GUATEMALA: Murió niño nacido en California a causa de sismo

  /THE ASSOCIATED PRESS
El viernes, 9 de noviembre, personas cargan 10 ataudes de la familia Vásquez, quienes murieron en un terremoto que sacudió a San Cristobal Cucho, Guatemala el 7 de noviembre.
1 de 5 Next Image

SAN CRISTOBAL COCHU, Guatemala — Aldo Domínguez Vásquez nació en Santa Clara, California, cuando sus padres emigraron sin papeles a Estados Unidos. El niño murió soterrado junto a nueve tíos y primos y se convirtió en la primera víctima estadounidense del terremoto se 7.4 que afectó gravemente la región noroeste de Guatemala.

“Aldo era estadounidense, nació allá”, dijo el viernes, 9 de noviembre, durante el entierro su primo Julio Vásquez.

Domínguez, de 11 años de edad, es una de al menos 52 víctimas que murieron en el devastador terremoto del 7 de noviembre que derribó gruesas paredes de adobe, provocó deslizamientos de tierra que obstruyeron carreteras, y afecto a más de 1.2 millones de personas en el peor terremoto que haya sacudido Guatemala desde 1976.

Domínguez nació el 27 de diciembre de 2000 en un hospital de Santa Clara según su partida de nacimiento y su pasaporte emitido en el estado de California, a los cuales tuvo acceso The Associated Press.

Dada su nacionalidad, autoridades dijeron que el ministerio público no permitiría el entierro en Guatemala sin el consentimiento de los padres quienes aún residen en California.

Antulio Pérez, funcionario del Registro Nacional de Personas en el departamento de San Marcos, explicó que los padres se presentaron al consulado guatemalteco para que el mismo tramitara el entierro del niño en Guatemala con el beneplácito de la embajada de Estados Unidos en Guatemala.

Domínguez, falleció en una avalancha en una cantera de piedra donde trabajaba con ocho des sus primos y tíos extrayendo piedra pómez, comúnmente usada para fabricar ladrillos utilizados en la construcción de edificios. El más joven de sus primos tenía tres años de edad.

El presidente del país, Otto Pérez Molina, declaró el estado de calamidad en siete provincias y anunció que se destinarán 63 millones de dólares para reconstruir los poblados devastados.

Un millón de personas resultaron afectadas por el desastre natural y seis millones más aún están en riesgo por las réplicas del terremoto.

El epicentro del sismo se ubicó a 32 kilómetros (20 millas) de profundidad, mar adentro, y a 24 kilómetros al sur del poblado de Champerico, de acuerdo al Servicio Geológico de Estados Unidos.

Este terremoto es el más fuerte que se ha registrado desde que el 4 de febrero de 1976 cuando un sismo de 7.5 dejó 23,000 muertos y miles de heridos al norte de la capital.

El desastre natural aún es recordado por los residentes del país centroamericano como una de las más grandes tragedias de las últimas décadas.