CONDADO DE SAN BERNARDINO: Nuevo Alguacil establece prioridades

DAVID BAUMAN/THE PRESS-ENTERPRISE
El nuevo Alguacil del Condado de San Bernardino John McMahon, fotografiado al lado de su colección de insignias e identificaciones que ha obtenido durante sus 27 años de carrera. McMahon reemplaza al Alguacil Rod Hoops.
1 de 2 Next Image

John McMahon dio sus primeros pasos en la vida policiaca acompañando a patrulleros en Victorville cuando era adolescente. “Fue una confirmación de lo que quería hacer con mi vida”, comentó.

Él proviene de una familia con un historial de servicio en la policía. Su padre fue agente de reserva con la Comisaría del Condado de San Bernardino. Él tuvo una tía que trabajó como operadora de emergencias y luego se convirtió en agente de la comisaría, y su tío fue policía en el área de Los Angeles.

McMahon, quien creció en Apple Valley y vive en Phelan, se unió al Departamento de la Comisaría de San Bernardino en 1985, un poco después de cumplir 21 años. Su primer puesto fue en la estación Colorado River en Needles, donde sus responsabilidades incluían patrullaje en lancha.

Al paso del tiempo y con diligencia subió de rango y el lunes 31 de diciembre se convirtió en el comisario número 35 de la agencia de 159 años de antigüedad. Como jefe de la comisaría, dirigirá a cerca de 3,500 empleados y un presupuesto de $517 millones.

McMahon, de 49 años, dijo que disfruta de su trabajo por la misma razón que se unió al departamento hace 27 años.

“Casi cada día es diferente”, comentó. “Tenemos la oportunidad de ayudar a la agente que en ocasiones están a un punto en sus vidas donde las cosas ya no pueden empeorar más”.

El 18 de diciembre, el concejo de supervisores nombró a McMahon para cubrir el resto del término del jefe de la comisaría, Rod Hoops, quien se jubila. El concejo mencionó el fuerte apoyo que McMahon tenía de parte de los agentes dentro y fuera del departamento.

“Lo que oímos del señor McMahon es que es uno de los trabajadores más dedicados en el Departamento de la Comisaría”, comentó el supervisor Gary Ovitt sobre la votación.

McMahon piensa postularse para el puesto en junio del 2014 y espera fungir como jefe de la comisaría durante una década.

Hoops recomendó a McMahon como su reemplazo.

Él ha trabajado en patrullaje, en las cárceles del condado, en refuerzo de las leyes de tránsito y ha dirigido entrenamiento en la academia de la comisaría. Como capitán, tenía tres diferentes tareas, incluyendo fungir como jefe de policía en su pueblo natal de Apple Valley, una de las 14 ciudades que contrata los servicios de la Comisaría del Condado de San Bernardino.

Scott Nassif, concejal de Apple Valley y quien ha conocido a McMahon por varios años, lo elogió por su trabajo en la comunidad. McMahon fue instrumental en revivir el programa de actividades de la Liga de la Policía para Jóvenes en Riesgo, agregó.

“Siempre he descrito a John como una persona orientada a las soluciones”, comentó Nassif. “No solamente es un buen oficial y entiende la dinámica de lo que está sucediendo – también trabaja para lidiar con la raíz del problema”.

McMahon también ha servido como sub jefe, supervisando las cuatro cárceles más grandes del condado y todas las operaciones de patrullaje al norte del Cajon Pass. Hace dos años fue promovido a asistente del comisario, responsable de supervisar las operaciones criminales.

En ese entonces McMahon dijo que no tenía planes de convertirse en comisario pero tomó ventaja de las oportunidades que tocaban a su puerta.

“Llegas a trabajar todos los días, haces lo mejor que puedes y trabajas fuerte”, comentó. “Fue la filosofía con la que crecí”.

Uno de los temas más importantes que McMahon abordará es decidir si el Departamento de la Comisaría se encargará de patrullar a la Ciudad de San Bernardino debido a sus problemas fiscales. El mes pasado, el concejo municipal solicitó una propuesta delineando los costos y las clases de servicios que el Departamento de la Comisaría provee.

“La Ciudad de San Bernardino pidió una propuesta, y respondimos como fue solicitado, pero el departamento de policía de la ciudad hace un gran trabajo patrullando las calles y lo que el concejo decida será completamente su elección”, comentó McMahon.

Como jefe de la Comisaría, McMahon dirigirá a un departamento que ha visto recortes presupuestarios mientras aumentan sus responsabilidades. Una de estas responsabilidades es el resultado de la ley de realineación del estado mediante la cual las cárceles del condado tienen ahora que albergar a reos que anteriormente iban a prisiones estatales.

El condado tendrá un poco de ayuda con la finalización de la expansión de la prisión de Adelanto a finales del 2013, pero McMahon dijo que la sobrepoblación – la cual ha causado que miles de reos sean puestos en libertad antes de tiempo – continuará siendo un problema.

El proyecto añade 1,368 camas a una instalación que cuenta con 806 camas, pero el departamento tendrá que contratar personal gradualmente porque no cuenta con los fondos para utilizarla completamente. La agencia transferirá personal a la nueva instalación mientras cierra temporalmente los antiguos espacios.

McMahon dijo que es crucial trabajar con el Departamento de Probatoria para entrenar a los reos y ayudarlos a conseguir empleos una vez que son puestos en libertad.

“No creo que podamos construir suficientes cárceles y suficientes camas para albergar a todos los reos que seguirán llegando a nosotros si continuamos por este camino”, comentó McMahon.

Otras prioridades para él incluyen proveer fondos para un proyecto de operadores de seguridad pública en Hesperia, reubicar a la división de aviación de Rialto a San Bernardino y remodelar el abarrotado laboratorio de criminología.

En su tiempo libre, McMahon disfruta de la pesca y montar a caballo y funge como director del comité de rodeo de la comisaría. Él y su esposa por 23 años, Michelle, tienen dos hijas.