CELEBRACIÓN GUADALUPANA: Acto de fe en el Coliseo Memorial

  /THE ASSOCIATED PRESS
La gente rinden homenaje a Nuestra Señora de Guadalupe durante un evento en su honor en el Los Angeles Memorial Coliseum, Domingo, agosto . 5, 2012, en Los Ángeles.
1 de 5 Next Image

La “Celebración Guadalupana”, que organizaron la Arquidiócesis de Los Ángeles y los Caballeros de Colón, en el Coliseo Memorial, en el centro de Los Angeles, logró reunir a más de 50 mil personas en un evento gratuito que también brindó un espectáculo de danzas prehispánicas, música de mariachi y la degustación de platillos típicos mexicanos.

Los asistentes, entusiasmados por el ambiente de fe y celebración, muchos portaban camisetas estampadas con la imagen de la Virgen de Guadalupe, banderas tricolores con el escudo de la venerada imagen, e incluso algunos asistieron vestidos de San Juan Diego.

De acuerdo con el arzobispo José Gómez, la “Celebración Guadalupana” fue organizada para manifestar la fe de manera pública y renovar “nuestra devoción por Nuestra Señora de Guadalupe y nuestro compromiso por continuar con el proceso de evangelización que ella comenzó en este continente hace casi 500 años”.

El arzobispo Gómez explicó que los Caballeros de Colón, quienes tienen un pasado ligado a la Virgen de Guadalupe, tienen su convención nacional anual la próxima semana en Anaheim, una ciudad ubicada en el condado de Orange a 42 kilómetros de Los Ángeles, y como guadalupanos propusieron unirse a la Arquidiócesis en el magno evento.

”Nos pareció muy oportuno porque (el verano) es el tiempo en que muchas de las personas tienen un poco más de facilidad de acercarse y todos juntos podemos celebrar mejor la devoción a la Santísima Virgen de Guadalupe”, agregó el arzobispo en conferencia de prensa previa al inicio de los festejos.

Monseñor Eduardo Chávez, quien formó parte del comité central para la canonización de San Juan Diego, dijo que los Caballeros de Colón se encargan de que la voz guadalupana se escuche hasta en los lugares más recónditos del planeta. “Para mi los Caballeros de Colón son el Juan Diego de esta época moderna… son el Juan Diego, ese mensajero de las cosas divinas para llevar a todos nuestros hermanos la voz de Dios”, añadió.

Ya en el coliseo, fueron precisamente los Caballeros de Colón quienes custodiaron e hicieron un recorrido de la única reliquia de la tilma de San Juan Diego que existe en los Estados Unidos, acompañados por los matachines y sus danzas aztecas, para entregar la valiosa pieza religiosa al arzobispo José Gómez e iniciar con la parte religiosa rezando un rosario.

Para ese momento ya se había formado a mitad del estadio un rosario viviente utilizando sombrillas de colores, que igual sirvió para protegerse de un candente sol que no impidió que las personas siguieran con devoción los rezos, cada uno con su petición personal.

Leonardo Sandoval, un mexicano con 15 años de residencia en Los Ángeles, explicó con su pequeño en brazos que después de enterarse de la enfermedad de su madre, a quien extraña, “le prometí a la Virgen venir a visitarla”, dijo conmovido.

La fiesta guadalupana unió a las personas no solamente con rezos, sino con un lenguaje universal: la música. El cantante Pedro Fernández, uno de los principales representantes de la música regional mexicana dijo, momentos antes de su presentación, que se sentía muy emocionado de formar parte de este acontecimiento de reflexión en un tiempo de violencia.

“Nunca pensé que cantar me diera la oportunidad de ser parte de estos eventos… es mi manera de agradecer”, destacó.Fernández quien por años ha sido parte de las tradicionales mañanitas a la Virgen en la Basílica de Guadalupe en México se considera devoto y gudalupano.

“Es una emoción muy especial… yo siempre pongo en las manos de Dios y en las manos de la Virgencita cada uno de mis proyectos, de mis pensamientos y de mis pasos”, dijo el cantante y actor.

Cuando no se encuentran las palabras adecuadas o la expresión correcta para decir gracias, Pedro Fernández se siente afortunado de poder cantar. “Poder dar las gracias adecuadamente por tantas cosas maravillosas… por tantas bendiciones, por tantas cosas hermosas que puede uno vivir… pero principalmente por tener actualmente y durante tantos años buena salud y las aptitudes necesarias para desarrollarme en lo que más me gusta hacer”, dijo el actor que actualmente interpreta a un sacerdote en la telenovela “Cachito de Cielo” junto a Maite Perroni.

En el transcurso del evento hubo representaciones teatrales de pasajes de la historia que enmarcan las apariciones de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego en el Tepeyac.

También se contó con diversos oradores como Carl Anderson, Caballero Supremo de Los Caballeros de Colón. “Compañeros guadalupanos, su presencia el día de hoy es un testimonio del poder de Nuestra Señora de Guadalupe y del mensaje que trajo a nuestro continente hace casi 500 años”, dijo Anderson. Fillipa Giordano y Danaa Scallon formaron parte del evento artístico con la interpretación de números religiosos.

Pero el entusiasmo se desbordó entre el público mayormente hispano cuando Pedro Fernandez subió al escenario y acompañado de mariachi interpretó primeramente una canción guadalupana y acto seguido, “Mi Cariñito”, una canción popular que hiciera famosa Pedro Infante.Las fiestas guadalupanas, tradición arraigada entre los católicos mexicanos.

Los festejos de veneración a la Virgen Morena se han extendido no sólo a otras ciudades de México, sino también a países en otros continentes.