FONTANA: Distrito escolar compra rifles de grueso calibre

  /THE PRESS-ENTERPRISE
La Superintendente Cali Olsen-Binks del Distrito Escolar Unificado de Fontana.
1 de 2 Next Image

FONTANA — Con la intención de proveer las herramientas necesarias a los agentes del orden para la protección de miles de estudiantes, empleados y miembros de la comunidad, el departamento de policía del Distrito Escolar Unificado de Fontana (FUSD por sus siglas en ingles), adquirió recientemente rifles de grueso calibre, decisión que ha desatado controversia entre líderes educativos que se oponen a este tipo de armamento en las escuelas.

Según la Superintendente Cali Olsen-Binks, el distrito adquirió 14 rifles modelo Colt 6940, valorados en 1,000 cada uno y capaces de proveer mejor precisión a larga distancia para la seguridad y protección tanto de los agentes de policía como de la población estudiantil, el pasado mes de octubre, pero no fueron recibidos sino hasta la primera semana de diciembre del año pasado.

“Nuestros oficiales necesitan el armamento necesario para poder proveer una optima seguridad a los estudiantes y empleados. Entiendo que esto causará molestia pero creemos que es de vital importancia. Los rifles no serán portados por los oficiales durante la vigilancia, solamente serán usados en casos de extrema emergencia”, comentó Olsen-Binks. “En momentos de emergencia en donde las vidas de nuestros estudiantes y maestros estén en peligro, nuestros oficiales necesitan responder eficazmente”.

Olsen-Binks añadió que los rifles, diseñados en primera instancia para ser utilizados por el Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOCOM por sus siglas en ingles), deberán ser resguardados en una bóveda especial y solo pueden ser utilizados en casos de extrema emergencia, incluyendo incidentes de parapeto y tiroteos como el ocurrido en el estado de Connecticut en diciembre pasado en donde fallecieron 27 personas, entre ellas 20 niños.

El jefe de policía del distrito Billy Green, explicó que el uso de los rifles requirió un entrenamiento de 40 horas, mismo que fue llevado a cabo durante las vacaciones de Navidad. Green añadió que es imperativo que los agentes del orden tengan acceso a armas de grueso calibre ya que les brinda más seguridad al momento de defender a personas inocentes.

“Sabemos que los criminales llegan incluso portando chalecos contra balas. Nuestros revólveres no son capaces de atravesar esos chalecos a la distancia, por eso necesitamos este tipo de armamento. Esta es una decisión que tomé y no me arrepiento. Además, esto no es nuevo. Este tipo de rifles han sido utilizados por el departamento desde principios del año 2000 cuando solo habían 6 o 7 oficiales del orden”, indicó Green. “La comunidad debe estar tranquila y debe saber que nosotros estamos para proteger a los estudiantes y maestros y que haremos lo necesario para lograr nuestro objetivo”.

Sin embargo, la miembro de la Junta Educativa Leticia García, se opuso tajantemente a la idea alegando que los rifles no son necesarios en los planteles escolares y que la Superintendente tomó una decisión arbitraria y unilateral para armar al departamento de policía.

“Estoy horrorizada. No creo que exista la necesidad de este tipo de armas en nuestras escuelas de secundaria y preparatoria. Este es otro ejemplo de la administración excediendo sus facultades delegadas por la Superintendente. La Junta de Educación tiene el derecho y deben ser informada de la intención de convertir nuestras escuelas en zonas militarizadas sin la aprobación adecuada y sin antecedentes de problema en la comunidad”, comentó García. “Como madre de un estudiante del distrito estoy indignada por esta compra y como Miembro de la Junta estoy frustrada por las acciones inapropiadas de la Superintendente de usar fondos públicos para pagar por este tipo de armas y municiones”.

Barbara Chávez, miembro de la Junta Educativa, expresó encontrarse entre la espada y la pared debido a que mientras está de acuerdo en que la policía tiene como responsabilidad proteger a los estudiantes, también se opone a los rifles de grueso calibre.

“Lo único que me consuela es que no serán portados por lo oficiales todos los días abiertamente, ni estarán en las patrullas. Me preocupa la seguridad de los estudiantes pero también me preocupa la reacción de la comunidad. Esto puede crear división en la comunidad y aumentar la falta de confianza en la policía”, comentó Chávez.

El distrito escolar nunca ha sufrido un tiroteo dentro de ningún plantel escolar, dijo Olsen-Binks; sin embargo, más vale prevenir que lamentar, añadió.

El distrito escolar administra 45 escuelas para un total aproximado de 42,000 estudiantes, de los cuales poco mas de 34,000 son de origen Hispano. El distrito es uno de los pocos en el Sur de California en contar con su propio departamento de policía y de tener una relación muy estrecha con el departamento de policía de la ciudad de Fontana.