ESTUDIO: No todas las ciudades en California dan la bienvenida a inmigrantes

 
1 de 3 Next Image

El Centro para el Estudio de Integración de los Inmigrantes, conocido en inglés por su sigla CSII (Center for the Study of Immigrant Integration) de la Universidad del Sur de California, Los Ángeles, publicó recientemente un estudio donde examinan el proceso de integración de los inmigrantes en California.

Esta investigación fue realizada por Manuel Pastor, Rhonda Ortiz, Vannesa Carter, Justin Scoggins y Anthony Pérez, quienes dividieron el estado en 10 regiones: Los Ángeles, Santa Clara, East Bay, San Diego, Sacramento, Orange, San Francisco, Inland Empire, San Joaquin y Fresno.

Indagaron aspectos como la movilidad económica y la participación civil de esos inmigrantes y buscan demostrar que el proceso de integración puede ser medido y mejorado. En cuanto al Inland Empire, el estudio concluye que la región hace poco para darle la bienvenida a los inmigrantes.

Además, en California y en el resto del país, la inmigración hacia Estados Unidos ha declinado en los últimos años, por lo cual publicar el estudio en este momento tiene mayor relevancia, concluyeron los investigadores.

“Colocamos juntas diferentes fortalezas y consideramos todos esos aspectos que pudieran ser medidos para entender la data de cómo las personas inmigrantes están progresando en los Estados Unidos”, dijo Manuel Pastor, director de CSII.

Mencionó como dato interesante que más de la mitad de las personas en California tiene al menos un padre inmigrante. Además dijo que la diversidad es un aspecto importante.

“Mientras que la mayoría piensa que todos los inmigrantes en el condado de Los Ángeles son de México, la realidad es que sólo el 31 por ciento de esos inmigrantes son mexicanos”, dijo Pastor.

En el Inland Empire, que abarca los condados de Riverside y San Bernardino, el crecimiento más grande de inmigrantes se inició hace dos décadas.

Aproximadamente, 909,000 inmigrantes viven en la actualidad en el Inland Empire, lo cual representaría el 22 por ciento de la población. Las estimaciones sugieren que el 77 por ciento de esos inmigrantes no están autorizados para residir legalmente en el país.

Uno de cada 25 niños es inmigrante en el Inland Empire, y el 42 por ciento de esos niños tienen al menos un padre inmigrante.

El estudio señala que el rápido crecimiento del Inland Empire provee a los inmigrantes nuevas oportunidades económicas. Además indican que el Inland ha sido la región de California con crecimiento continuo.

Existen dos categorías económicas para diferenciar entre el estado actual de los inmigrantes y cómo ese estado económico ha ido mejorado a través del tiempo.

El Inland Empire ocupa el sexto lugar en lo que respecta a estado actual de la economía de los inmigrantes. Aquí se midieron factores como vivienda, ingresos y fuerza de trabajo, entre otros aspectos.

Otra vez Santa Clara, San Diego, Sacramento, San Francisco y East Bay están en los primeros lugares en esta categoría. Los Ángeles ocupó el último lugar junto a Fresno, Orange y San Joaquín.

Mientras que el Inland Empire está casi al final, ocupa la posición número nueve en lo que se refiere a las mejoras económicas de los inmigrantes a través del tiempo.

“Las regiones rurales con pequeños centro urbanos como San Joaquín, Fresno y el Inland Empire, obtuvieron puntajes muy bajos, especialmente en lo que se refiere a ingresos salariales, mensaje de los medios informativos sobre los inmigrantes y el rendimiento académico”, dice el estudio.

Al combinar todos los indicadores, el Inland Empire ocupa el lugar número ocho de las diez regiones. Santa Clara encabeza la lista como la mejor región mientras que Fresno es la que resulta menos favorecida en el décimo lugar.

Al observar cada región por categoría, el Inland Empire ocupa el octavo lugar en lo que se refiere a ese sentido de bienvenida o acogida a los inmigrantes.

Esta categoría se midió por la habilidad de las preparatorias de preparar a las personas en el idioma inglés para su vida en los Estados Unidos. Así como por la disponibilidad de clases de inglés como segundo idioma, al igual que por el número de organizaciones sirviendo en los procesos de naturalización.

Educación y economia

Este estudio señala que la educación y etnicidad juegan un papel importante. Por ejemplo, en los condados Orange y Santa Clara hay una gran comunidad asiática que tiene títulos universitarios, y por consiguiente, posee mejores ingresos.

Si se observa el área de Silicon Valley, la mayoría de los inmigrantes son asiáticos con altos niveles educativos, y es justamente esa área de Santa Clara la que tiene la actitud de mejor acogimiento hacia los inmigrantes.

“Las clases y el aprendizaje de inglés aumentan las posibilidades de los inmigrantes de tener mejores trabajos, mejores salarios, y por consiguiente, ayudaría a los hijos de estos inmigrantes en las escuelas”, informó Pastor.

“Entendemos que estamos viviendo momentos económicos difíciles, pero hay mucho que se podría hacer. Por ejemplo, existen prácticas que se están realizando en algunos sitios que pudieran compartirse y reproducirse”, dijo Pastor.

