SAN BERNARDINO: Clínica médica planificada para el centro de la ciudad

DARRELL R. SANTSCHI/THE PRESS ENTERPRISE
El Centro Médico de la Universidad de Loma Linda tiene planes de pronto abrir una clínica en San Bernardino.
1 de 2 Next Image

La organización de Salud de la Universidad de Loma Linda construirá una nueva clínica en el centro de la Ciudad de San Bernardino para proveer cuidado de salud a los necesitados, entrenar a residentes médicos y adiestrar en áreas de salud a egresados de la preparatoria que no piensan asistir a la universidad.

El programa de entrenamiento y cuidado de pacientes estará ubicado en una clínica de cuatro a cinco niveles y de un costo de entre $50 a $60 millones , construida en un lote vacante al lado de la Autopista Interestatal 215 cerca del parque de pelota de la ciudad.

La clínica recibirá fondos principalmente de la Organización de Salud de la Universidad de Loma Linda pero también trabajará con la ciudad y con el Distrito Escolar Unificado de San Bernardino, comentó el doctor Richard H. Hart, presidente de la universidad, el 3 de enero.

También se buscarán donadores privados para apoyar a la clínica y sus programas.

La organización de Salud de la Universidad de Loma Linda se encuentra preparada para comprar 7.25 acres a una cuadra de distancia de una nueva línea de transito rápido sobre la Calle E. Hart dijo que no daría a conocer el precio de la parcela. También dijo creer que la compra sería concluida pronto, tal vez en una semana.

La universidad se encuentra trabajando con una firma de arquitectos para diseñar el edificio de 150,000 pies cuadrados adyacente a un área de estacionamiento.

Los planes son ideales para una ciudad que se encuentra atravesando la bancarrota, además de sufrir de una alta tasa de desempleo, pobreza, crimen, malas condiciones de salud y baja retención escolar.

“Es emocionante”, comentó el Alcalde Pat Morris, vía telefónica durante un receso entre dos reuniones.

“Hemos estado trabajando en esto durante dos años con el doctor Hart”, comentó, añadiendo que la clínica será cubierta por la línea de buses sbX, que actualmente está siendo construida para acelerar la comunicación entre Loma Linda y la Universidad Estatal, San Bernardino (CSUSB).

La ubicación avanza la visión del alcalde para una “nueva urbanidad”, desarrollada en grupos al lado de corredores de tránsito.

El ambiciona residentes médicos y personal de la clínica utilizando las líneas de tránsito desde Loma Linda para trabajar en la clínica, un plan que busca reducir el congestionamiento de tránsito y la contaminación del aire.

Superando obstáculos

El nuevo edificio representa la expansión de la clínica del Sistema de Acción Social y Salud Comunitaria (SAC, por sus siglas en inglés), la cual ayuda a 30,000 pacientes al año en oficinas cerca de la antigua Base Aérea Norton, según Hart.

La clínica de SAC, como se conoce, se encuentra en un vecindario pobre, industrial, que no es fácilmente alcanzado por el servicio de tránsito.

Otras dos clínicas más pequeñas al norte y oeste de la ciudad serían absorbidas por el nuevo sitio.

Cuando Hart y Morris empezaron a hablar sobre una clínica más grande, la agencia de redesarrollo de la ciudad contaba con un número de terrenos en el centro de la ciudad, incluyendo la parcela cerca del planificado centro de tránsito donde los buses se unen con Metrolink.

El alcalde ofreció la localidad a Hart para la clínica.

Pero cuando el Gobernador Jerry Brown disolvió la agencia de reurbanización a principios del año pasado, la ciudad perdió los fondos que había designado para reparar las áreas dilapidadas de la ciudad, y la parcela que Morris tenía en mente ya no pudo ser ofrecida.

Aunque la propiedad hubiera estado más cerca del servicio de transporte público, Hart dijo que un sitio más grande era necesario para acomodar al edificio y al estacionamiento.

La nueva clínica se convirtió en una posibilidad cuando la SAC recibió la designación de Centro de Salud a Nivel Federal el año pasado. La designación federal le brinda un nivel más alto de reembolsos por servir a pacientes con Medicaid y Medi-Cal.

Los reembolsos más altos permitieron que la clínica se expandiera en anticipación a un estimado de 200 mil a 300 mil nuevos pacientes en el Inland que recibirán seguros médicos en el 2014 bajo la Ley de Servicios Médicos Asequibles, comentó Hart. Él espera que le edificio esté abierto al público en algún punto durante el 2014.

Estos también permiten que la universidad ofrezca programas de residencia en cuidados primarios para médicos en las clínicas, de acuerdo a una carta escrita por Hart a la facultad y personal de la Universidad de Loma Linda el mes pasado.

La clínica de Norton permanecerá abierta, ya que también sirve a vecindarios pobres en el este de San Bernardino, comentó Hart vía telefónica.

Trabajando juntos

Un programa para certificar a aprendices en habilidades relacionadas con el cuidado de la salud fue añadido cuando del superintendente escolar Dale Marsden se acercó a Hart para proponerle una alianza.

Este expandirá el programa académico de la Universidad de Loma Linda a gente joven que no cuenta con planes para asistir a la universidad.

“Para sacar a la ciudad de la pobreza, necesitamos proveer entrenamiento laboral, y eso requiere habilidades prácticas”, escribió Hart, añadiendo que la organización de Salud de la Universidad de Loma Linda contrata a miles de personas entrenadas en dichos programas de certificación que típicamente duran de entre 6 a 12 meses.

Mientras la nueva clínica está siendo construida, docencia y cuidado de la salud toman lugar en las instalaciones del distrito escolar, incluyendo clases y laboratorios, comentó Hart. El distrito escolar también es capaz de proveer educación alternativa, agregó.

En una llamada telefónica, Marsden dijo que los oficiales escolares llevaron a representantes de Loma Linda de gira por los edificios del distrito que podrían ser utilizados por el programa. La gira ayudó a definir los frutos que serán ofrecidos por la alianza, comentó.

El movilizar las residencia médicas a la clínica de Sac mejora las oportunidades que los nuevos doctores entrenados allí practiquen medicina en las áreas pobres, comentó.

“Lo que se ha visto es que los residentes entrenados en Centros Federales de Salud son 10 veces más propensos [a trabajar] en comunidades de menores recursos que aquellos entrenados en centros médicos”, finalizó.