SAN BERNARDINO: Alguacil presenta propuesta de servicios a la ciudad

STAN LIM/THE PRESS-ENTERPRISE
El Procurador de la ciudad, James Penman, presentó una propuesta del Departamento del Alguacil del Condado de San Bernardino para tomar las riendas de la seguridad de la Ciudad de San Bernardino. El Alguacil John McMahon, quien en esta foto toma su juramento como nuevo líder del departamento, dijo que no ha tomado una postura sobre la propuesta. Él dijo que está en manos del concejo decidir si es de beneficio para la ciudad.

Una propuesta del Departamento del Alguacil del Condado de San Bernardino para tomar las riendas de la seguridad de la Ciudad de San Bernardino reduciría a la fuerza laboral en 39 empleados, pero costaría casi lo mismo o más.

La ciudad había solicitado la propuesta en noviembre para estudiar potenciales ahorros mientras navega por una bancarrota.

El Procurador de la ciudad, James Penman, presentó el documento de 14 páginas el viernes, 11 de enero, una semana después que The Press-Enterprise lo solicitara por medio de la Ley de Historiales Públicos.

La propuesta estima el costo total para el Departamento de la Comisaría en $69.9 millones , el cual incluye $8.7 millones en costos únicos iniciales.

El documento estima $53.1 millones en costos anuales pero esa cifra no incluye tiempo extra, combustible o costos de vehículos, por los cuales la ciudad recibe una diferente factura.

Esos costos – cerca de $8 millones – llevan el total de la propuesta de la comisaría, menos los costos iniciales, a $61.8 millones .

Un presupuesto de agosto documentó que el actual presupuesto para el ciclo fiscal del departamento de policía es de $62.2 millones , el cual incluye tiempo extra, y gastos por combustible y vehículos. Sin embargo, Penman dijo que los recortes al presupuesto han reducido al presupuesto a $54 millones .

Pat Morris, alcalde de San Bernardino, dijo que aún no toma una decisión hasta que el jefe policía, Robert Handy, prepare su propio análisis de la propuesta, la cual será presentada ante el concejo municipal el 22 de enero. Él asintió que no parecían haber muchos ahorros.

La propuesta de la comisaría también reduciría el personal de 359 a 320. El personal juramentado se reduciría de 270 a 251 empleados. La mayoría de las reducciones serían al nivel de administración, con el número de oficiales de patrullaje aumentando en uno, para un total de 174. El informe no es claro sobre por qué los costos serían mayores.

En una carta del 26 de diciembre a la ciudad, el entonces jefe de policía Rod Hoops, dijo que la meta del departamento es emplear el mayor número posible del personal de la ciudad, pero también se les pediría que completaran un chequeo de historial completo, así como también exámenes físicos, psicológicos y de polígrafo.

El comisionado John McMahon, quien tomó el cargo del departamento el 31 de diciembre después de la jubilación de Hoops, dijo que no ha tomado una postura sobre la propuesta. Él dijo que está en manos del concejo decidir si es de beneficio para la ciudad.

El concejal Fred Shorett, dijo que no cree que valga la pena. “Pienso que las cifras y el informe hablan por sí solos”, comentó. “No sería de beneficio hacer eso en este momento”.

Añadió, sin embargo, que la ciudad contaba con una responsabilidad de explorar la opción y deberá de seguir haciéndolo para otros departamentos donde pueden ser capaces de ahorrar algo de dinero.

El informe no examina el costo potencial para la ciudad en cambiar sistemas de pensión. Los empleados de la policía son parte de CalPERS, el sistema de jubilación estatal, pero el condado cuenta con su propio sistema.

Penman dijo que los costos de separación podrían superar los $100 millones aunque dijo no poder proveer más detalles sobre cómo llegó a esa cifra.

La idea de desmantelar al departamento de policía de la ciudad provocó controversia entre muchos residentes que hablaron incluso en contra de pedir la propuesta durante la reunión del concejo del 5 de noviembre. El voto del concejo fue de 4-3 en ese entonces.

La Asociación de Oficiales de Policía de San Bernardino luchó en contra de la idea mientras que Handy dijo creer que su departamento continuará proveyendo un servicio efectivo a pesar de los recortes presupuestarios.

Como parte de una serie de medidas para presupuestarias, el departamento ha reducido algunos de los programas proactivos de la policía y visto un aumento en tiempos de respuesta para las llamadas de menor prioridad.

Steve Desrochers, miembro del concejo con la Asociación de Oficiales de Policía, dijo que el legado de 102 años del departamento de policía y sus vínculos con la comunidad no podrían ser duplicados.

“Tenemos una gran inversión en la ciudad, incluso esos (oficiales) que no viven aquí”, comentó. “Creo que sería algo horrible perder la agencia y traer al departamento de la comisaría”.