A manera de ejemplo, Pastor informó que algunos empleadores en Los Ángeles ayudan a sus empleados inmigrantes con clases de inglés, en otros lugares como Santa Clara son las cámaras de comercio las que ofrecen ese servicio, mientras que otras cámaras de comercio también ofrecen servicios de naturalización.

Es interesante destacar que casi todas las regiones tuvieron una puntuación buena, al menos en una categoría.

Dos años de investigación

Vanessa Carter, analista de datos de CSII, informó que éste es un trabajo que se realizó en dos años; se enfocaron en 28 indicadores en las regiones y luego las compararon.

Uno de esos indicadores fue la educación. Carter expresó que la mayoría de los inmigrantes no tienen altos niveles educativos, y que precisamente esa un área que necesita incrementarse en el estado entero.

Los cambios podrían llegar del gobierno, dijo Carter.

“Se necesitaría tener a una persona en el gabinete del gobierno estatal que se encargue de los asuntos de los inmigrantes, esto daría una señal de bienvenida a los inmigrantes en el estado”, dijo Carter.

Economía e inmigración

“Tenemos que elaborar un plan para hacer de California un mejor lugar para todos los residentes”, dijo Reshma Shamsunder, directora ejecutiva del Centro de Políticas para Inmigrantes de California, conocido por su sigla en inglés como CIPC (California Immigrant Policy Center).

Shamsunder expresó que una economía fuerte crearía políticas de acogidas a los inmigrantes.

.

En este sentido coincide Stephen Levy, director del Centro para el Estudio Continuo de la Economía de California, conocido por sus siglas en inglés como CCSCE (Center for Continuing Study of the California Economy) en Palo Alto, Calif.

“Lo mejor que podemos decir acerca de la inmigración, es que no puede existir ninguna prosperidad si los inmigrantes no son parte de ese proceso”, dijo Levy.

Explicó que la generación nacida después de la segunda guerra mundial, los denominados ‘baby boomers’, empezarán a retirarse del mercado laboral, y esa fuerza debe ser reemplazada, y será, con los inmigrantes.

“Necesitamos dar el siguiente paso: desearíamos que esos inmigrantes puedan educarse mejor. Es imperativo que ayudemos a los hijos de esos inmigrantes a obtener estudios de educación superior. Tienen que mejorar su nivel educativo, tal como lo están haciendo los ‘dreamers’”.

Levy además expresó que se necesita que cada hombre, mujer y niño inmigrante logre su más alto potencial. “La integración es realmente importante para la economía de California”.

Otra de las organizaciones que apoyó ésta investigación fue PICO California, la red comunitaria de congregación de base más grande en el estado. Tiene 19 federaciones locales y posee presencia en 73 ciudades de California.

Rosa Aqeel, de PICO California, señaló que “nos asociamos a este centro para explorar la posibilidad de tener una conversación que pudiera ser útil para ayudar”.

Considera que los retos más grandes lo enfrentan los inmigrantes indocumentados, ya que aspectos sencillos de la vida cotidiana pueden resultar incómodos y de soluciones complejas, como por ejemplo, el hecho que no tengan una licencia de conducir.

“Lo que pretende este análisis es que los gobernantes locales creen políticas que prevengan a una persona a conducir a su sitio de trabajo o llevar a sus hijos a las escuelas. Consideramos que este tipo de políticas no favorecen la acogida de los inmigrantes”, dijo Aqeel.

Más datos de este estudio

“Históricamente, temas relacionados con la inmigración han sido tratados a nivel nacional. Pero recientes inacciones del gobierno federal en estos temas han empujado políticas de acciones a un nivel más local, donde los inmigrantes y sus familias viven su vida cotidiana”, se lee en el estudio.

En el año 1860, cerca del 40 por ciento de la población en California era inmigrante. Hoy día esa cifra está alrededor del 27 por ciento.

Esta investigación señala que uno de los roles vitales de los inmigrantes en el estado dorado ha sido el crecimiento y desarrollo económico.

“Los inmigrantes han hecho significantes contribuciones a la región vemos la integración de los inmigrantes como un proceso dinámico de dos vías, en el cual los recién llegados reciben de la sociedad responsabilidad e integración. Ambos se benefician – sociedad e inmigrantes – y trabajan juntos para construir comunidades seguras, vibrantes y cohesivas”, señala el estudio.

En lo que respecta al compromiso civil, el Inland Empire ocupó la posición ocho. Este indicador se determinó por la habilidad de los inmigrantes en votar, cuyo proceso explican está también relacionado con el entendimiento del idioma inglés.

En sus conclusiones se lee que este estudio no está finalizado, sino que es el inicio.

Manuel Pastor, director del Centro para el Estudio de Integración de los Inmigrantes expresó que este trabajo es “un mensaje de integración para los inmigrantes”.

Además consideró este estudio como una herramienta constructiva que mide el éxito de integración de los recién llegados en esas 10 regiones de California.

“Nosotros esperamos que esta investigación sirva al menos para dos propósitos: uno para que los legisladores y organizadores encuentren políticas prometedoras y modelos de acciones en sus regiones, y dos, para resaltar una agenda común a través de todas las regiones en el estado de California”, dicen los investigadores en el estudio.