ELECCIÓN 2012: Perfiles del sufragio

OLGA ROJAS/LA PRENSA
Angel Arias.
1 de 21 Next Image

Lorraine Armenta, representante de Registro de Votantes del Condado de San Bernardino dijo que en lo que iba del día no habían tenido ningún problema.

“En algunos casos debido a la [redistribución de distritos] los votantes tienen que ir a una casilla distinta a la que votaron en las elecciones pasadas”, dijo Armenta. “Pero no hemos tenido ningun problema o incidente”.

En San Bernardino se instalaron 444 casillas electorales y en 50 ubicaciones aceptaron boletas de aquellas personas que no alcanzaron a mandar su voto por correo, dijo Armenta.

----

Alrededor de las 5 pm, Susana Aguilar, de 41 años, quien se desempeña como operadora de la compañía de gas, se dirigió al Centro Comunitario La Sierra en Riverside para votar en compañía de su hija, Roxana Gaitán, de 18 años.

“Es mi primera vez, estoy muy emocionada. Necesito votar por el presidente Obama, así voy a tener seguro [médico] por mi mamá”, dijo la estudiante.

De las proposiciones, Gaitán sólo dijo conocer dos de ellas.

“Voy a votar sí en la 30. Necesitamos más dinero para nuestras escuelas, y ‘no’ en la 32”.

Mientras que su madre, Susana Aguilar, reconoció que “la verdad no hice mi tarea. No sé nada de las proposiciones, así que no voy a votar por ninguna de ellas… y tampoco me voy a quejar de lo que pase. Por lo que no sé, no voy a votar”.

Helen Penunoir, inspectora de ese lugar de votación en el Centro Comunitario La Sierra ha trabajado en tres procesos electorales, y ésta era su primera vez como inspectora.

“Hemos visto toneladas de personas a lo largo del día, quizás más de 200, de una gran diversidad étnica, afroamericanos, hispanos, anglos y algunos asiáticos”, expresó.

Comentó que se había presentado ninguna irregularidad con las computadoras. Pero reconoció que sí habían tenido que entregar unas 80 boletas provisionales a personas que no estaban en las listas, quienes solían votar en ese lugar.

Aguilar, así como su hija, fueron algunas de ellas.

“Nos tardamos un poco porque nuestros nombres no estaban en los registros, pero nos dieron una boleta provisional”, dijo Aguilar. Sin embargo, su hija comentó, “estoy feliz porque vi a muchos latinos votando”.

----

El nombre de Gisela González, de 24 años y residente de Ontario, no estaba en la casilla que le correspondía. Tuvo que votar en una boleta provisional. Estas boletas se colocan en un sobre amarillo, deben llevar incluida la razón y los últimos cuatro números del seguro social o el número de licencia.

----

Noemí Guadalupe Valencia, de 24 años, no eligió a ningún candidato. Sin embargo, iba preparada para elegir las propuestas por las que votaría. Su madre le enseñó que “era importante votar”, dijo la residente de Chino.

“En la elección pasada voté por Obama pero ahora no me convenció ninguno de los candidatos”, dijo Valencia. “De todas formas voto porque si no la otra gente lo hace por nosotros”.

Valencia fue a votar acompañada de su esposo, José, y de su hija, Brianna Valencia.

----

Aunque no eran multitudes, la afluencia era continua. Hasta las 3 p.m. la casilla electoral localizada en Chino Valley Masonic Lodge, sobre la Avenida Riverside, seguía recibiendo al electorado del Inland Empire.

----

Elizabeth Moreno de 53 años y Hortencia Moreno de 66 años, salieron a votar a la casilla electoral localizada en Friendship Missionary Baptist Church en Ontario.

“Siempre hemos vivido aquí. Salgo a votar porque tengo derecho a elegir al presidente que me represente”, dijo Elizabeth Moreno.

“Nosotras también les decimos a nuestras amigas que salgan a votar”, añadió Hortencia Moreno.

----

Jesús Ramírez, de 51 años, es ciudadano desde 1993. Este residente de Ontario salió a votar porque cree que es necesario para mejorar “nuestra vida, nuestra comunidad, nuestras escuelas y la vida de nuestros hijos”.

----

Bladimir y Olivia Castro de 40 y de 35 años, respectivamente, votaron antes del medio día en un precinto en Chino.

“Más vale un voto que mil marchando”, dijo Bladimir Castro quien trabaja en el Distrito Escolar Unificado del Valle de Chino.

----

Alrededor de las 7:30 a.m. en el Centro Comunitario Ysmael Villegas del vecindario Casa Blanca en Riverside, se observaron algunas personas acercándose allí para votar.

La línea de votantes no estaba muy grande, un promedio de entre diez a quince personas que quizás se tomaban la misma cantidad de tiempo para ejercer su sufragio.

