REGALOS: Niños y policías van de compras

ALEJANDRO CANO/ESPECIAL PARA LA PRENSA
Unos 50 niños de bajos recursos que acuden a escuelas del Distrito Escolar Unificado de Fontana recibieron juguetes de Target por medio del programa “Heroes and Helpers”, celebrado el pasado 15 de diciembre.
1 de 3 Next Image

Ataviado con una chamarra gruesa, boina y guantes para protegerse de las bajas temperaturas, Isaac Herrera, de 7 años, acudió con gran emoción a la cita pactada. En su rostro, con mejillas “chapeteadas” por el frío, se observaba la ansiedad, era obvio y muy normal, la ocasión ameritaba intranquilidad.

A la cuenta de tres, Herrera comenzó su difícil tarea del día, recorrer los pasillos de una popular tienda local en busca del juguete ideal.

“Quisiera todo”, dijo el niño con una sonrisa en el rostro. “Pero me gustan más los carros y los luchadores”.

Herrera fue uno de 50 niños de bajos recursos que acuden a escuelas administradas por el Distrito Escolar Unificado de Fontana (FUSD por sus siglas en inglés) en participar en el programa inaugural denominado “Heroes and Helpers”, celebrado el pasado 15 de diciembre y patrocinado en parte por la tienda Target y el Departamento de Policía de Fontana.

El programa “Heroes and Helpers” beneficia a miles de niños en más de 100 comunidades a través de la nación, dijeron representantes de la tienda Target.

Cada niño, seleccionado basado en sus calificaciones y necesidades familiares, fueron cuidadosamente acompañados por oficiales del departamento de policía local durante su recorrido por la tienda en busca del regalo deseado.

Asistidos por los oficiales, los niños gastaron los $100 asignados para el día de compras, hecho posible en parte por miembros de la Asociación de Policías de Fontana.

“Nos sentimos bendecidos en poder ayudar a la comunidad. Todos estos niños se han ganado la oportunidad a base de esfuerzo y disciplina tanto en sus hogares como en la escuela. Hoy es su día”, indicó Rod Jones, jefe de policía de Fontana.

Mientras algunos chiquitines seleccionaban sus juguetes, otros posaron con Santa Claus para fotografías que fueron cariñosamente enmarcadas para un mejor deleite. Al final de la travesía y una vez pagados los juguetes, los niños salieron acompañados de sus padres cargados de bolsas antes de que amaneciera.

“Estoy muy agradecido con todo lo que hacen por nuestros niños. La verdad que ahorita estamos pasando una situación difícil y con esto nos quita un peso de encima”, comentó Geovanni Hernández, padre de Isaac. “Mirar su sonrisa no tiene precio”.

Isaac se fue a casa con varios juguetes y mientras batallaba con sus bolsas pensaba cual juguete estrenar primero.

Su impaciencia tenía ahora otra razón, debería esperar llegar a casa para disfrutar de sus regalos, sueño hecho realidad por gente de buen corazón.