RIVERSIDE: Hotel Mission Inn se convierte en un castillo de princesa

FRANK BELLINO/THE PRESS-ENTERPRISE
Amigos y familiares con alegría miran a Samantha Beltrán, 8, mientras bajas las escaleres de su "palacio" el 19 de agosto en el hotel Mission Inn en Riverside.
2 de 4 Previous Image Next Image

Para una niña de Riverside, el deseo de ser una princesa por un día se convirtió en realidad cuando ella entró al hotel Mission Inn, el cual sirvió como su castillo, y vio a sus amigos y familiares saludándola a lo largo de una escalera de caracol la mañana del 19 de agosto.

A Samantha Beltrán, de 8 años, quien se encuentra en remisión después de una batalla contra la leucemia linfoblástica aguda, se le concedió un deseo auspiciado por la Fundación Make-A-Wish de Riverside, San Bernardino y Orange. El deseo de Beltrán era llevar un vestido de princesa color rosa con un montón de accesorios de princesa.

El grupo Make-a-Wish le dio a Beltrán la experiencia de su joven vida, dándole un paseo en un coche de caballos con una escolta de dos personajes de princesas de Disney y una fiesta en Mission Inn, que incluyó juegos y manualidades además de música con sonido.

Milissa Carter, voluntaria de Make-a-Wish, dijo que la solicitud de Beltrán para ser una princesa había permitido a los organizadores ser más creativos.

“Eso realmente nos dio mucho espacio para darle un día que fuera especial y hacer mucho más por ella y su familia”, dijo Carter.

Carter dijo que Make-A-Wish concede los deseos de niños con condiciones médicas potencialmente mortales con el fin de enriquecer la experiencia humana mediante la ayuda al niño para aumentar más la esperanza, fortaleza y alegría. Añadió que los padres y los profesionales en el campo de la medicina señalan que el proceso que concede deseos ayuda a mejorar el estado de salud del niño.

“Es un día especial para Samantha y su familia ya que no tienen que preocuparse por cosas como visitas al médico, por lo que este día es todo sobre ella y su familia”, dijo Carter. “Nosotros, en cierto modo, conseguimos alejarla de eso, proporcionándoles una fuente de inspiración”.

Virginia Romero, madre de Beltrán, dijo que su hija tuvo un tumor cuando ella era una bebé. Añadió que los médicos de inmediato comenzaron con la quimioterapia en Beltrán y, un mes más tarde, el tumor había desaparecido.

Beltrán continuó la quimioterapia y hoy en día es una paciente de bajo riesgo.

Romero dijo que el proceso se fue por la vía rápida, pero a la vez se sentía como el tiempo había transcurrido lentamente.

“Ella me mantuvo fuerte, ella no lloró ni se quejó por los medicamentos que tenía que tomar todos los días”, dijo Romero. “Ella era la persona más fuerte que he conocido”.

“No tuve otra opción, uno pasa a través de la etapa de '¡guao, esto está pasando!, ¿por qué está sucediendo esto?” Pero se tiene que pasar por eso y se hace por la familia “, dijo Romero. “Me ayudó mucho también porque pensé que iba a ser el peor de los casos, pero ella estaba luchando contra la enfermedad y ella me mantuvo fuerte”.

El tío de Beltrán, Kevin Sherrill, dijo que la familia apoya a su sobrina y a su hermana. Dijo que su hermana ha sido capaz de mantener una actitud positiva a lo largo de toda esta ardua prueba.

“Mi hermana es una hácelo-todo, ella ha estado haciendo todo lo posible por ella”, dijo. “Ella es muy fuerte y lo hace por su cuenta y tratamos de estar allí para acompañarla”.

Romero dijo que espera que su hija entienda que todo este proceso ocurrió por una razón y que ella está muy agradecida por ello.

En cuanto a Beltrán, dijo que su parte favorita del día fue la toma de fotografías con las princesas de Disney, Cenicienta y La Bella Durmiente.

“Esto es algo que va a recordar, y a pesar de lo que ha tenido que sobrellevar, algo positivo se obtuvo de ello”, dijo Romero. “Este es verdaderamente para nosotros un final feliz y una historia verdaderamente sobre princesas”.