UNIVERSIDAD: Nuevo presidente de Cal State San Bernardino comienza con una agenda llena

KURT MILLER/THE PRESS-ENTERPRISE
Tomás Morales posa para un retrato el 15 de mayo DEL 2012 en la biblioteca de CSUSB. Morales es el primer presidente latino que CSUSB tiene.
2 de 2 Previous Image

El recién llegado Presidente de Cal State San Bernardino Tomás Morales no tiene mucho tiempo para acomodarse en su nuevo cargo.

La elección de noviembre, y con ella las nuevas iniciativas en relación con los impuestos que impactarán grandemente los fondos para la educación pública, es inminente.

La Propuesta 30 es una medida respaldada por el Gob. Jerry Brown que generaría 8 mil millones de dólares en ganancias anuales al aumentar los impuestos a las ventas en el estado en un cuarto de centavo de dólar y aumentaría las tasas de impuestos para quienes ganen más de $250,000 y para las parejas que ganen por encima de los $500,000.

Si la iniciativa falla, dijo Morales, eso significará entre $8 millones y $12 millones de reducción en el presupuesto de Cal State San Bernardino, lo cual llegará por encima de las reducciones que ya ha tenido el presupuesto a través de los años. El sistema de Cal State University ha encarado recortes presupuestales anuales que totalizan casi mil millones de dólares, los cuales comenzaron desde 2007-2008.

Morales, quien comenzó en su nuevo empleo el 15 de agosto, asumió el cargo del Presidente Albert Karnig, quien se jubiló después de encabezar el campus por 15 años. Morales viene del Staten Island College en New York, donde él pasó cinco años como presidente. Nativo de New York, él es el cuarto presidente del campus de San Bernardino y el primer presidente Latino.

El dijo que era demasiado pronto para que el conociera todas las áreas en que se enfocara para que la universidad avance, pero que la iniciativa de los impuestos es inevitable.

“Estamos contemplando el desmantelamiento de la educación pública en California”, dijo Morales quien habla con voz suave, con su voz matizada por un acento del Sur del Bronx.

Él se dio cuenta de que las universidades públicas en california se consideraban en su momento como el ejemplo estelar a seguir.

Como presidente, Morales no puede asumir una posición en cuanto a la Propuesta 30 o la Propuesta 38, una iniciativa separada en cuanto a los impuestos que también está diseñada para ayudar a las instituciones educativas públicas. Pero, dijo, que él puede trabajar para educar a los estudiantes y la comunidad acerca del tema.

El campus ha diseñado su presupuesto para el año que viene suponiendo que la iniciativa no será aprobada. Si ese es el caso, dijo, el número de clases que se ofrecen se reduciría y algunos de los miembros del profesorado que trabajan medio tiempo serán despedidos. Funcionarios del sistema Cal State han dicho que el costo de la matrícula, la cual ha triplicado durante la última década, sería aumentada de nuevo.

“Eso va a impactar nuestra misión principal”, dijo Morales.

Aún si la Propuesta 30 es aprobada, eso no significa que los funcionarios se pueden relajar. “La aprobación de la iniciativa en los impuestos sólo detendrá la hemorragia”, dijo Morales. “No significa que tendremos una ganancia inesperada”.

Eso no será el final del enfoque de Morales en el dinero. Una de sus tareas principales, dijo él, será el buscar donaciones privadas para la universidad.

“Tenemos un reto el conseguir más dólares provenientes de los filántropos”, dijo él. “Voy a invertir mucha de mi energía para aumentar la infraestructura que permite recoger dinero. Tenemos nuestro 50 aniversario (del campus) en el 2015. Queremos lanzar una campaña capital con ese evento”.

El campus de Cal State es conocido por la diversidad de sus estudiantes. Como en las comunidades circundantes, tiene un alto porcentaje – 46 por ciento – de estudiantes latinos. La universidad también ha logrado en años recientes reclutar más estudiantes internacionales y de otros estados. Esos estudiantes no sólo añaden diversidad al campus, sino que pagan matrícula más alta por su procedencia de fuera del estado.

La semana pasada surgieron quejas cuando los funcionarios de la California State University dijeron que aunque muchos campus estaban paralizando la inscripción para la primavera para los estudiantes de California, aún se les da la bienvenida a los estudiantes de fuera del estado.

Morales dijo que es importante mantener un balance.

“Creo que hay valor en la diversidad en el cuerpo estudiantil”, dijo, “pero no podemos lograrlo a expensas de nuestros estudiantes de educación superior de California”.

Morales dijo que se siente afortunado por tomar las riendas en un campus que él dice se ha beneficiado de “la presidencia transformadora”, de Karnig.

“Esta es una institución que ha sido bien guiada y administrada”, dijo. “El personal docente está comprometido con los estudiantes. Se hace investigación de clase mundial. El Chronicle of Higher Education (recientemente) describió a Cal State San Bernardino como uno de los mejores lugares para trabajar, y lo sé de primera mano. Tengo una buena impresión de que las personas aquí se llevan bien”.

Sin embargo, hay una cosa acerca de lo cual se siente infeliz. Momentáneamente sintió nostalgia por Nueva York cuando sus zapatos se enpolvaron mientras posaba para un retrato.

“Una de las cosas que extraño”, dijo, “es un buen lugar donde haya un limpiabotas”.