HOME GARDENS: Activistas exigen el cese a las redadas de jornaleros

ALEJANDRO CANO/ESPECIAL PARA LA PRENSA
Eduardo Martinez, de 5 anos, exigio al gobierno el cese a las deportaciones. Su padre, Meinardo Martinez, fue detenido y liberado en las recientes redadas en la ciudad de Corona.
1 de 5 Next Image

HOME GARDENS -- Desafiando la pertinaz llovizna, líderes de grupos que abogan por los derechos del inmigrante se congregaron el viernes 25 de enero para demandar y exigir el cese a las redadas y detenciones injustas de jornaleros en la comunidad conocida como Home Gardens.

Según activistas, la Oficina de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos (CBP por sus siglas en ingles), ha detenido a por los menos 20 jornaleros que todos los días se congregan en la esquina conocida como “El Pino” cerca de la ciudad de Corona en las últimas semanas, violando la orden del presidente Barack Obama de detener y deportar solo a esas personas consideradas una verdadera amenaza a la seguridad nacional.

“Las redadas ya regresaron a la zona y ahora más que nunca debemos estar unidos. En los próximos días exigiremos se nos brinde información de donde, cuando y a quienes se les ha detenido para asegurarnos que las autoridades no estén implementando cuotas de detenciones como lo hicieron en 2009”, indicó Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON por sus siglas en ingles). “Mientras el presidente Obama habla de legalizar a millones de indocumentados, las autoridades continúan aterrorizando comunidades, continúan deteniendo a personas inocentes que solo quieren trabajar”.

Ralph Desio, portavoz de la Patrulla Fronteriza, comentó que La Patrulla Fronteriza afirma que no estaban involucrados en esta supuesta operación.

Uno de los detenidos fue Meinardo Martínez, oriundo de México. Martínez, padre de cuatro niños estadounidenses, fue detenido en su lugar de trabajo luego de no poder demostrar su residencia permanente, ni permiso para vivir en el país.

Martínez fue llevado al centro de detención en Murrieta y luego trasladado a San Ysidro de donde supuestamente debería ser trasladado al estado de Arizona.

El traslado y su eventual libertad fueron posibles gracias a la pronta intervención de la Red de Respuesta Rápida con sede en Inland Empire.

“Llegaron a mi trabajo, me preguntaron por mis papales y cuando no pude dárselos me metieron a un van y me llevaron detenido. Nunca antes había sentido tanto miedo, no por mí, por mis hijos que se quedarían solos. Gracias a que no tengo record criminal, a que estoy arreglando papeles a través de mi mama y a que tengo hijos estadounidenses me dejaron libre. Ahorita estoy esperando noticia de ellos para ver que sigue”, indicó Martínez. “Mientras tanto vivo con miedo de pensar que me volverá a ocurrir. Nadie debería pasar por que yo pase, es humillante y traumático”.

Un jornalero de nombre Gustavo, que se negó a brindar su apellido para evitar posibles represalias, explicó con lujo de detalle la manera como las autoridades actuaron durante la detención de sus compañeros. Gustavo dijo que las autoridades llegaron agresivas exigiendo documentos y al no recibirlos llenaron la camioneta de personas y en cuestión de minutos abandonaron el lugar.

“Esto ha ocurrido siempre pero ha aumentado en las últimas semanas. No nos dejan en paz, no nos dejan ganarnos el pan de cada día honestamente. Ya basta de tanta injusticia. Solo queremos trabajar y vivir tranquilos”, comentó Gustavo.

Otro jornalero de nombre Jesús cuestionó la labor de las autoridades migratorias en una zona ubicada a más de 100 millas de la frontera con México. Jesús dijo que él y sus compañeros han sido el blanco de las autoridades solo por su forma de ser y vestir, alegando perfil racial.

Suzanne Foster, directora ejecutiva del Centro de Oportunidades Económicas de Pomona (PEOC por sus siglas en ingles), exigió las tácticas “irracionales” deben cesar de inmediato y el presidente Obama debe implementar una moratoria del alto a las deportaciones.

“El Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos debe revisar la manera como opera a oficina de Murrieta y obligarlos a que respeten la orden del presidente Obama. Mientras eso ocurre seguiremos alertando a la comunidad”, comentó Foster.

Las autoridades migratorias no pudieron ser inmediatamente contactadas.

La conferencia de prensa se llevó a cabo el mismo día que la Casa Blanca anunciara que el presidente Obama revelará su plan migratorio el martes 29 de enero en la ciudad de Las Vegas, Nevada. El anuncio se llevo a cabo momentos después de que Obama se reuniera con miembros del Caucus Hispano del Congreso en Washington D.C.

“El presidente viajará a Nevada el martes para redoblar los esfuerzos de la Administración para trabajar con el Congreso para arreglar el sistema roto de inmigración este ano”, anunció la Casa Blanca en un comunicado. “El presidente se complació en escuchar a los miembros del Caucus Hispano y tomó nota de que comparten la misma visión, incluyendo que toda legislación debe incluir un camino a la ciudadanía. El presidente señaló además que no hay excusa por el estancamiento o retraso”.

Por su parte, los líderes locales hicieron un llamado a la comunidad para reportar cualquier detención de personas indocumentadas al teléfono 1-951-NOJ-USTA o al 1-866-946-9594.