Una de esas votantes fue April Arias, de 39 años, nacida en esa comunidad esta mujer expresó que siempre sale a votar el día de la elección “porque siento muy seriamente los temas en la boleta electoral y de los argumentos que los candidatos presidenciales representan”.

Arias expresó que siempre le gusta asistir al lugar de votación porque le gusta ver a la comunidad congregarse para votar. Afirmó que está acostumbrada a eso, en respuesta de por qué no votó temprano.

“Vengo de una familia cristiana, mi tío es un pastor. Platicamos mucho sobre estas elecciones de ciertos temas como el matrimonio de personas del mismo sexo, aborto y la protección del estado de Israel”, mencionó Arias.

En cuanto a los candidatos, sólo hizo referencia a los nominados locales, y expresó que le hubiera gustado votar por el concejal Andy Melendrez para alcalde, pero que no logró llegar a la recta final.

“Apoyo a Medina”, dijo, refiriéndose a José Medina, candidato demócrata a la asamblea legislativa del estado por el Distrito 61.

“Mi hermana trabaja para el estado de California y es miembro del sindicato”, expresó.

Arias estaba preparada con el modelo de la boleta electoral donde tenía marcada sus preferencias acerca de las once proposiciones.

“Marqué las proposiciones antes de venir aquí, las he estado analizando durante el último mes”.

Arias considera que especialmente las mujeres deben salir a votar. Además mencionó interés por la comunidad hispana. “Me entristece saber que los latinos no salimos a votar tanto”, dijo esta joven quien trabaja en el Departamento de Recursos Humanos de la Fuerza Aérea.

----

Ángel Arias, de 22 años acaba de egresar como sociólogo de la Universidad de Princeton. Nacido en Santa Ana, Calif., ha vivido en la comunidad de Casa Blanca en Riverside, desde que tenía 4 años.

“Me sentí un poco ofendido cuando me pidieron mi identificación para votar, porque estoy un poco educado sobre las leyes de votación. Pero después entendí que el funcionario no entendía mi apellido, quizás porque era un señor mayor y no escuchaba”.

Arias informó que tenía memorizadas sus preferencias en cuanto a las proposiciones electorales, las cuales resultaron controversiales entre su familia, ya que una hermana es miembro de un sindicato y la otra trabaja en un pequeño negocio.

“Este año mi mamá se hizo ciudadana y votó por primera vez. La llevé a votar al registro de votantes. Pero hoy vine hasta el centro de votación para traer y obligar a mi hermana [Nancy Uribe, 39] para que también votara”, comentó.

“Del único candidato que voy a decir algo es sobre José Medina, aunque no fue mi maestro en la Preparatoria Poly, sí fue mi mentor porque era el tutor del grupo Mecha”, dijo.

Devanny Sierra, trabaja en Starbucks sobre Central y Walnut en Chino, dijo que en el transcurso de la mañana había pasado por Starbucks mucha gente con su calcamonía de “I Voted”.

“Es importante ver a toda la gente que está participando. Nosotros les estamos regalando una pulsera por haber votado”, dijo Sierra, de 25 años y residente de Pomona. “Yo ya voté”.

----

La Escuela Primaria Anna Borba en Chino ha registrado participación continua desde las 7 a.m. cuando abrieron las casillas.

----

Araceli Ramírez residente de Chino, de 54 años de edad está participando como trabajadora de casilla bilingüe.

“Tengo año y medio participando con el Registro de Votantes de San Bernardino,es importante hacerlo, lo hago porque es un privilegio”.

Ramirez dijo que un día un agente de inmigración le preguntó que por qué no votaba y eso la hizo pensar en que tenía que involucrarse en el sistema mucho más.

“Tengo tres hijos y ahora siempre votamos en familia. Discutimos y decidimos”, dijo Ramírez.

----

Anastasia Tatum, tiene 23 años, y está participando en las elecciones desde el 2008.

“Ha habido una participación mucho más grande que la de junio”, dijoTatum. En este precinto el único problema que se ha presentado es un poco de confusión por la redistribución de distritos, lo cual también suele cambiar el lugar de votación.

Tatum, una residente de Chino, dijo que “Hay mucha gente que hace esto por dinero extra en este día. Yo lo hago porque votar es un proceso que nos beneficia y quisiera que las demás personas lo hicieran también por esto”.

----

Eran las 10 de la mañana cuando Israel Estremera, de 82 años, y Lisby García, de 70 años, salieron de la casilla electoral en Chino.

“Ya votamos y nos vamos contentos”, dijo Estremera. “Somos Demácratas”.

“Tenemos muchas posibilidades de ganar, vamos a ver como va la elección”, dijo Garcia. Ambos dijeron que se pasarían parte del día en el Senior Center de su comunidad para esperar los resultados.

----

Homero Lobato votó en la iglesia Our Lady of Hope Parish en la ciudad de San Bernardino.

Síganos en Facebook: La Prensa del Inland Empire.