CORONA: Policía da un paso adelante en la batalla contra el grafiti

STAN LIM/THE PRESS-ENTERPRISE
La sombra de Louis Ybarra, un técnico en eliminación de grafiti que trabaja para la ciudad de Corona, pinta una pared el miércoles 8 de agosto del 2012.
1 de 2 Next Image

La policía de Corona está dedicando recursos adicionales para combatir el grafiti y ha hecho algunos arrestos después de las quejas de la comunidad.

Estadísticas recientes demuestran que la ciudad recibió 950 solicitudes para que eliminaran los grafiti durante los últimos 90 días, mayormente por firmas en el West Grand Boulevard, de acuerdo con las cifras recopiladas por el Departamento de Obras Públicas. En los primeros tres meses del año, los funcionarios recibieron 1,259 solicitudes para que eliminaran grafiti en Corona, mientras que durante los tres meses siguientes mostraron que hubo 999 informes de grafitis.

Las quejas de la comunidad acerca del grafitis en el área central de Corona, cerca de la cuadra 1000 de la Calle Belle, han impulsado a la policía a enfocarse en esa área, de acuerdo con declaraciones del capitán Tom Weeks del Departamento de Policía de Corona quien pertenece a la División de Servicios de Investigación.

Ese paso de avance condujo a la investigación de un grupo de grafiteros y al arresto de un residente de Corona de 17 años de edad, quien vive en la Calle Belle, y la policía cree que el adolescente es responsable de más de 132 firmas en grafiti. Durante una entrevista el 25 de julio, el adolescente admitió que hizo 115 de esas firmas de grafiti.

La policía estima que este brote de vandalismo ocasionó más de $8,000 en daños a la propiedad. El caso fue enviado a la corte juvenil para su proceso y restitución, señala el comunicado.

El comunicado señala que el 27 de junio, la unidad de pandillas de Corona arrestó a Isaac Alcérez, de 18 años de edad y residente en San Bernardino, bajo la sospecha de haber pintado un grafiti en un banco en un centro de ayuda a la mujer entre las calles Tenth y Belle, según la declaración.

Los detectives de pandillas están trabajando con el Departamento de Obras Públicas, quienes limpian los grafiti en la calle diariamente, para fotografiar e ingresar todas las firmas de grafiti en un sistema de computadora que rastrea el crimen.

Ellos le han pedido a los policías de patrulla que informen de cualquier caso de grafiti que vean mientras están de guardia y están trabajando con los funcionarios de recursos de las preparatorias locales para identificar a los posibles vándalos del grafiti quienes pueden ser estudiantes.