RIVERSIDE: Una mirada al Eastside

OLGA ROJAS/LA PRENSA
El concejal Andy Melendrez, frente a la oficina y almacén de servicios públicos de la ciudad de Riverside que se encuentra en el Marketplace.
1 de 10 Next Image

El Eastside ha sido parte de la ciudad de Riverside desde su fundación en 1887. En ese tiempo, Riverside así como el Inland Empire, era conocidos como la capital de la fruta cítrica de los Estados Unidos.

Aún se puede ver reminiscencias de las empacadoras que empleaban a trabajadores japoneses, chinos y mexicanos para clasificar la fruta antes que se colocaran en los trenes refrigerados que eran enviados a la costa este.

Hoy en día, el arroyo Tequesquite, que se encuentra en el Victoria Country Club, marca uno de los límites oeste de este vecindario, Third Street al este y lo largo de la autopista 91 y hasta la Avenida Chicago por el norte y el sur.

La mayoría de este espacio son áreas residenciales, a excepción de la University Avenue, donde predomina la parte comercial. El Eastside tiene la particularidad de ser el vecindario con más residentes de esta ciudad.

“Tiene aproximadamente entre quince a diecisiete mil habitantes. La mayoría hispanos, otros afroamericanos. También hay asiáticos y anglos”, dijo el concejal del circuito electoral 2, Andy Melendrez, al cual pertenece este vecindario.

De acuerdo a datos publicados en el Mapa de Vecindarios de California, el Eastside tiene 2.7 millas cuadras, y para el año 2009 su población era de 16,878 habitantes. De esa cifra, aproximadamente el 72 por ciento son hispanos; 13 por ciento de afroamericanos; 10 por ciento anglos; 2 por ciento asiáticos; 2 por ciento de personas de más de dos razas y un uno por ciento de otras minorías.

El concejal Melendrez dice que “el Eastside tiene mucha historia, inicialmente fue el lugar donde llegaban los inmigrantes para trabajar en la agricultura: coreanos, japoneses, mexicanos. Muchos de los pasajeros que llegaban por tren eran también mormones provenientes de Utah”.

Además dijo que fue una de las comunidades más ricas del país a comienzos de 1900.

En la esquina de University Avenue y Vine Street era la estación del tren Union Pacific Depot, el cual es considerado símbolo histórico de la ciudad. Construido en 1904, descontinuó sus servicios ferroviarios en 1971.

Desde esta estación salían los trenes llenos de naranjas, limones y otras frutas que empacaban en los edificios cerca de la línea ferroviaria.

Testigo de ese pasado aún se observa en algunos edificios, ejemplo de ellos es el restaurante de comida italiana, The Old Spaghetti Factory.

Otro de las prendas arquitectónicas de ese vecindario es el Iron Works, antes era una empresa donde se reparaban maquinarias agrícolas. Hoy día alberga oficinas bancarias.

Lo que todavía se puede observar de aquellos años son las pérgolas, la armazón que sostenían plantas, que recorrían varias cuadras de la University Avenue – justo desde donde estaba dicha estación del tren – hasta el Mission Inn Hotel.

Hoy día, sólo permanecen de pie cuatro pedazos de esas pérgolas, tres de ellas están en el Eastside.

“Eran como unas seis cuadras de pérgolas. Yo recuerdo que estaban allí hace unos 50 años” mencionó el concejal Melendrez, quien además agregó que en las calles del Eastside todavía se notan algunas de las vías del tren.

El Parque John W. North, es el más antiguo de Riverside, lleva el nombre del principal fundador de esta ciudad, cuya casa se encontraba en estos espacios en la University Avenue. Se convirtió en parque en 1927.

En cuanto al Centro Comunitario César Chávez y Complejo Deportivo Bobby Bonds, antes era la Escuela Secundaria University Heights, se trata de una casa colonial española construida en 1928.

En los próximos meses, frente al Parque Lincoln que se localiza en Park Avenue, se va a inaugurar una empresa de energía solar que debe generar inicialmente unos 80 empleos, y posteriormente otros 300. “Invirtieron 10 millones de dólares para rehabilitar el edificio” informó Melendrez.

Hay que involucrarse

La activista comunitaria, Christina Duran de 57 años y madre de nueve hijos, aunque nacida en el este de Los Ángeles, se mudó al este de la ciudad de Riverside hace 27 años.

“Yo quiero a las personas de aquí… me gusta vivir en el Eastside”. Además dijo que sus vecinos son muy colaboradores y que es un vecindario orientado a la familia.

“Si hay una fiesta de cumpleaños, todos los vecinos de la calle van. Toda la comunidad está muy involucrada”, dijo Duran.

Esta activista, de descendencia indigena, empezó a involucrarse como líder comunitaria hace 10 años, cuando integró el concejo para eliminar la violencia de este vecindario.

