DUIs disminuyeron en el Inland Empire

  /THE PRESS-ENTERPRISE
Las autoridades afirman que los puestos de control ayudan a reducir el número de arrestos por conducir en estado de ebriedad.

El número de fatalidades y arrestos por conducir en estado de ebriedad, bajo la influencia del alcohol o sustancias estupefacientes o sicotrópicas (DUI por sus siglas en ingles), durante el fin de semana feriado de Día de Acción de Gracias disminuyeron en la región de Inland Empire en comparación con el año pasado, así lo revelaron las autoridades estatales el lunes 26 de noviembre.

Según el Departamento de Patrulla de Caminos de California (CHP por sus siglas en ingles), la región conformada por los condados de Riverside y San Bernardino registró una fatalidad ocurrida en un accidente de tránsito de las 6:00 p.m. del miércoles 21 de noviembre a las 6:00 a.m. del domingo 25 de noviembre. Por su parte, el número de arrestos por DUI fue de 120 en comparación de 171 del año pasado en el mismo periodo de tiempo.

Las autoridades acreditan el éxito a la aplicación de la ley debido a que el 80 por ciento de la fuerza policiaca de CHP estuvo en turno durante el fin de semana más transitado en la nación.

Reportes de CHP indicaron que en todo el estado se registro la disminución de arrestos por DUI mientras que el número de fatalidades incremento en comparación con el año anterior.

Según CHP, el estado registro un total de 1,210 arrestos por DUI, 140 menos que en 2011. Por su parte, el numero de fatalidades aumento de 21 en 2011 a 31 en el presente año durante el fin de semana feriado.

Las autoridades especulan que el aumento en fatalidades aumento debido en parte a los estragos estacionales que interrumpen los patrones del sueño, horarios de trabajo excesivos y rutinas de manejo irresponsables.

CHP también indicó que el olvidar abrochar el cinturón le pudo haber causado la muerte a por lo menos 13 de las 21 personas que fallecieron en todo el estado.

Las autoridades recalcaron que la aplicación de la ley será severa durante la temporada navideña que comienza a través de retenes de alcoholímetros y patrullajes saturados, especialmente durante los fines de semana de Navidad y Año Nuevo, por lo que recomiendan tener un conductor asignado a la mano para evitar arrestos y posiblemente evadir la muerte.