MENIFEE: Escuela inicia programa de intervención de educación física

  /THE PRESS-ENTERPRISE
Andy Brock de Menifee Valley Middle School está haciendo saltos durante una programa de intervención nuevo para los niños que no cumplen las normas de educación física en Menifee.
1 de 2 Next Image

Las intervenciones escolares ya no son sólo para estudiantes con dificultades de lectura o matemáticas.

La Escuela Secundaria Menifee Valley cuenta con un nuevo programa para estudiantes que tienen dificultades en clases de educación física. La meta del nuevo programa de intervención de educación física es ayudar a los estudiantes a mejorar su salud y cumplir con los estándares de condición física de California.

El programa, el cual se encuentra en su primer año, ha demostrado resultados dramáticos.

Cuando los estudiantes fueron evaluados al principio del año escolar, el 59 por ciento cumplía con los estándares de condición física estatales. Después de ocho semanas del programa de intervención, el 85 por ciento de los estudiantes cumplen con los estándares.

De los 400 estudiantes que empezaron el ciclo académico en el programa, solamente 143 siguen en el, según el maestro Robin Hodgkinson.

“Hacen ejercicios más vigorosos” que sus compañeros en clases tradicionales de educación física, comentó Hodgkinson, quien dirige el programa de intervención. “Hay bastante sudor”

Educadores en todo el estado han prestado mucha más atención a la salud física de sus estudiantes en años recientes debido a la creciente tasa de obesidad infantil y el pobre desempeño de los estudiantes en los exámenes estatales de condición física. Investigaciones han demostrado un claro vínculo entre la condición física de los estudiantes y su desempeño académico.

Los resultados del Examen Físico del 2012, presentados a principios de noviembre por el Departamento de Educación de California, muestran que solo el 31 por ciento de los estudiantes de California han obtenido puntajes saludables en las seis áreas evaluadas, una cifra similar a la del 2011.

En el Condado de Riverside, el 33 por ciento de los estudiantes del séptimo grado cumplió con los estándares en las seis áreas de condición física, mientras que en el Condado de San Bernardino, el 30.2 por ciento de los estudiantes del séptimo grado cumplieron con las seis áreas.

Las seis áreas incluyen capacidad aeróbica, composición corporal, fuerza abdominal, fortaleza del torso, fuerza de extremidades superiores y flexibilidad. Entres las actividades utilizadas en las evaluaciones figuran correr una milla y lagartijas.

En la Escuela Secundaria Menifee Valley, la cual inició el programa de intervención de educación física como piloto el año pasado, casi el 51 por ciento de los estudiantes de séptimo grado cumplieron con las seis áreas requeridas. La escuela demostró mejoras en cada una de ellas.

El programa de intervención de educación física fue creado con base a modelos similares desarrollados para materias académicas como matemática e inglés.

Los maestros de educación física de la escuela evalúan a todos los estudiantes en intervalos de varias semanas, y aquellos que cumplen con los estándares son puestos en clases regulares de educación física, mientras que los que no lo logran, son colocados en el programa de intervención donde el enfoque está en condicionamiento más que en habilidades deportivas como el tenis o el basquetbol.

“Nos enfocamos en la condición física primero”, comentó Hodgkinson. “Cuando comienzan a cumplir con los estándares los sacamos del programa”.

Patti Suppé, maestra de educación física en la Escuela Secundaria Loma Vista, en el oeste de Riverside, dijo que su distrito, Alvord, se encuentra considerando un programa de intervención similar.

Ella y oficiales de Alvord han incluido al programa de intervención como un componente en un programa de 1.1 millones de dólares patrocinado por el estado para ser utilizado en educación física para estudiantes entre el cuarto y el doceavo grado en todo el distrito.

El programa busca mejorar la condición física de los estudiantes y su desempeño académico enfocándose en su salud.

“Hay muchas investigaciones al respecto”, comentó Suppé. Si los estudiantes se ejercitan en la mañana antes de la escuela, tienen un mejor desempeño académico. Hodgkinson dijo que asegurarse que los niños sean saludables y se encuentren en forma es de beneficio en el salón de clase, pero también es muy importante en el futuro porque se convierten en adultos más saludables.

“Creo que es la clase más importante en nuestra escuela”, comentó. Hay consecuencias verdaderas cuando no se es saludable. Si no eres saludable, tu vida es más corta”.

Los estudiantes en el programa de intervención dicen preferir estar en la clase regular de educación física, pero que disfrutan de la clase de Hodgkinson y aprecian los resultados producto de sus esfuerzos.

“Soy mucho más rápido que cuando empecé”, comentó Omar Fragoza, de 13 años y estudiante del séptimo grado. Fragoza dijo que desde que empezó el programa de intervención, ha perdido peso, adquirido músculos y pasa más tiempo haciendo ejercicio en casa. “Es algo bueno, me siento mejor”.

Tyson Adewunmi, de 12 años y estudiante del séptimo grado, se encontraba en el programa de intervención pero mejoró su condición física y fue puesto de vuelta en la clase regular. El programa tuvo un impacto duradero en sus hábitos de salud, comentó.

“Solía ser perezoso, usar juegos de video todo el día”, comentó. “Ahora casi no lo hago. Me gusta más montar mi bici”.