“Yo he estado en tantas juntas que sé dónde ir a solicitar servicios. Sé que algunas veces me meto en problemas porque digo mi opinión” confesó.

Por carecer de vehículo, Duran ofreció su visión como peatón: muchas de las calles del Eastside no tienen aceras o banquetas.

“Se imaginan lo que significa eso para una madre que va con su hijo en una carriola, o cuando están llevando a sus otros hijos para esperar el bus. Cuando llueve los pantalones de los niños se van mojan y les va a dar frío. O la escuela cambia la parada o la ciudad construye las aceras” dijo.

Al preguntarle cuáles considera son las prioridades de esta comunidad, mencionó que hay cosas desde el punto de vista físico, pero cree que lo más importante es luchar por la apatía de la gente.

“Las personas necesitan entender que tienen que involucrarse. Hablar sobre las cosas que se necesitan hacer. Arreglar un edificio es fácil pero ¿cómo podemos arreglar la apatía? La gente debe ir a las juntas de padres y maestros en las escuelas (PTA), colocar a sus hijos a hacer deportes” recomendó.

Duran considera que las personas no le dan crédito al Eastside para nada bueno. “Yo no tengo vergüenza de decir que vivo en este vecindario” mencionó.

A manera de ejemplo, dijo que no existe ni un letrero en el Metrolink que mencione al Eastside, aunque muchos dicen que los recursos para su construcción se otorgaron porque ese era un vecindario de bajos recursos.

De acuerdo al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de California (HUD, por su sigla en inglés), los bajos ingresos en una comunidad se definen cuando la mayoría están en el 80 por ciento o por debajo del ingreso medio de esa zona.

De acuerdo a un mapa de ventas elaborado por la ciudad de Riverside en mayo del 2012, estiman que el promedio del ingreso familiar en esa área se ubica entre los 40 a 60 mil dólares.

En cuanto a las ofertas gastronómicas del Eastside, a esta activista le gusta comer huevos rancheros en el Restaurante Zacatecas, el sándwich de atún en D’Elia’s Grinder, pero su platillo favorito es Chile Colorado en Tony’s Mexican Food.

“Este es un vecindario bonito. Nuestros niños no tienen un parque para patinar. Nosotros adoptamos lo mejor de cada cultura, hay muchos latinos y afroamericanos, ahora también asiáticos. Todos mis hijos crecieron aquí y son universitarios. Los niños del Eastside pueden hacerla” dijo Duran.

‘Es mi hogar’

Considerado un líder dentro de la comunidad afroamericana, Dell Robert, de 76 años, trabajó en el Distrito Escolar Unificado de Riverside y confesó que el Eastside “es mi hogar”.

Robert ha vivido en este vecindario desde 1945. “Es acogedor, cómodo, centralizado, tengo buenos vecinos… aquí hay personas buenas” mencionó.

Considera que la influencia afroamericana está en el Eastside porque allí han vivido familias afroamericanas desde hace muchos años y cree que todavía mantienen esa influencia.

Mencionó que asiste a la Iglesia Bautista y que el Eastside tiene muchas iglesias grandes con un buen número de congregados. Además expresó que cree que este vecindario está conformado por un 13 por ciento de afroamericanos.

Al preguntarle el sitio donde suele ir a comer, dijo que su primera opción sería el Restaurante Zacatecas y que su plato favorito allí es chorizo con huevo, pero afirmó que algunas veces también come en Tina’s Mexican Food.

Mejoras en el tiempo

Angelina Rodríguez, de 50 años ha estado viviendo del Eastside por unos 15 años.

“Me gusta, estamos a gusto. Agarras una casa y aquí te quedas. Venimos al parque porque traemos aquí a nuestros nietos” dijo Rodríguez.

Ella estaba en el Bordwell Park en compañía de Juan Pérez.

Ambos expresaron que se sienten cómodos en los alrededores del Eastside, ya que tienen muchos mercados, farmacias y restaurantes muy cerca.

“El área donde nosotros estamos sí está tranquila” dijo Rodríguez.

“Nosotros no nos metemos con los vecinos: de la casa al trabajo y del trabajo a la casa… por eso vivimos tranquilos. Si uno se mantiene al margen, se crea menos problemas” dijo Pérez.

Rodríguez relató sobre los cambios que ha vivido en estos años en dicho vecindario.

“De que han arreglado, sí han arreglado bastante. Recuerdo que antes había muchos graffiti y ahora apenas se ven y los quitan luego, luego. También hemos visto más vigilancia policial. Cuando llegamos a este vecindario estaba pésimo, sí ha mejorado”, dijo Rodríguez.

Pero no todo ha sido color de rosa en el Eastside.

