MÚSICA: El ‘grandote de Zacatecas’, Pepe Aguilar, en concierto en Highland

ALEJANDRO CANO/ESPECIAL PARA LA PRENSA
El grandote de Zacatecas, Pepe Aguilar, se presentó en el Casino San Manuel en Highland el jueves 18 de octubre.
2 de 5 Previous Image Next Image

Para cuando la Banda Viento de Oro del área de Chino comenzó a retumbar las paredes del auditorio del Casino San Manuel en Highland el jueves 18 de octubre, “La Voz” Pepe Aguilar, había deleitado a sus seguidores con sus más populares canciones acompañado del Mariachi Zacatecas por más de hora y media.

Temprano en la tarde, el también compositor y productor vendedor de más de 12 millones de discos a nivel mundial, había sido homenajeado por la publicación norteamericana Billboard con el premio Legado por su larga trayectoria musical y su influencia en otros artistas de varios géneros durante la entrega de premios Billboard de la Música Mexicana realizado en el auditorio Shrine de Los Ángeles.

“Vengo picado”, dijo el cantante a lo que la multitud respondió con un caluroso aplauso. “Estoy muy orgullosos de recibir tan distinguido premio el cual se lo debo a ustedes”.

Pepe Aguilar arribó a su segundo concierto en San Manuel “satisfecho… y cansado” luego de un viaje de 68 millas en un helicóptero modelo Agusta A109 desde la zona de Los Ángeles evitando así el odiable tráfico.

El súperestrella se presentó ataviado con el tradicional traje de charro negro con abotonadura plateada e interpretó canciones de su más reciente disco titulado “Más de un camino”, el cual incluye canciones como “Lado obscuro” del compositor Fato; “Le pido a Dios” de la inspiración de Reyli y Ferra; y “Creo en ti” de Estefano Salgado y Julio Reyes, entre otras.

El ganador de innumerables premios incluyendo siete premios Grammy, y 13 Premios lo Nuestro, quien ha sido inmortalizado plasmando sus huellas en el Paseo de la Fama en Hollywood junto a su fallecido padre el señor Antonio Aguilar, también interpretó canciones que lo lanzaron al estrellato, tales como “Perdóname”, “Me vas a extrañar”, “Recuérdame bonito”, “Por mujeres como tú”, y “Miedo” entre otras.

El oriundo de San Antonio, Texas que creció en los escenarios acompañando a sus padres Antonio Aguilar y Flor Silvestre, demostró su calidad humana, carisma y presencia en los entarimados aceptando gustoso los tragos y aplausos del emocionado público.

En momentos, Pepe Aguilar se mostró cansado pero tomo un segundo aire cuando la Banda entonó canciones tales como “Son las dos de la mañana”, “Mi gusto es”, y “Serenata con la banda”, entre otras, las cuales enardecieron al público en general.

Con una excelente iluminación y sonido, el concierto transcurrió sin mayores problemas técnicos, aunque de haber existido, a la gente le hubiera importado poco, al fin de cuentas, admirar al “grandote” es a lo que fueron personas del todo el Sur de California, incluyendo un ramillete de seguidoras del área de Los Ángeles.

Y es que su privilegiada voz enamora, hipnotiza al fan y lo coloca al borde de la pasión. Por su disciplinada y respetuosa relación con el público, Pepe Aguilar se ha mantenido en el corazón de muchos.

Su futuro es prometedor. Promete, a través de giras y grabaciones de discos, continuar deleitando a sus fanáticos pero lo más importante, continuará poniendo el nombre de México muy en alto.