PERRIS: Observadores asombrados por victoria de un novato político

FRANK BELLINO/THE PRESS-ENTERPRISE
Julio Rodríguez, 27, es un novato en la política. Sin embargo, se llevó la victoria el 6 de noviembre y ahora es concejal de Perris.
1 de 2 Next Image

Julio Rodríguez gastó $500 en su campaña por el concejo municipal de Perris. No envió materiales por correo, o utilizó llamadas telefónicas automatizadas.

No es miembro de ningún club. No cuenta con experiencia política y sólo ha asistido a un par de reuniones del concejo municipal. Ni siquiera tenía una declaración de campaña en la boleta.

Pero ganó.

El traductor médico de 27 años y recién llegado al campo de la política recibió más votos que cualquier otro candidato en la contienda.

Rodríguez recibió 4,837 votos, o el 30.6 por ciento del total, de acuerdo a resultados no oficiales. En segundo lugar estuvo la titular Rita Rogers con 4,138 votos (26.2 por ciento). El conteo dejó a la otra titular Joanne Evans (3,402 votos) fuera del estrado. Rodríguez también derrotó a un contrincante con experiencia política, Rubén Arras, antiguo miembro del Concejo Escolar de las Escuelas Primarias de Perris.

“No se ganan elecciones con miles de dólares, se ganan hablando con la gente sobre las cosas que son importantes para ellos”, comentó Rodríguez.

Aún así la victoria dejó confundidas a algunas personas.

“Mi pregunta es, ¿Cómo sucedió esto?” comentó el concejal Mark Yarbrough, quien no estuvo en la boleta este año.

Por al menos un año, el concejo ha atraído pocas críticas, y las reuniones del concejo han tenido poca asistencia, con aún menos personas hablando durante la sección de comentarios públicos. Esta calma hace que la victoria de Rodríguez sea aún más desconcertante.

“Si hubiéramos sido una ciudad con problemas, sería de esperarse”, comentó, “Pero las cosas están estables”.

Las explicaciones varían desde un cambio en la demografía de la ciudad a esfuerzos de empadronamiento de votantes por grupos a favor de las causas latinas. Pero solamente una cosa es segura: Rodríguez estará en el concejo el 4 de diciembre.

Compartiendo su mensaje

Los $500 de Rodríguez llegaron de parte de su madre, hermana y de su propio bolsillo. Los fondos pagaron por 100 pequeñas señales y cuatro pancartas – la mayoría de las cuales fueron eventualmente robadas, comentó. Visitó cerca de 100 viviendas buscando votos.

Su familia se comunicó con amigos – Rodríguez ha vivido toda su vida en Perris – y les pidió que pasaran la noticia.

Por su parte, Evans hizo todo lo que su victorioso desafiante hizo, y más. La veterana de cuatro años envió cerca de 2,000 tarjetas y 250 panfletos por correo, visitó cerca de 75 viviendas, colocó señales en las viviendas, realizó más de 25 llamadas y gastó $7,255 haciéndolo, comentó.

Ella ha vivido en Perris desde antes que Rodríguez naciera, mudándose a la ciudad en 1968. Su esposo es miembro de una familia de pioneros que se mudó a la ciudad en 1898.

“Simplemente no lo entiendo. Es algo extraño”, comentó Evans. “Tiene alguna forma mágica para lograrlo”.

El voto latino

El nombre de Rodríguez pudo haber llamado la atención de muchos votantes de Perris, según Yarbrough. La población de Perris es 71.8 por ciento latina, y el 61.9 por ciento de las viviendas habla otro lenguaje además del inglés de manera primordial, de acuerdo a la Oficina del Censo.

También, varios grupos que apoyan las causas latinas y sin afiliaciones políticas, llevaron a cabo proyectos de empadronamiento de votantes que se enfocaron en Perris y otras ciudades con grandes poblaciones hispanas.

Una de esas organizaciones fue TODEC, con sede en Perris, la cual realizó 42,122 llamadas telefónicas instando a los Latinos a empadronarse y votar, sin apoyar a ningún candidato en particular, de acuerdo a Luz Gallegos, directora de programas comunitarios para la organización.

También llevó a cabo un festival multicultural el 30 de septiembre en Perris, durante el cual voluntarios empadronaron a 700 votantes. La organización también organizó más de 20 talleres de empadronamiento.

“Hablamos constantemente con las personas para que salieran a votar”, comentó Gallegos.

Mi Familia Vota, una organización nacional, también llevó a cabo talleres de empadronamiento en el área. Voluntarios visitaron 3,500 viviendas en Perris y realizaron actividades en iglesias, supermercados y escuelas preparatorias.

“Sabíamos que mientras más conversaciones pudiéramos tener con los latinos, tendríamos más éxito”, comentó Arnulfo De La Cruz, director estatal para la organización. En el Condado de Riverside, empadronaron a 4,700 votantes, 1,100 en Perris.

Aun así Yarbrough, entre otros, duda que el simple nombre de Rodríguez lo llevó a la victoria, señalando al candidato Rubén Arras, quien tiene mucha más experiencia política. Arras fungió en el Concejo del Distrito de las Escuelas Primarias de Perris de 1997 al 2007.

“Hubiera esperado que Arras fuera el ganador”, comentó.

Nuevos votantes

Perris experimentó un gran aumento en empadronamiento de votantes en los cinco meses antes de las elecciones. En junio, 20,587 votantes se encontraban empadronados en la ciudad. Para noviembre, 4,001 nuevos votantes habían sido añadidos, de acuerdo a Rebecca Spencer, asistente de la secretaría del Condado de Riverside.

Los datos demográficos en los nuevos votantes no se encontraban disponibles, aunque un aumento en el número de votantes no es algo inusual, comentó Spencer.

“Es típico contar con nuevos votantes antes de una elección presidencial”, comentó Spencer, señalando que Perris observó un aumento del 13 por ciento en votantes de junio a noviembre durante las elecciones del 2008.

Tal vez los nuevos votantes apoyaron a Rodríguez, especuló Evans.

“Tal vez recibimos a 4,000 nuevos votantes y no sabían por lo que estaban votando”, agregó.

En la opinión de Rodríguez, su victoria no tuvo nada que ver con los nuevos votantes o con su nombre, sino con su voluntad de hablar con las personas.

Él recuerda un viaje a un campo de fútbol donde pidió el apoyo del equipo de fútbol de un conocido. En otra ocasión, observó a varias familias durante una visita, así que se detuvo y habló con ellas.

“Tienes que aguantarte y hablar con todo mundo”, comentó Rodríguez.