CANTERA LIBERTY: Tribu Pechanga compró terreno que hubiera sido una mina abierta

KURT MILLER/THE PRESS-ENTERPRISE
Marc Macarro, presidente del Concejo de la Tribu Pechanga, habló contra la cantera durante una audiencia en la Junta de Supervisores del Condado de Riverside el 30 de enero 2012.
Finalmente la disputa entre Pechanga y Granite Construction llegó a un acuerdo el 15 de noviembre 2012.
1 de 4 Next Image

La Tribu Pechanga de Indígenas Luiseños llegó a un acuerdo el jueves 15 para adquirir el sitio de la propuesta cantera Liberty, llevando a su fin planes para una mina a campo abierto que se convirtió en el proyecto de uso de tierra más polémico en la historia del Condado de Riverside.

El promotor de canteras, Granite Construction, venderá los 354 acres del sitio, al sur de Temecula, a la tribu por $3 millones.

La compañía recibirá otros $17.35 millones de Pechanga como parte de otro acuerdo para finalizar la disputa por la cantera.

Bajo el acuerdo, Granite Construction acepta no operar una cantera en un radio de seis millas al norte, o tres millas al sur del sitio hasta el 2035. Si la compañía quiere construir otra mina fuera del área restringida, la tribu ayudará a evaluar potenciales ubicaciones para asegurase que no infrinja en recursos culturales o históricos.

Más de 100 personas se reunieron en la cima del estacionamiento del Casino Pechanga para una ceremonia documentado el acuerdo. La políticamente influyente y afluente tribu se opuso vigorosamente a la cantera, diciendo que destruiría un sitio sagrado.

“La montaña es el sitio de creación de nuestra gente”, comentó Mark Macarro, jefe de la tribu. “Es el Jardín del Edén para los luiseños y una causa que amerita luchar hasta el final”.

Pláticas entre la tribu y Granite Construction iniciaron el julio, según Macarro.

Los oficiales también apuntaron al proceso gubernamental que permitió que el proyecto avanzara hasta donde lo hizo.

El supervisor del condado, Jeff Stone, quien se opuso a la cantera y quien representa al área de Temecula, dijo que los oficiales públicos necesitan “aprender por ejemplo que cuando los ciudadanos hablan, tienen que ser escuchados. Y en el caso de Temecula, respetados”.

En un comunicado escrito, el presidente de Granite Construction, James H. Roberts, dijo, “Granite tiene una larga historia de cooperación con las personas en las comunidades donde trabajamos y está satisfecha de haber alcanzado una solución equitativa con la Tribu Pechanga con respecto a este proyecto. Seguimos comprometidos con el occidente de los Condados de Riverside y San Diego y esperamos aumentar nuestras actividades de negocios en el área”.

Chuck Washington, alcalde de Temecula y cuya ciudad gastó más de $1 millón luchando contra la cantera, dijo estar emocionado al escuchar del acuerdo.

“En un principio pensé que era una broma, pero me siento muy emocionado”, comentó. “Es espectacular”.

Dueños de Granite Construction todavía quieren construir una mina en o cerca del Condado de Riverside. Granite no ha encontrado otro sitio y no tiene una agenda de para cuándo y dónde lo hará, dijo Karie Reuther, vocera de Granite.

Granite insiste que el mercado local necesita una instalación de conglomeración porque los camiones que transportan el material lo tienen que hacer desde largas distancias, y eso “no son sostenible ni para la economía ni para el medio ambiente”, dijo Reuther.