Esperando al autobús en la University Avenue estaba Abhijith Kashyap, un estudiante del primer año de computación de la Universidad de California, Riverside (UCR) de 31 años, originario de la India.

“Cuando me mudé aquí no sabía nada del vecindario. Hace unos días yo hubiera dicho que era seguro, pero sí he visto un incidente. Un hombre fue arrestado en la misma calle donde vivo porque se estaba robando una computadora,” dijo Kashyap.

Este estudiante también expresó que “yo regresó a veces muy tarde, y no he tenido ningún incidente en la noche”.

Asimismo, hay que recordar que hace unos meses en el Eastside, murió un adolescente de un disparo.

“A veces hay situaciones graves como la muerte del joven afroamericano, Lareanz Simmons, de 14 años” así se refirió el concejal Melendrez sobre este asesinato ocurrido el 23 de febrero del 2012.

Simmons era un estudiante de la Escuela Preparatoria Poly, quien recibió un disparo mientras caminaba hacia su residencia desde la casa de un vecino. Permaneció conectado a las máquinas para mantenerlo con vida, hasta el 28 de febrero, cuando su familia decidió donar sus órganos.

El tiroteo causó preocupación e ira en la comunidad de Eastside, donde algunos residentes señalan que el asesinato es un capítulo más en la rivalidad que durante décadas ha habido entre negros y latinos en esa área.

Esta versión es confirmada por el teniente de la policía de Riverside, Andy Flores, quien es el comandante a cargo de las operaciones especiales en el área Este de la ciudad de Riverside. “Muchos sucesos vienen de los problemas entre las comunidad afro con la comunidad latina” dijo.

Flores además confirmó que el Eastside tiene la comunidad más diversa de la ciudad y que es un vecindario tan tradicional como Casablanca.

Por su parte, el teniente Guy Toussaint, jefe de la oficina de servicios comunitarios de la policía de Riverside, explicó que la ciudad la dividen geográficamente en cuatro áreas, y en términos de criminalidad cada una son muy parecidas.

Esto lo demuestra al comparar, por ejemplo, el número de homicidios ocurridos el año pasado hasta la primera semana de diciembre del 2012.

“En el área Norte ocurrieron cuatro homicidios, en el Este y Centro tres; mientras que en el Oeste hubo cuatro homicidios. Por supuesto, cada vecindario tiene sus propias características demográficas y no podemos comparar manzanas con naranjas” señaló Toussaint.

Además mencionó que en términos generales la criminalidad en la ciudad ha incrementado, no significativamente, pero sí similar al resto del país. Toussaint considera que eso tiene que ver con varios factores como las pérdidas de viviendas y empleos, y en California en particular con la liberación reciente de algunos prisioneros por razones presupuestarias.

Territorio en disputa

El concejal del circuito electoral 2, Andy Melendrez, quien por cierto nació en el vecindario Casablanca de Riverside, hizo referencia a la situación que se ha presentado con el área denominada ‘Marketplace’. Se trata de una serie de locales, en su mayoría restaurantes, que se encuentran en los alrededores de la University Avenue y Vine Street.

En la página oficial de la ciudad de Riverside se lee que el “Marketplace se está convirtiendo en un importante centro de desarrollo que ofrece comercios, entretenimiento y transporte, pero enfrenta una competencia con su vecino Downton ”.

Melendrez recordó que el Marketplace empezó a establecerse hace unos 30 años. “Dicen que esa parte es del Downtown… yo sé que voy a seguir peleando solo” comentó.

En Otro de los temas que enfrenta este vecindario es la posible mudanza del terminal de autobuses.

Este concejal informó que la Agencia de Tránsito de Riverside (Riverside Transit Agency) quería otorgar siete millones de dólares para mover el terminal de autobuses Greyhound del centro de la ciudad al Eastside.

“Yo formo parte de esa comisión, pero no podía votar en el proyecto porque tengo propiedades en el área. Quieren sacarlo del centro porque es muy problemático, lo piensan colocar aquí, cerca del Metrolink. Yo estoy de acuerdo, pero si lo van a poner aquí, no voy a aceptar lo que tienen allá. Los camiones deben tener suficiente espacio para que puedan entrar y salir. Tiene que ser un sistema eficiente. Así como está, no lo queremos aquí” dijo tajante.

cuanto al proyecto de hacer un puente peatonal que conecte el Eastside con el centro de la ciudad, explicó que resultaría muy caro y que no existe un proyecto al respecto.

Al preguntarle por los sitios que visita para comer, Melendrez bromeó afirmando “creo que tengo favoritismo por la comida mexicana”.

Confesó que en ese vecindario va al restaurante D’Elia’s donde le gustan las empanadas de res, jamón y pavo. En Zacatecas los chiles rellenos. Mientras que en El Templo del Sol, los tacos y en Gilberto’s prefiere los burritos de carne asada.