NICARAGUA: Una joven viaja junto a una brigada de doctores del Inland a Jinotega

JEFF CRIDER/CORTESIA IMAHELPS
La terapista física Gloria Soto-Reyes de Danville, Calif., trabaja con un paciente que recibió una prótesis el lunes, 30 de julio, 2012 en Jinotega, Nicaragua.
1 de 3 Next Image

Acabo de terminar mi primera misión con IMAHelps en Jinotega, Nicaragua. La experiencia me hizo abrir los ojos. En verdad creía que conocía a América Latina, aunque en la verdad es que conocía muy poco de ella. Mi mamá es Mexicana, así que ya había conocido partes como Tijuana.

Mi papá me dijo que esperara un tremendo choque cultural, pero ignoré sus advertencias porque pensé que no sería tan grande el impacto. Me dí cuenta lo ingenua que era al momento que pisé el aeropuerto en Managua, y la multitud de personas que nos rodeaban a mí, mi papá, y nuesta amiga Gloria, gritando y mirándonos y acercándose demasiado cerca para mi confort.

Esa ola de miedo, shock y adrenalina por estar rodeada de tanta gente, nunca antes la había sentido.

Pasé de eso a un viaje en auto que nunca olvidaré, manejando por una ciudad donde no pude hacer nada más que mirar através de la ventana las chozas y la vida nocturna. Había tanta gente por todos lados, socializando unos con otros como si fuera pleno día.

Esa noche fue la primera vez que miré a una familia de cuatro encimados en una motocicleta.

Después de eso cuando nos subimos a un autobús con el resto del grupo que nos llevaría a Jinotega, fue reconfortante. Todos estaban contentos y emocionados y listos para relajarse y socializar en el camión mientras disfrutaban sus tan codiciadas Toñas.

Me sentí mejor al ver otros de mi edad en el autobús, algunos que ya conocía de la escuela, tranquilos y contentos.

Me sentía en tan “alta alerta” después de mi primer noche en Managua.

La ciudad de Jinotega estaba hermosa, y aunque los edificios se miraban pobres y las carreteras estaban sucias, fue un sorpresa agradable ver la condición de los perros, quien no estaban raquíticos y se miraban contentos mientras caminaban libremente por el pueblo.

Jinotega está en un valle verde exuberante, y las nubes llegaban por arriba, creando una sensación como que Jinotega era su propio pequeño mundo.

-- Isabella Crider, estudiante de preparatoria en Palm Desert, 9 de agosto, 2012.

Isabella estuvo en Jinotega, Nicaragua, donde cientos de personas recibieron atención médica por 10 días. Los doctores – docenas de ellos de Riverside, el Valle de Coachella y Los Ángeles – fueron parte de una brigada de 100 voluntarios que estuvieron sanando a personas de bajos ingresos.

Esta misión es por parte de la organización no lucrativa IMAHelps, con sede en Rango Mirage. Su fundadora, Inés Allen, una ecuatoriana quien desde el 2000 encabeza este esfuerzo humanitario, halló inspiración en una crisis de su propia familia para crear estas brigadas que van a países como Nicaragua.

Allen dijo que siempre tendrá memorias tiernas de su hermano mayor, Raúl González, quien murió en Ecuador antes de que su familia se emigrara a California hace 30 años.

“Le encantaban los deportes, en especial el fútbol”, recuerda Allen, quien se crió en Quito. “Muchas veces, no se veía bien y sus labios se hacían muy morados”.

Pero la familia González no podía juntar los fondos necesarios para que un especialista lo examinara. Y cuando Raúl se murió de repente a los 15 años, el dolor que experimentaba la familia era insoportable.

“Mi papá se desesperaba tanto que eventualmente resolvió emigrar a toda nuestra familia a los Estados Unidos para que tuvieramos un nuevo empezar”, dijo Allen.

De hecho, desde que emigraron a California, la familia de Allen encontró nuevas oportunidades. Su hermano, Antonio González, estudió odontología en la universidad de California en Berkeley. Ahora tiene su propia consulta en Pasadena.

Su hermano, Galo González, se hizo profesor de literatura española en la Universidad de MacAlester en St. Paul, Minn., mientras su hermana mayor, Ana Wood, trabaja como representante de ventas de Sanofi-Aventis, la compañia farmacéutica.

Allen, por su parte, ha trabajado como asistente dental y gerente del consultorio de su hermano, Antonio.

Pero si bien Inés ha encontrado un nuevo empezar en el sur de California, no se ha olvidado de la muerte prematura de su hermano ni del cuidado médico que queda fuera del alcance de miles de personas pobres en su país natal.

Estas memorias – en especial la de la muerte prematura de su hermano y el hecho de que no tuvieron acceso médico en su país natal – inspiraron a Allen a que formara IMAHelps (IMAAyuda), una organización no lucrativa basada en Rancho Mirage. IMAHelps organiza brigadas médicas anuales a Ecuador y a otros paises de Centro y Sudamérica para atender a gente de escasos recursos.

Desde que se fundó en el 2000, IMAHelps ha atendido a miles de personas ecuatorianas y nicaraguenses, proveyéndoles examenes médicos y dentales así como cirujías plásticas para remediar labios leporinos y otras deformidades congénitas. IMAHelps también cuenta con un especialista en protesis que re-fabrica canastillas y piernas artificiales usadas para que sean utilizadas por gente que carece de los recursos necesarios para comprar miembros artificiales.

IMAHelps atendió a más de 12,000 pacientes durante su brigada médica del verano del 2011 en Estelí, Nicaragua. El año que viene, IMAHelps tendrá una brigada médica en Cuzco, Perú.

Para más información sobre Inés Allen e IMAHelps, comuníquese con ella llamando al 760-898-2786 o mediante correo-e, inesga@aol.com y visite su sitio de Web, www.imahelps.org.