POMONA: Nuevas caras en el Concejo Municipal

  /CORTESIA
Elliott Rothman, alcalde de Pomona

La cara del Concejo Municipal de Pomona cambió de manera abrupta la noche del martes 6 de noviembre durante las elecciones presidenciales cuando dos de los cuatro titulares fueron derrotados por sus adversarios políticos, generando esperanza entre la comunidad inmigrante.

Y es que según los resultados extra oficiales de la Oficina de Registro de Votantes del Condado de Los Angeles, la titular Danielle Soto fue derrotada por el candidato abogado de profesión John Nolte, quien recibió 1,537 votos comparado con 793 votos de Soto. Nolte se convierte ahora en el concejal del distrito 1 de la ciudad de Pomona.

Nolte dejó muy atrás a sus adversarios políticos Rubio González y Virgilio Doniza, quienes según los resultados recibieron 461 votos y 214 votos, respectivamente.

Nolte corrió una campaña limpia cuya plataforma política incluyo generar empleos seguros, reducir la violencia, e implementar programas que beneficien a la juventud.

“Me siento muy honrado y feliz y a la vez un tanto abrumado por tanto apoyo y confianza. Nunca esperé un resultado tan favorable, eso refleja que la comunidad necesita un cambio. La comunidad necesita sentirse segura y protegida, y eso haré. Trabajaré para darles la paz que se merecen”, comentó Nolte. “Mi compromiso es con la comunidad de Pomona. Trabajaré y colaboraré con mis colegas para asegurar que Pomona sea lo que antes fue, una ciudad prospera y segura”.

Por su parte, el titular Stephen Atchley fue derrotado contundentemente por Debra Martín para adjudicarse el asiento a concejal del Distrito 6 tras recibir 1,419 votos, muy por encima de Atchley quien recibió 761 votos. Robert Torres, hijo de la actual asambleísta de origen guatemalteco Norma Torres, recibió 1,235 votos, mientras que Ron Vander Molen recibió 826 votos.

Martín, residente de Pomona desde 1985 y cuya plataforma política se baso en transformar y embellecer Pomona a través de proyectos de infraestructura, es también líder comunitaria que defiende el medio ambiente. Martín criticó severamente al concilio actual durante su campaña por aprobar la construcción de un basurero y por poner al borde del cierre a la biblioteca municipal.

Martín no pudo ser contactada inmediatamente por La Prensa.

Por su parte, Juan Carlos García Juárez no pudo desbancar a la titular Paula Lantz luego de recibir 90 votos menos que la experimentada concejal del Distrito 4. Según los resultados extra oficiales, Lantz retuvo el escaño tras recibir 1,51 votos, mientras que Juárez recibió 1,461 votos. Un tercer candidato, Candace Barry, terminó en tercer lugar luego de obtener 592 votos.

Lantz, quien ha representado a Pomona desde 1991, recientemente formo un comité especial para evitar el cierre de la biblioteca municipal. Lantz sin embargo fue criticada por miembros de la comunidad por apoyar la construcción de un basurero a escasos metros de varias escuelas primarias.

En la carrera por la alcaldía de Pomona, Elliott Rothman retuvo el escaño tras vencer al actual concejal Freddie Rodríguez con una amplia diferencia de 4,080 votos. Tomós Ursua terminó en tercer lugar tras recibir 4,331 votos.

Rothman fue también criticado por la comunidad por las mismas razones e incluso fue acusado de brindar favores a compañías que aportaron dinero a su campaña. Rothman fue electo a la alcaldía de Pomona en 2008. Semanas antes de las elecciones, Rothman fue detenido por las autoridades bajo sospecha de conducir bajo la influencia del alcohol. Después de una investigación minuciosa los cargos fueron retirados, generando descontento entre la comunidad.

Benjamín Wood, activista local, indicó a La Prensa que la nueva cara genera esperanza en la comunidad en la lucha contra los “excesos” de la policía y le brinda a la lucha “dos nuevos aliados”.

“La esperanza hubiera sido más grande si algunas medidas hubieran sido aprobadas, pero por ahora tenemos dos nuevos concejales que entienden el sentir del pueblo”, indicó Wood.

El activista se refirió específicamente a la medida U, la cual hacia un llamado a la modificación de la constitución municipal. La medida recibió 11,956 votos en contra y 9,266 votos a favor. Por su parte, la medida T, la cual hubiera establecido un sistema de elección abierta en vez de por distrito, recibió 11,869 votos en contra y 10,028 a favor, para ser rechazada.

La medida V, la cual pedía el aumento de impuesto general, falló tras recibir el 51.7 por ciento de los votos, mientras que su similar, la medida W, corrió con la misma suerte tras recibir el 75.4 por ciento de votos en contra.

Mientras tanto, los votantes aprobaron de manera contundente la medida X, la cual aumenta el impuesto sobre parcelas para beneficio de la biblioteca municipal. La medida recibió el 60.2 por ciento de los votos para ser aprobada.