BEAUMONT: Autoridades municipales levantan restricciones contra iglesia New Life

ERIN WALDNER/THE PRESS-ENTERPRISE
La Comisión de Planificación de Beaumont ha eliminado las condiciones que impuso en la iglesia del vecindario en junio. Las condiciones tenían que ver con la ocupación de áreas públicas por largo tiempo y los niveles del sonido.

La Comisión de Planificación de Beaumont actúo por encima de su autoridad cuando impuso restricciones a una iglesia que algunos vecinos describieron como una molestia.

El martes 14 de agosto, la comisión eliminó las condiciones que había impuesto en junio. Esta decisión llegó después de que el Fiscal Municipal Joe Aklufi dijo que, bajo la ley federal, las ciudades no pueden tratar a una iglesia en un área comercial en forma diferente a como se manejan los usos comerciales similares, tales como las organizaciones de servicios.

“Sobrepasamos nuestros derechos y deberes”, dijo Sean Balingit, presidente de la Comisión de Planificación.

Las quejas de dos residentes que viven cerca de la iglesia en el 451 de la Calle 7 surgieron este verano. Ellos dijeron que la Iglesia New Life era ruidosa, perjudicial, y que los mantenía despiertos en la noche. En respuesta a esto, la comisión ordenó a la iglesia que finalizara sus servicios religiosos a las 8 p.m. y que dispusieran de media hora más para que todos desalojaran el estacionamiento, además de poder usar los amplificadores de audio o música en vivo con bandas hasta que no colocaran aislamiento de sonido en el santuario.

Estas normas han sido declaradas inválidas.

Aklufi le dijo a los vecinos el martes que su único recurso es tratar de solventar sus diferencias con la iglesia o ir a la corte. Él dijo que era una disputa privada y que legalmente las autoridades municipales no pueden involucrarse.

El Alcalde Roger Berg dijo que cuando se enteró de la acción de la Comisión de Planificación en junio, él pensó que quizás podría haber un problema. Él le pidió a Aklufi que investigara los procedimientos legales.

Berg dijo que visitó la iglesia y que se dio cuenta de que habían puesto cristales contra sonido alrededor de los tambores y que habían colgado cortinas gruesas en los ventanales. Él se quedó para el servicio. “No fue tan ruidoso como decían”, dijo.

Berg, quien es nativo de Beaumont, se dio cuenta de que la edificación ha sido una iglesia durante más de 50 años. La Iglesia Four Square es la dueña de la propiedad y se la alquila a New Life que hace su ministerio en español.

“Ellos simplemente disfrutan el servicio de adoración. Eso es lo que están haciendo”, agregó.

Las vecinas de la iglesia Michelle Allshouse y Susan Kelly asistieron a la reunión del martes y le dijeron a la comisión que la iglesia jamás se sometió a las condiciones que se le impusieron. Ellas dijeron que la música de la iglesia aún está muy alta y que quienes forman la congregación aún se quedan ocupando el estacionamiento.

El representante de la iglesia, George López, dijo que Berg le comentó que las condiciones impuestas originales eran ilegales y que la iglesia no tenía por qué obedecerlas.