EDUCACIÓN: Temecula, otras escuelas no cumplen con metas federales

DAVID BAUMAN/THE PRESS-ENTERPRISE
La maestra Teresa Cubbedge trabaja con un estudiante el jueves 11 de octubre en la Primaria Alamos en Murrieta. Esta primaria tiene el Índice de Desempeño Académico (API) más alto que otras escuelas dentro del Condado de Riverside.
2 de 2 Previous Image

Al utilizar las medidas establecidas por el estado, el Distrito Escolar Unificado de Temecula es el de mejor desempeño en el Condado de Riverside. Pero el mismo distrito quedó corto en cuanto a los estándares académicos de este año y ahora enfrenta sanciones por primera vez.

La Preparatoria del Valle de Temecula es una de muchas escuelas de alto desempeño en los distritos escolares del Inland que ya no pueden mantenerse al paso de los elevados estándares federales que algunos educadores califican de poco realistas y están siendo desafiados en California.

“Es desalentador”, comentó Bob Brown, presidente del Concejo Escolar de la Preparatoria del Valle de Temecula. “Sabíamos que ningún distrito escolar podría cumplir con esos estándares. No sé por qué no son corregidos”.

La mayoría de los distritos escolares del Inland ya se encuentran en la lista de escuelas deficientes. Entre estos están los distritos escolares de Corona-Norco, Hemet, Murrieta, Redlands, Riverside y la Ciudad de San Bernardino. Los distritos de Val Verde y Romoland, los cuales volvieron a la lista de escuelas deficientes después de escapar de la categoría por un par de años, se encuentran ahora nuevamente enfrentado sanciones, de acuerdo a datos presentados el jueves 11 de octubre.

Oficiales del Distrito Escolar Unificado de Menifee decidieron no recibir fondos federales el año pasado y así evitar las sanciones.

Los sistemas federal y estatal evalúan a las escuelas de diferentes maneras.

Los distritos y complejos universitarios de que muestran progreso reciben una buena calificación en el Índice de Desempeño Académico de California. Pero eso a menudo no es suficiente para cumplir con el estándar federal, conocido como Progreso Anual Adecuado.

Bajo el sistema estatal, las escuelas son recompensadas por mejorar y no incurren penalidades. El sistema federal tiene metas específicas para niveles de proficiencia en matemática e inglés. Las metas se elevan cada año hasta alcanzar un 100% de proficiencia para el 2014. Bajo la ley federal “No Child Left Behind” (ningún niño rezagado), si todos los estudiantes o grupos específicos como aquellos con discapacidades o aprendices de inglés, no cumplen con los estándares, las escuelas y distritos pueden ser sancionados. Las sanciones aplican solamente a aquellas escuelas cuyos distritos reciben fondos federales de “título 1”, los cuales ayudan a los estudiantes que viven en niveles de pobreza.

Las primeras sanciones incluyen la oportunidad para que los estudiantes se transfieran a otras escuelas y reciban tutoría de otras fuentes. In etapas avanzadas, los distritos pueden cambiar a los administradores escolares, remplazar a los maestros o convertir a las escuelas en entidades autónomas subvencionadas (charter schools).

A nivel estatal, más de 4,400 escuelas y 485 distritos escolares se encuentran en el programa federal de sanciones, de acuerdo al Departamento de Educación de California. Eso incluye a 699 escuelas y 61 distritos que ingresaron al programa por primera vez este año, de acuerdo a datos presentados el jueves 11.

“Las metas que la entidad federal nos ha dado, son extremadamente difíciles de cumplir”, comentó Diana Damon White, directora de programas especiales para la preparatoria del Valle de Temecula. Y mientras más mejoren los estudiantes es más difícil seguir cumpliendo con las metas federales, agregó.

Buscando alivio

Oficiales de California han buscando alivio contra la presión de los estándares federales – en la forma de una exención del Departamento de Educación – pero los oficiales federales no han respondido a las solicitudes.

“Mientras esperamos por la flexibilidad que necesitamos, no vamos a permitir que un sistema errado nos distraiga del trabajo que estamos haciendo para ayudar a las escuelas a mejorar”, comentó el superintendente estatal Tom Torlakson, en un comunicado de prensa.

En el Condado de San Bernardino, 69 escuelas que cumplieron o excedieron la meta estatal de 800 sobre el Índice de Desempeño Académico se encuentran ahora en la lista federal de escuelas de pobre desempeño.

El Distrito Unificado de Redlands, hogar de algunas de las escuelas primarias de mejor desempeño en el condado, ha estado en el programa por tres años. Aun así el distrito obtuvo una calificación de 825 en el Índice de Desempeño Académico este año, sobre los 800 requeridos por el estado.

“Decir que son deficientes simplemente no tiene sentido”, comentó Dan Evans, vocero del superintendente del Condado de San Bernardino. “Es definitivamente un mensaje cruzado”.

Hasta que el estado reciba una exención de los requerimientos federales, hay poco que las escuelas pueden hacer para seguir trabajando duro, agregó.

Al menos 33 estados han recibido exenciones federales hasta ahora, de acuerdo al sitio de Internet del Departamento de Educación. California solicitó una en junio. Sin embargo, la solicitud del estado fue diferente a las de otros estados. La mayoría de los estados estuvo de acuerdo con las políticas federales como parte de su solicitud, pero el pedido de California fue más limitado.

Una de las metas de la exención es recudir el número de escuelas identificadas como deficientes, “Una calificación formal que ha confundido a los padres y al público, desmoralizado a los maestros, y congelado fondos”, alegaron oficiales estatales en un comunicado de prensa cuando la solicitud fue hecha.

El estado espera una respuesta a su solicitud, según Pam Slater, vocera para el Departamento de Educación de California.

Un elemento ‘de tonterías’

Guy Romero, asistente del superintendente para el Distrito Escolar Unificado de Murrieta, dijo que cuando No Child Left Behind fue implementado los educadores pensaron que eventualmente las escuelas que reciben fondos federales terminarían en el programa de sanciones o que el programa seria abandonado antes de llegar a ese punto.

“Ahora todo mundo acepta que es un déjate de tonterías”, comentó Romero, cuyo distrito es el segundo en el Índice de Desempeño Académico en su condado con una calificación de 854.

De las seis escuelas de Temecula que reciben fondos de “título 1”, cinco se encuentran ahora en el programa de sanciones, comentó. Las sanciones, pueden ser una pérdida de tiempo y también muy costosas, agregó Romero, cuyo distrito cuenta con 20 escuelas.

Tammy Hunter-Wethers, directora de la Escuela Primaria Rail Ranch en Murrieta, dijo que ha sido un desafío celebrar la calificación de 880 puntos de su escuela en el Índice de Desempeño Académico (API por sus siglas en inglés), un aumento de 37 puntos con relación al año pasado, y al mismo tiempo admitir las carencias del complejo educativo bajo la normativa del sistema federal.

“El hecho de seguir mejorando te hace sentir orgullosa”, comentó. “Sólo trato que todos sigan motivados”.