EASTVALE: Ciudad atrae latinos y afroamericanos de clase media alta

DAVID BAUMAN/THE PRESS-ENTERPRISE
Teresa Flores, de 37 años, le sirve alimentos a sus trillizos, de izquierda a derecha, Alejandro, Bruno, y Mariateresa, todos de 6 años de edad. Están en la cocina de su casa en Eastvale. El área del Inland ha sido durante mucho tiempo un destino para la clase media y media alta de los negros y latinos.
1 de 2 Next Image

Morris y Zarela Davis se mudaron a Eastvale por las buenas escuelas, la baja tasa de criminalidad y una casa grande y recientemente construida que pudieron comprar a un buen precio.

Pero a la pareja también le gusta la mezcla étnica de la ciudad, la cual es inusual para una comunidad de altos ingresos como Eastvale.

De las 20 ciudades de California con los mayores ingresos familiares, Eastvale tiene, por mucho, el mayor porcentaje de residentes latinos y afroamericanos, de acuerdo a los datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos.

La ciudad en el oeste del Condado de Riverside es 40 por ciento latina, nueve por ciento afroamericana, 24 por ciento asiática y 24 por ciento blanca.

Morris Davis, cuyo linaje étnico es una mezcla de raíces negras, blancas y nativo americanas, y cuya esposa es inmigrante peruana, dijo que Eastvale es un buen lugar para criar a los dos hijos de la pareja.

“No tiene una sola gota de prejuicio en su cuerpo”, comentó Davis, de 56 años, mientras observaba a su hijo Mateo, de 7 años, jugar en el Parque Harada Heritage durante una tarde reciente. “Todos sus amigos son de diferentes orígenes étnicos. Mira lo diverso que es este parque – hay gente de muchos orígenes diferentes”.

Eastvale cuenta con el puesto número 17 en la escala de mayores ingresos – $113,154 – entre las 344 comunidades en California con 20,000 personas o más, de acuerdo a estimados de la Oficina del Censo durante el periodo del 2009-2011 que excluyen a las ciudades menos pobladas porque los datos de lugares más pequeños son menos confiables.

De todas las comunidades con los mayores ingresos, Eastvale es la más diversa.

Y de alguna forma, no es sorprendente. Por años, la región del Inland ha atraído a muchos latinos y afroamericanos de clase media provenientes de los Condados de Los Angeles y Orange, que buscan casas más grandes que las que podían costear más cerca de la costa.

Afroamericanos y latinos típicamente tienen salarios menores comparados con blancos y asiáticos en el área, como sucede en el resto de la nación.

Pero la brecha es menos ancha que en otros lugares.

Alta concentración

Por ejemplo, las viviendas afroamericanas en el Condado de Riverside cuentan con ingresos promedio de más de $56,000 anuales, no muy por debajo de los $60,000 de las familias blancas – y $20,000 arriba de las familias afroamericanas en el Condado de Los Angeles, según muestran estimados del censo. La vivienda blanca promedio en el Condado de Los Angeles gana más de $69,000 anuales.

Lo que hace que Eastvale sea única en el área del Inland y en California es la concentración de latinos y afroamericanos con altos ingresos.

La mayoría de las ciudades con los ingresos familiares más altos cuentan con poblaciones latinas y afroamericanas en porcentajes de un solo dígito o menos. Por ejemplo, en La Cañada, Flintridge y Manhattan Beach en el Condado de Los Angeles, menos del 1 por ciento de los residentes son afroamericanos y menos del 7 por ciento son latinos.

Chino Hills, la segunda ciudad del Inland en la escala de ingresos promedio, con más de 100,000 dólares anuales, no figura entre las primeras 20 del estado. Pero, reflejando la atracción de latinos y afroamericanos de clase media al Inland, cuenta con una población que es 29 por ciento latina y 4 por ciento afroamericana.

Jody Agius Vallejo, profesora asistente de Sociología en la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés) y experta en la clase media latina, dijo que los latinos se mudan a suburbios pudientes como Eastvale y Chino Hills por la misma razón por la que otras familias de clase media lo hacen: Las casas tienen un mejor valor que en las áreas costeras, las escuelas son típicamente mejores que en lugares como Los Angeles, y la criminalidad es menor.

