaciones exteriores.

En cinco viajes

La primera vez que empezaron con esa labor de contribuir a su tierra natal fue el 27 de diciembre del 2010, cuando llevaron 6 mil pares de zapatos para niños pobres a la comunidad de San Juan Opico. Ese es el tercer municipio más grande de El Salvador (218 kilómetros cuadrados) que tiene una población de 110 mil habitantes, de los cuales entre 25 a 30 mil son niños.

Miembros de Salvadoreños Unidos en el Exterior invitaron a comunidades vecinas de San Juan Opico y establecieron un centro de entrega en la Iglesia Cristiana Emmanuel.

En la segunda ocasión trabajaron con la colaboración del Diputado de la Asamblea General salvadoreña, Armando Grande, y entregaron cuatro mil juguetes en la comunidad de Quezaltepeque, que se encuentra en el Departamento Libertad, a unos 15 kilómetros de la capital.

“El diputado ayudó a buscar en las áreas a los niños con mayor índice de pobreza, porque la idea es apoyar a la niñez. Ese día compramos también una piñata”, mencionó Rodas.

La tercera entrega que hizo Salvadoreños Unidos en el Exterior fue de material deportivo para 16 diferentes ligas de softbol.

“Llevamos pelotas, guantes, equipos para batear y entregamos unos 50 uniformes a la alcaldía”, señaló Rodas.

La cuarta entrega de donaciones coincidió con el desastre ocasionado por las torrenciales lluvias en una gran parte del territorio salvadoreño en octubre del 2011. En esa ocasión realizaron entrega de ropa y vitaminas.

“Me impactó saber que habíamos llegado a esos lugares donde todavía no había llegado la ayuda del gobierno”, recordó Rodas.

Para finales del año 2011, esta organización envió dos contenedores valorados en unos $500,000; uno hiba lleno de medicamentos y equipo médico valorado en uno $350,000. El otro contenedor estaba lleno de ropa y zapatos.

“Nosotros compramos los productos al [por] mayor, a un costo más barato. Por ejemplo, si el producto cuesta 300 mil dólares, nos cobran aproximadamente un 35 por ciento menos porque tenemos la organización registrada sin fines de lucro”, explicó Rodas.

El dinero para las compras de estos envios son aportaciones que los propios miembros hacen, dijo Rodas.

Romero Barilla, alcalde de San Juan Opico, confirmó vía telefónica todas estas donaciones realizadas en los últimos dos años por medio de los Salvadoreños Unidos en el Exterior.

San Juan Opico es un municipio agrícola que tiene en la zona sur algunas industrias textiles, principalmente maquilas.

“Yo lo que les podría decir es que nos continúen colaborando, con lo poco que no están dando, es bastante para nosotros. La gente está bastante agradecida”, dijo el alcalde.

Entre los proyectos futuros de Salvadoreños Unidos en el Exterior está seguir trabajando con la alcaldía para ayudar a la Clínica Municipal de San Juan Opico que ayuda a familias que viven en extrema pobreza.

“Atiende principalmente a adultos mayores en el área de salud preventiva”, explicó Barilla.

Rodas quien ha vivido en Estados Unidos por 14 años, mencionó que la meta es dotar de medicamentos y equipos médicos a esa clínica.

Además, esperan poder asistir una vez más en diciembre para repartir más de 30 mil juguetes en distintas comunidades de El Salvador.

“El propósito es aportar algo a nuestro país. Nosotros tenemos la oportunidad de colocar nuestro granito de arena, y no sólo en El Salvador, sino gente de otros países debe saber que si nos unimos… podemos hacer una gran diferencia”, dijo Rodas.

Para comunicarse con Salvadoreños Unidos en el Exterior envíe un correo electrónico a salvadorenosunidos@hotmail.com o visite su página de FaceBook: Salvadorenos Unidos Enelexterior.