CLIMA: Agricultores frente a los cultivos congelados

DIANA CERVANTES/ESPECIAL PARA LA PRENSA
Elizabeth Rojo de Rojo Farms, dijo que desde que tienen el negocio en Ontario, es la primera vez que viven ésta situación de congelamiento.
1 de 4 Next Image

CHINO – Para muchos el tema de las bajas temperaturas que se han registrado en los recientes días es un tema de abrigos. Para otros

es un asunto de pérdidas económicas muy importantes. Ezequiel Chávez es uno de ellos. Su cosecha de fresa está a punto de perderse por el gélido clima.

“No sé cuánta fresa se ha dañado, mínimo el 50 por ciento de lo que tengo sembrado, eso es mucho... las plantas apenas las sembramos en octubre y estoy haciendo todo lo que puedo para que no se me quemen”, dijo Chávez, mientras revisaba los surcos de su plantación ubicada en Chino.

En los últimos días, el invierno tradicionalmente suave del sur de California, se vio alterado con una masa de aire frío procedente del golfo de Alaska, que llevó las temperaturas por debajo del grado de congelación durante varias noches. Esta onda gélida puso en estado de alerta a los agricultores de todo el sur del estado de California.

La preocupación de los agricultores de California no es menor, especialmente si se toma en cuenta que tan sólo la cosecha de cítricos, tiene un valor superior a los 1,000 millones de dólares, siendo la más importante de todo el país.

Del campo sobreviven decenas de miles de trabajadores en el Inland Empire, y si la ola de frío continúa, muchos podrían perder sus ingresos.

“Nos está dañando mucho”, dijo Chávez, mientras explicaba que está prendiendo los regaderos a partir de las 8 de la noche para evitar que se congelen las plantas. “No’más estoy esperando el recibo de agua”.

En un mes común, Chávez paga un promedio de $500 mensuales de agua, pero este mes cree que su recibo llegará a por lo menos $6,000 .

“He regado todos los días por los menos unas 14 horas, durante más de dos semanas”, dijo Chávez. Pero eso no resuelve el problema completamente, ya que cuando hay mucha agua en la tierra, entonces también se pudre la fruta, se comienza a poner amarilla”.

Para Chávez ésta situación es frustrante, ya que la planta de fresa debería durar hasta por lo menos la cosecha de julio, de otra forma los pequeños agricultores pierden hasta $35,000 .

Elizabeth Rojo atiende un puesto de hortalizas en Ontario y también está pasando por un mal momento.

“Mi papá no duerme vigilando la cosecha, prendemos los regadores en la tarde y los dejamos puestos”.

Para Rojo el gasto del agua no es tan terrible porque ellos, a diferencia de Chávez, cuentan con un pozo de agua potable y eso les permite regar más libremente y sin gastar tanto.

“Nunca habíamos visto tanto hielo aquí en Ontario. Nosotros vivimos en Moreno Valley y aunque dicen que allá se siente más el frío, no ha habido heladas como aquí”, dijo la joven agricultora.

Chávez no está seguro cómo va a reponerse de esta helada. Porque hasta donde sabe, no existe un fondo de ayuda para agricultores pequeños como él.

“Seguramente hay ayuda para los que tienen ranchos muy grandes pero para uno que tiene parcelas más pequeñas no hay quien nos ayude. Y con una semana que haga mucho frío ya con eso tenemos para salir afectados”, dijo Chávez mientras se alistaba para recoger la fresa que todavía sirve.