POMONA: Residentes se oponen a una estación de basura

ALEJANDRO CANO/ESPECIAL PARA LA PRENSA
Durante la votación que aprobó la construcción del basurero, el Alcalde Elliot Rothman se excusó para evitar conflictos de interes. Rothman recibió dinero de la compañía Valley Vista durante su campaña para la alcaldía de Pomona.
2 de 6 Previous Image Next Image

POMONA — “Vendidos”, “Corruptos”, “Traidores”, así fueron catalogados la mayoría de los miembros del Concejo Municipal de Pomona la noche del lunes, 30 de agosto, durante una reunión especial por residentes que se oponen a la construcción de una estación de transferencia de basura.

Los despectivos calificativos retumbaron el recinto luego de que el Concejo se negara a escuchar sus argumentos alegando la reunión era especial y el tema no estaba en la agenda.

El Alcalde Elliot Rothman instó a los residentes a participar en la reunión pública del próximo 6 de agosto y prometió serán entonces escuchados.

“Regresaremos, puede estar seguro de eso. No nos quedaremos con los brazos cruzados ni nos quedaremos mudos ante la injusticia”, comentó Angela Zambrano, activista local.

Zambrano, al igual que decenas de residentes, exigen al Concejo anular la votación que permite la construcción de una estación de transferencia de basura que será administrada por Valley Vista Services y dejar que los votantes decidan en las elecciones de noviembre.

La construcción del “basurero”, como los residentes catalogan a la estación, fue aprobada el 16 de julio pese a la enorme oposición.

“Les daremos la oportunidad de que desistan de los planes por si solos, si no actúan entonces buscaremos la vía legal”, añadió Zambrano.

Durante la reunión del 16 de julio, la concejal Cristina Carrizosa propuso llevar la propuesta a la boleta; sin embargo el licenciado municipal Arnold Álvarez-Glasman recomendó no tomar esa vía ya que era decisión de concejo aprobar o rechazar la propuesta.

Enardecidos, decenas de residentes se manifestaron el lunes 30 de julio en la Plaza Cívica portando carteles que leían “La salud de los niños en vez de la riqueza de corporaciones”, “En mi patio no”, y “Salven a Pomona de la corrupción”, entre otros.

La estación llamada Grand Central Recycling estará ubicada en la cuadra 1300 de la calle East Ninth en Pomona. Una vez en funcionamiento, la estación recibirá mil toneladas de basura provenientes de 17 ciudades diferentes de la región.

Opositores al proyecto alegan la estación aumentará la contaminación y pondrá en riesgo la vida de miles de niños debido a que estará ubicada a menos de una milla de distancia de nueve escuelas.

La ciudad sin embargo alega los estudios indican la estación, la cual generará alrededor de 50 empleos, no representa un peligro inminente para los residentes.