REGIÓN: Universidad de San Bernardino a reconsiderar uso de Tasers después de tiroteo

DAVID BAUMAN/THE PRESS-ENTERPRISE
Se organizó una vigilia el 12 de diciembre en CSUSB en honor a Bartholomew Williams, el estudiante de posgrado que murió a manos de la policía de la unviersidad el 8 de diciembre.
1 de 2 Next Image

Oficiales de la Universidad Estatal de San Bernardino anunciaron planes para reconsiderar el uso de Tasers por parte de la fuerza policial luego que oficiales del plantel universitario balearan fatalmente a un estudiante de posgrado.

Bartholomew Williams, estudiante de maestría, fue baleado el sábado, 8 de diciembre en un complejo de apartamentos fuera de la universidad luego que presuntamente forcejeara con oficiales de policía de la Universidad de San Bernardino (CSUSB por sus siglas en inglés).

Cerca de 30 personas se reunieron en la entrada de la universidad el miércoles 12 y llevaron a cabo una vigilia para protestar contra el asesinato de Williams a manos de la policía universitaria.

Los participantes incluyeron estudiantes, activistas de derechos civiles y miembros de la familia de Williams. Su hermana, Benin Lemus, de 40 años y residente de Los Angeles, describió a la familia como devastada por la pérdida y cuestionó la forma en que la situación llegó al punto en que su hermano fue asesinado.

“Es inaceptable que la gente que necesita ser tratada con compasión y habilidad sea recibida en su lugar con fuerza bruta”, comentó.

Su hermano, quien era bipolar, estaba matriculado como un estudiante discapacitado que recibía consejería y medicamentos de la universidad, comentó Lemus.

Ella dijo que su familia rechazó la descripción “prejuiciosa” de la policía que se refirió a su hermano como alguien con “fuerza sobrehumana” y de gran estatura.

Miguel García, de 27 años y estudiante de último año en CSUSB, ayudó a organizar a un grupo de estudiantes y miembros de la comunidad que marcharon una cuadra hasta el complejo educativo, portando velas y señales de protesta contra el tiroteo.

Él describió como “escalofriante” el hecho que un estudiante podía ser baleado por la policía y dijo que se necesita reexaminar como se emplea la fuerza letal.

“Sentí la necesidad de hacer algo”, comentó.

Eddie Jones, presidente de la Asociación de Derechos Civiles de Los Ángeles, lideró a los presentes en oración por la familia y prometió que su grupo continuaría buscando respuestas y buscaría cambios en la forma en que la policía trata con las personas con trastornos mentales.

“Sus derechos constitucionales, sus derechos civiles, sus derechos humanos fueron violados”, comentó Jones sobre el caso de Williams. “Queremos asegurarnos que eso nunca le vuelva a suceder a nadie”.

Sid Robinson, portavoz del complejo educativo, dijo que en el pasado la policía ha estudiado la posibilidad de añadir Tasers a su arsenal.

En el 2007, el departamento recibió algunas armas de la policía de la Universidad Estatal de San Diego, pero se les dijo en ese momento que las armas no eras confiables, añadió. El departamento había pensado utilizar esos modelos como intercambio en la compra de nuevas versiones de los aparatos en el 2008.

“En ese momento estuvieron cerca, pero hubo un percance fatal que involucró Tasers”, comentó Robinson, refiriéndose a un incidente que no estaba relacionado con la universidad. “Así que pensaron que las herramientas alternativas que tenían, como el aerosol pimienta y los batones, serían suficiente”.

Robinson mencionó que el tema de los Tasers ha sido discutido nuevamente desde entonces.

“La decisión del 2008 ha sido revisada y discutida”, agregó. “Al igual que con otras normativas, la decisión es continuamente analizada. Diría que le vamos a dar otro vistazo”.