Áreas de rápido crecimiento como Eastvale, donde muchas de las viviendas fueron construidas durante la última década en terrenos que solían dedicarse a granjas de leche, tienen una mayor tendencia a ser étnicamente diversas en comparación a ciudades más viejas que tienen un legado de discriminación de vivienda, comentó.

Una vez que los latinos se establecen y se acomodan en una comunidad, usualmente la recomiendan a su familia y amigos, aumentando aún más la población latina, comentó.

La diversidad de la ciudad también es una atracción para muchos residentes latinos y afroamericanos, agregó.

“Quieres verte representado en el vecindario donde vives”, finalizó.

Buenas escuelas, calles más tranquilas

Mientras Morris Davis observaba a su hijo Mateo correr en el Parque Harada Heritage junto a una mezcla de niños latinos, negros, asiáticos y blancos, Zarela, de 37 años, charlaba en español con Teresa Flores. Zarela es bilingüe pero disfruta tener amigos cercanos como Flores con quien puede hablar su lengua nativa.

Flores, de 37 años, su esposo y sus cuatro hijos, se mudaron a Eastvale hace cuatro años.

Ella creció en el Este de Los Angeles y prefiere la tranquilidad de los suburbios de Eastvale.

“Simplemente es diferente a Los Angeles”, comentó. “Es tranquilo, limpio y espacioso. Hay menos tránsito, la gente es amigable y las escuelas son muy buenas”.

Art Organista, de 49 años, dijo que él y su esposa analizaron datos de varias escuelas antes de mudarse junto con sus dos hijos a Eastvale en el 2005. Las buenas escuelas y parques para sus hijos fueron una prioridad, comentó.

“En la comunidad latina, la familia es muy importante y una gran motivación en todo lo que haces”.

Organista, quien es bombero con el Distrito Independiente de Chino Valley, es presidente de la Asociación de Bomberos y Agentes de Ley de Eastvale, la cual cuenta con varios cientos de miembros. La asociación estima que hay cerca de 1,500 oficiales de seguridad pública en la ciudad de 55,000 habitantes, comentó Organista. Muchos motivan a sus compañeros de trabajo a mudarse a la ciudad.

Un gran número de los oficiales de ley y bomberos trabajan en los Condados de Los Angeles y Orange y disfrutan de la facilidad con la que pueden abordar las cuatro autopistas, comentó. Otros trabajan en las tres prisiones en la cercanía.

Los oficiales de seguridad pública no tienen los elevados salarios de ejecutivos de corporaciones o estrellas de cine. Pero muchos llegan a ganar sueldos de seis cifras incluyendo el tiempo extra.

Hay muy pocas personas verdaderamente ricas en Eastvale. En lugar de una colección de boutiques con bolsas de mano de $10,000 y botellas de vino de $200; los centros de ventas están llenos de tiendas como Staples, Target, McDonald’s y Panda Express.

Eastvale sin embargo, cuenta con ingresos promedio anuales superiores a lugares nacionalmente asociados con los ricos y famosos, como Beverly Hills y Newport Beach.

Pero la media de ingresos de esas ciudades – la media es el punto medio de todos los ingresos – es probablemente reducida por una mayor población de jubilados y un gran número de apartamentos y condominios.

Beverly Hills y Newport Beach tienen viviendas familiares más caras que Eastvale y un mucho mayor porcentaje de residentes que ganan más de $200,000 al año.

Eastvale no cuenta con mansiones como Beverly Hills pero tampoco cuenta con edificios de apartamentos, comentó la concejal Michelle Nissen. Hay algunas casas móviles pero sus calles están cubiertas en su mayoría con casas grandes, recientemente construidas.

Morris Davis dijo que la ciudad tranquila y discreta de Eastvale es exactamente lo que estaba buscando.

“Está cerca de mi trabajo, cerca de las escuelas de mis hijos”, comentó. “Tiene todo lo que necesitamos para criar a nuestros hijos y mantenerlos seguros”.