SALUD: No hay ninguna pastilla mágicas para bajar de peso, dicen expertos

DIANA CERVANTES/ESPECIAL PARA LA PRENSA
Lourdes García cambió sus hábitos alimenticios, ahora camina y sigue una dieta más balanceada.
1 de 4 Next Image

Murrieta – Lourdes García camina todos los días cinco millas. Se dio cuenta que en los últimos 10 años subió por lo menos 15 libras, y que por más que hacía por bajar de peso, no podía.

“Antes subía un par de libras, me ponía a dieta y bajaba de inmediato, ahora ya no puedo”, dijo García. “Lo que hice fue cambiar mi dieta, comer saludable y caminar”.

Además de cuidar el peso García también cuida su salud. “No quiero que el sobre peso pueda causarme ciertas enfermedades, es por eso que decidí comenzar a cuidarme en forma más natural”.

Y es que García no es la única que ha vivido esta situación. De acuerdo al Centro de Investigación de Políticas de Salud de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en el Inland Empire, el 26 por ciento – casi uno de cada cuatro residentes – sufre de obesidad y sobrepeso.

Por eso, el anuncio en julio de la Administración de Drogas y Comida de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), que aprobó Qsymia, un medicamento con receta para bajar de peso entre personas que sufren de obesidad y tienen otras enfermedades como la diabetes o hipertensión, ha creado gran expectativa. Qsymia es el segundo medicamento para bajar de peso aprobado este año por la FDA.

Sin embargo, los expertos exortan cautela al usar medicamentos con o sin receta, porque cada cuerpo es diferente.

García pasó por todas las dietas existentes o por haber, entre ellas la dieta Atkins, la HCG, la paleolitica, la de los tres días y hasta la de la Luna.

“Nada me servía”, dijo mientras cocinaba una ensalada verde en su casa.

García confiesa que en algún momento en su afán de recuperar la figura hizó de todo, como probar los remedios que anuncian en la televisión y en las herbolarias, como el nopal, el té verde y reciéntemente las capsulas de alcachofas.

“Bueno, hasta me compraba las pastillas para retención de líquido, pero nada, mis libras seguían intactas, a lo mejor es la edad, o el cambio de metabolismo”, dijo García cuando recuerda que tuvo que cambiar sus hábitos alimenticios.

Los esfuerzos de García por bajar de peso la han hecho tener una vida más activa, con ejercicios rutinarios, una dieta más balanceada y con menos presencia de carbohidratos y grasas.

El Dr. Steve Provonsha, especialista en medicina preventiva en Kaiser Permanente en Riverside y experto en problemas de sobre peso y obesidad, asegura que no hay ni medicamentos ni recetas milagrosas que bajen de peso de la noche a la mañana.

La clave está en llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio.

“La mayoría de la gente piensa que tomando una pastilla va a bajar de peso, y eso no es así. Después de tres meses de tomar un medicamento el cuerpo se acostumbra y es muy difícil seguir bajando de peso, hay que cambiar los hábitos”, dijo Provonsha.

Dijo también que los medicamentos son recomendables para dar un empujón a los pacientes.

“Lo bueno o malo de tomar pastillas para adelgazar depende del medicamento, los pacientes necesitan de alguna ayuda, siempre y cuando cambien su estilo de vida”.

Los medicamentos para bajar de peso que se venden en el mostrador de las farmacias o mercados no son lo más recomendable.

“Definitivamente las pastillas de este tipo pueden tener un efecto negativo, la cantidad de sustancias que tienen pueden ser muy altas para los pacientes y esto puede ser contraproducente”, afirma el experto.

La obesidad es una epidemia nacional. En California uno de cada nueve niños, uno de cada tres adolescentes y mas de la mitad de los adultos son obesos o sufren de sobrepeso.

Provonsha considera que al problema hay que atarcarlo desde la raíz, comenzando por saber que una persona con más peso ocupa más calorias para hacer trabajar el metabolismo, y que las personas con menos peso tienen un metabolismo más lento ya que hacen trabajar a un cuerpo más ligero.

Hace apenas dos semana la FDA aprobó el medicamente Qsymia, una fórmula que acompañada de una dieta baja en calorías y ejercicios, podría ayudar en la pérdida de peso, especialmente en aquellas personas que tienen un problema de obesidad crónico.

El medicamento fue aprobado para utilizarlo entre adultos que tengan un índice de masa corporal de 30 o más y que sean considerados obesos o adultos con un índice de masa corporal de 27, sobrepeso y que sufran de hipertensión.

“Necesitamos hacer cambios desde la forma en la que vivimos, trabajamos y jugamos, de otra forma seguiremos viendo que los índices de obesidad seguirán aumentando”, dijo Nadia Rodman, dietista y directora de nutrición de los centros Curves en Estados Unidos. “Todos quieren la pastilla mágica sin hacer ningún cambio, y eso no es posible”.

Las personas necesitan tener un plan práctico, dijo Rodman. Eso es: una dieta balanceada y hacer ejercicio por lo menos 30 minutos tres veces a la semana.

Rodman considera que los adultos en general están aumentando de peso y esto les está causando un incremento en enfermedades del corazón, diabetes, presión alta y colesterol.

“Y no es que tengan que perder 100 libras, muchas veces son sólo 10 las que hay que bajar, ya con eso se refleja una mejoría en la salud”, dijo Rodman.