DESIERTO: Raúl Ruiz gana contienda por el Distrito 41 del Congreso

DAVID BAUMAN/THE PRESS-ENTERPRISE
Raúl Ruiz, un Demócrata recién llegado al campo de la política, y médico en la sala de emergencias del Valle de Coachella, le tumbó el puesto al Congreso que por muchos años tuvo Mary Bono Mack, Republicana por Palm Springs.
Esta foto de Ruiz lo muestra en una visita de campaña en UC Irvine donde también estuvo el Presidente Bill Clinton a finales de octubre 2012.
1 de 2 Next Image

“Ustedes son la razón por la que tenemos una oportunidad de ganar”, comentó Ruiz, doctor de sala de emergencias, a partidarios en el Casino Morongo en Cabazon. “Ustedes son la razón por la cual la nación observa con interés el resultado final”.

Ruiz, un Demócrata recién llegado al campo de la política, fue visto inicialmente como alguien con muy pocas oportunidades de ganar la contienda. Mary Bono Mack, Republicana por Palm Springs, había sido desafiada con anterioridad y había derrotado fácilmente a cada uno de sus rivales.

Sin embargo, Bono Mack anunció el miércoles 7 de noviembre que esperaría al último conteo electoral del Distrito 36 al Congreso, antes de ceder ante su contrincante. El miércoles la cifras quedaban en 51.4 por ciento para Ruiz y 48.6 por ciento para Bono Mack y Ruiz llevaba la delantera con unos 4,600 votos.

Esto es con todos los recintos electorales contados; el Condado de Riverside aún esperaba contar unas 183,000 boletas por correo, provisionales y algunas dañadas. No se está claro cuántos de esos votos eran para el Distrito 36.

Para esta contienda, los Demócratas y sus aliados pusieron más de un millón de dólares en la campaña de Ruiz y superaron a los Republicanos en el distrito en términos de empadronamiento de votantes.

Bono Mack dejó la reunión de su partido a tempranas horas para observar el resultado de la contienda desde casa e instó a sus partidarios a hacer lo mismo, comentó su vocero, Jim Specht.

Ruiz era virtualmente desconocido al inicio de la contienda, pero organizó una agresiva campaña con un significativo apoyo financiero de su partido y otros grupos. Los Republicanos y sus aliados políticos eventualmente respondieron al desafío, inyectando efectivo en la contienda.

Finalmente, grupos con intereses especiales invirtieron más de $3 millones, con ambas partes lanzando fuertes campañas de ataque. Los Demócratas caracterizaron a Bono Mack como alguien que no entendía la realidad de su distrito, mientras satisfacía a intereses especiales en Washington. Los Republicanos pintaron a Ruiz como un candidato con intensas posturas liberales y desagradables asociaciones con grupos radicales.

En los días anteriores a la elección, observadores políticos profesionales catalogaron a la contienda como el juego de cualquiera.

El Distrito 36 del Congreso incluye a Hemet, San Jacinto, Banning, Beaumont y a las comunidades del desierto de Riverside.