FONTANA: Firmas recolectadas para destituir a Green, García del FUSD

ARCHIVO 2010/CORTESIA
La Alcaldesa de Fontana, Acquanetta Warren, dijo que Green y García han hecho que el distrito pierda dinero. Las miembros de la junta educativa se defienden y dicen que solamente buscan un mejor futuro para los niños de Fontana.
1 de 2 Next Image

La táctica empleada en la campaña para destituir a dos líderes educativas en la ciudad de Fontana es “deshonesta”, “calumniadora” y “poco ética”, así lo afirmaron las dos lideresas en cuestión tras alegatos de desfalco y beneficios personales.

Sophia Green y Leticia García, ambas miembros de la Junta Educativa del Distrito Escolar Unificado de Fontana (FUSD por sus siglas en inglés), alegaron que la campaña de destitución en su contra y encabezada por la Alcaldesa de Fontana, Acquanetta Warren, está utilizando argumentos “falsos” e “infundados” para poder recolectar las firmas necesarias que obliguen a la elección de destitución.

Los que apoyan la destitución de ambas mujeres necesitan recolectar aproximadamente 7,905 firmas válidas antes del 30 de enero del 2013. A Green y a García se les achaca la pérdida de casi $150,000 y falta de la creación de cientos de empleos, porque no votaron para aprobar proyectos clave que el distrito escolar había propuesto.

“El esfuerzo de destitución promovido por la alcaldesa y sus compinches no es más que un intento para engañar y confundir a la opinión pública con el fin de lograr objetivos personales, lo que podría conducir en última instancia al beneficio profesional y económico de un pequeño grupo de personas dejando a los estudiantes del Distrito a un lado”, comentó Green.

Según Green, los recolectores de firmas alegan que ella y García han desfalcado al Distrito con más de $147,000, algo “imposible” de ocurrir debido a que los miembros de las Juntas no tienen acceso a fondos públicos. Green y García tomaron su puesto en el 2010 y termina en el 2014.

“Las acusaciones calumniosas expresadas por el recolector de firmas son infundadas y carecen de fundamente ya que yo no tengo acceso a los fondos públicos, ni a registros financieros. Ni tampoco estoy asociada con cualquier entidad del cual mi posición en el Consejo pueda beneficiarse”, indicó Green. Las tácticas del grupo que recolecta las firmas son “antiamericanas” que solamente distraen a la comunidad de los problemas reales que enfrenta el distrito, dijo Green.

García concordó con Green y añadió que el intento de destitución fue motivado en base a sus personalidades y críticas constructivas en su intento por mejorar la calidad de educación de más de 40,000 estudiantes. García dijo sentirse segura de que la campaña no tendrá éxito y si así fuera expresó estar preparada para evitar la elección.

“Todo esto es una pérdida de tiempo. Si lograran reunir las firmas, cosa que lo dudo, la elección tendría un costo de 250 mil dólares aproximadamente. Esta campaña es sucia, entiendo que vivimos en un país democrático y que la gente tiene el derecho a la destitución pero que se apeguen a la ley, que lo hagan honestamente”, indicó García. “Yo tuve un enfrentamiento con un recolector de firmas en la puerta de una tienda local y me dijo en mi cara que yo y Green deberíamos ser destituidas porque por nuestra culpa el distrito ya no tiene un programa de después de escuela. Esas son calumnias”.

García dijo estar preparando una demanda legal en contra del grupo que promueve la campaña de destitución por calumnia y añadió que toda tienda que preste sus terrenos para la recolección de firmas podría ser responsable y ser demandada.

“Todas las firmas que recolecten bajo mentiras podrían ser anuladas. No se puede correr una campaña para supuestamente mejorar las cosas con mentiras. Esta campaña ha creado una división que afecta a la comunidad estudiantil. Y todo porque cuestiono todo y a todos antes de dar mi aprobación”, añadió García.

Por su parte, la alcaldesa Warren, quien anunciara abiertamente el comienzo de una “guerra” para lograr la destitución, dijo a La Prensa que ambas miembros serán destituidas debido a que la comunidad no puede tolerar dos años más de intenso escrutinio que ha socavado la educación y el futuro de los estudiantes locales.

Warren dijo sentirse segura de que los argumentos utilizados para recolectar las firmas son verdaderos y basados en las minutas de las reuniones.

“¿Y qué quieren que digan de ellas? ¿Que son excelentes? Esta es una campaña que tiene fundamento, es una campaña que ve por el futuro de nuestros niños”, comentó Warren.

“Desde que fueron elegidas estas dos miembros se han empeñado en destruir la relación del distrito con la municipalidad. Han atacado e incluso acosado a sus colegas al punto de enviar al retiro a una mujer que dedicó 25 años de su vida a la comunidad. Este abuso debe parar por el bien de nuestros niños”, dijo Warren.

Warren se refirió a Kathy Binks, quien fue severamente criticada por García debido a su participación en el programa Boys and Girls Club de Fontana. García incluso tachó a Binks de trabajar a favor del Club y puso en tela de juicio su profesionalidad. Binks fue remplazada por Lorena Corona.

El grupo que intenta destituir a las lideresas alega ambas mujeres han actuado en contra de la comunidad rechazando un programa que crea 350 empleos y beneficia a mas de 3,500 estudiantes. El grupo también alega que el intento de García de aumentar los impuestos a parcelas para la supuesta recolección de fondos económicos le costó al distrito miles de dólares.

“Este intento fallido le costó al distrito 147,000 dólares en un momento cuando puestos de trabajo estaban en riesgo”, indica la petición de destitución. “Green constantemente vota en contra de todas las propuestas e incluso sus propios movimientos pero nunca ofrece alternativas o soluciones a los problemas que enfrenta el Distrito”.

Ambas García y Green constantemente acosan a sus colegas y critican sin fundamento el trabajo de sus compañeros, incluyendo el de la Superintendente Cali Olsen-Binks, administradores y maestros.

“Tratan de intimidar y amedrantar a nuestros educadores en cada reunión de la Junta escolar, colocando en la agenda una moción para evaluación/reprimenda/terminación de la Superintendente. Ellos flagrantemente omiten las normas del distrito, por no mencionar el sentido común y la decencia, con respecto a la confidencialidad del personal del distrito, como lo demuestran en sus anuncios en Facebook”, indica la petición.